Posts Tagged ‘conexion’

Vasijas Vacías

vasijas vacias

¿Alguna vez has estado en una situación donde no hay salida? ¿Dónde parece que gastaste todos los recursos, todas tus opciones y ya no queda nada? Yo he estado ahí en muchas ocasiones, quizás puedo decir que ahí me encuentro hoy según escribo estas líneas.

Esos son los momentos en que deseo rendirme, donde he dicho no hay nada más que hacer, al menos, no hay nada que yo pueda hacer, pero eso no quiere decir que Dios no pueda hacer nada, al contrario, es en esos momentos en que Dios dice ¿ Ya lo intentaste todo según tus fuerzas y según tus recursos? Ahora me toca a mí actuar.

Para ilustrarte lo que me refiero vamos a leer los siguientes versículos.

2 Reyes 4:1-7: Cierto día, la viuda de un miembro del grupo de profetas fue a ver a Elíseo y clamó: Mi esposo, quien te servía, ha muerto, y tú sabes cuánto él temía al Señor; pero ahora ha venido un acreedor y me amenaza con llevarse a mis dos hijos como esclavos.

¿Cómo puedo ayudarte? preguntó Elíseo. Dime, ¿qué tienes en tu casa? No tengo nada, solo un frasco de aceite de oliva contestó ella. Entonces Elíseo le dijo: Pídeles a tus amigos y vecinos que te presten todas las jarras vacías que puedan. Luego ve a tu casa con tus hijos y cierra la puerta. Vierte en las jarras el aceite de oliva que tienes en tu frasco y cuando se llenen ponlas a un lado.
Entonces ella hizo lo que se le indicó. Sus hijos le traían las jarras y ella las llenaba una tras otra. ¡Pronto todas las jarras estaban llenas hasta el borde!
Tráeme otra jarra —le dijo a uno de sus hijos. ¡Ya no hay más! le respondió.  Al instante, el aceite de oliva dejó de fluir. Cuando ella le contó al hombre de Dios lo que había sucedido, él le dijo: «Ahora vende el aceite de oliva y paga tus deudas; tú y tus hijos pueden vivir de lo que sobre.
Esta viuda ya no tenía nada, en ese tiempo solo los hombres trabajaban, y al morir su esposo había quedo también desamparada económicamente. Ante su realidad clamo por ayuda al profeta Elíseo porque no quería perder lo único que le quedaba, sus hijos.

Probablemente en algún momento has estado sintiéndote como esta pobre mujer, sin recursos, sin salida sin esperanza, pero Dios no deja sus hijos desamparados.  Así como Dios suplió la necesidad de esta mujer, Él puede suplir la tuya, ¿Que necesita? Vasijas vacías para poder llenarlas de su bendición.

¿ Que significa vasijas vacías? Vacías de nosotros mismos, de nuestro Yo, de hacer las cosas según nuestras fuerzas y permitir que Dios nos llene de Él. Así mismo como lo dijo un día Juan el Bautista a Jesús “ El necesario que yo mengue para que Él crezca.

Esto no lo digo por decirlo, sino porque lo estoy viviendo, si tú también estás viviendo una situación similar te invito a que entregues tus vasijas vacías a Dios y permitas que Él las llene con el aceite de su unción, de su bendición, de su sabiduría y su dirección. Si permites que vaciarte de ti y llenarte de Él, todo estará bien, Dios te bendiga.

https://www.facebook.com/jrberriosblog https://twitter.com/jrberrios28

Como un rio

rio

Hoy continuamos con la parte final de la reflexión publicada el lunes, si no la has leído, te exhorto a hacerlo aquí http://bit.ly/1oso0Gt

Juan 7: 37-39: El último día del festival, el más importante, Jesús se puso de pie y gritó a la multitud: « ¡Todo el que tenga sed puede venir a mí! ¡Todo el que crea en mí puede venir y beber!

Pues las Escrituras declaran: “De su corazón, brotarán ríos de agua viva”».(Con la expresión «agua viva», se refería al Espíritu, el cual se le daría a todo el que creyera en él; pero el Espíritu aún no había sido dado, porque Jesús todavía no había entrado en su gloria).

Los versículos 38 y 39 nos dice que Jesús dijo que “Todo el que en Él crea de su interior brotaran ríos de agua viva” ¿Todo?

¿Cuál es la diferencia entre un río y un estanque? Ya dijimos que el estanque solo se llenaba de agua cuando llovía y que por lo tanto cargaba agua de lluvias pasadas. El rió el agua siempre está fluyendo, el agua es fresca, en el río hay vida.

Cuando aquí habla de ríos de agua viva el versículo 39 nos dice que se refiere al espíritu santo, o sea que de todos los que creamos en Jesús brotara el río del Espíritu Santo.

¿Qué Jesús nos dijo que recibiríamos cuando viniera sobre nosotros el Espíritu Santo? Poder: potestad o autoridad, derecho.  La razón por las que muchas veces nos quedamos en el estanque esperando ese mover es porque no creemos que tengamos ese poder del río del Espíritu Santo sobre nosotros.

¿Por qué no lo creemos? Porque pensamos que ese poder tiene algo que ver con nosotros y nuestras capacidades y dudamos tenerlo, pero el poder del Espíritu Santo no tiene nada que ver con nosotros sino lo recibimos por la gracia de Dios sobre nuestras vidas. Ese poder no es para nuestra gloria sino para la gloria de Dios.

Ese poder, esa unción puede y debe de estar sobre cada uno de nosotros. Para terminar quiero leer el siguiente versículo.

Hechos 2: 17-18:Sucederá que en los últimos días  dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán, tendrán visiones los jóvenes y sueños los ancianos. En esos días derramaré mi Espíritu aun sobre mis siervos y mis siervas, y profetizarán.

Dios prometió que derramaría de su espíritu sobre toda la humanidad. Ese espíritu santo nos llena del poder de Dios para que cuando oremos por los enfermos sean sanados, o para que cuando oremos por alguien que esta atado por el enemigo sea liberado y nos guía a para cada cosa que necesitemos en nuestra vida.

Si Dios prometió que de nuestro interior brotarían ríos de agua viva ¿Por qué lo dudamos y preferimos quedarnos en el estanque esperando un simple mover? Si Dios quiere que de nosotros salte un río de agua fresca de su espíritu para renovarnos cada día. Dios puede y quiere hacer cosas grande en nosotros y a través de nosotros.

Solo falta que nosotros nos decidamos a vivir una relación con Él. Seremos llenos de poder cuando decidamos que Dios es el número 1 en nuestras vidas. Seremos llenos del río del espíritu cuando decidamos ir cada día a orar, hablar con Dios no solo para pedirle cosas, sino para darle gracias por su amor y su gracia para nuestras vidas, Dios te bendiga.

Visita y únete a mis redes sociales en: https://www.facebook.com/jrberriosblog y https://twitter.com/jrberrios28

Deja el estanque

estanque de betesda

Juan 5:1-9: Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. En Jerusalén, cerca de la Puerta de las Ovejas, hay un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos.

 En ellos yacían muchos enfermos, ciegos, cojos y paralíticos que esperaban el movimiento del agua, porque un ángel descendía al estanque de vez en cuando, y agitaba el agua; y el primero que descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviera.

 Allí había un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y se enteró de que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: « ¿Quieres ser sano?»

 El enfermo le respondió: «Señor, no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando el agua se mueve; y en lo que llego, otro baja antes que yo.» Jesús le dijo: «Levántate, toma tu lecho, y vete.»Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho y se fue.

 Se reunían muchos enfermos con la esperanza de recibir sanidad. Estaban todos tendidos, o sea, tirados alrededor de 5 pórticos. Un pórtico es una estructura exterior de un edificio que forma un acceso cubierto a la puerta de entrada y se apoya sobre columnas. En otras palabras, este lugar tenía 5 entradas distintas y en todas ellas había gente con diferentes enfermedades.

El versículo 4 nos dice que todos esperaban el movimiento del agua con la esperanza de recibir sanidad.

Jesús le pregunto al hombre lisiado ¿Quieres ser sano? Este hombre llevaba 38 años enfermos, no sabemos cuántos de esos años había estado en el estanque. Pero el lisiado no contesto la pregunta de Jesús, se enfocó en decirle todas las razones por las que no podía. Muchas veces Jesús nos hace preguntas a nosotros y no le contestamos la pregunta, al igual que el lisiado nos dedicamos a decirle todas las razones por las que “no podemos”.

Es que yo no se… Es que yo estoy muy ocupado, es que soy muy joven o soy muy viejo. En eso muchos de nosotros nos hemos parecido a este hombre lisiado. Este hombre tenía de frente al hijo de Dios, pero él estaba esperando el movimiento del agua del estanque. Pero el movimiento, era temporero y este hombre lisiado nunca tenía la oportunidad de aprovechar el movimiento. El primero que descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviera.

Hay dos palabras claves del verso 4 que me quiero enfocar:

Estanque: un tipo de Piscina, un lugar para retener o almacenar el agua.  ¿Qué agua era la que se almacenaba en el estanque? Agua de lluvia, o sea que el agua del estanque era agua de una lluvia pasada. Lo que está en el estanque, está estancado, el agua del estanque es agua que no fluye y ¿Que sucede tarde que temprano con el agua estancada? Apesta

Movimiento:En la historia de la humanidad ha habido muchos movimientos.El movimiento de los derechos humanos, movimiento por los derechos de los afroamericanos liderado por Martin Luther King, Paz para Vieques.

¿Que distingue un movimiento humano? Buscan un fin, buscan obtener algo específico y luego desaparece el movimiento. Lamentablemente a veces los cristianos estamos en búsqueda de un “movimiento”.

Buscamos una sanidad como el cojo del estanque, buscamos salir de una situación económica o de los problemas de nuestro matrimonio o nuestra familia, pero una vez alcanzamos ese fin se detiene el movimiento y se nos olvida o no nos damos cuenta que Dios es mucho más que un simple mover, es mucho más que un evento.

El hombre lisiado estaba estancado y en búsqueda de un evento temporero, el no buscaba a Dios, el solo buscaba el milagro que Dios le podía regalar. ¿Cuántos de nosotros hemos hecho lo mismo? El hijo de Dios el dador de la vida está frente a él diciéndole ¿Quieres ser sano? Era lo que él llevaba muchos años esperando, pero se enfocó en todos los “yo no puedo”.

Yo me lo imagino diciendo “bueno chico lo que pasa es que como yo estoy así paralitico se me hace difícil moverme a tiempo y se me adelantan y bueno” y de repente Jesús levanta su mano y le dice “Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”.

Vale la pena preguntarse. En todos los años en que permaneció este hombre en el estanque, ¿de cuántas sanidades fue testigo este hombreCuántas personas en el pueblo de Dios han sido testigos por muchos años, que otros le han creído al Señor y a su Palabra, cuando Dios nos habla por igual a todos en sus promesas.

Pero la promesa que Jesús nos hace a nosotros es que si creemos en Él seremos mucho más que un estanque que está lleno del agua de lluvias pasadas.  El mover que Dios quiere para tu vida es tan potente como un rió, si quieres saber como es ese rió, te invito a leer la reflexión de este próximo miércoles, Dios te bendiga.

¿ Lo bueno o lo mejor?

lo bueno o lo mejor

¿Alguna vez has sentido envidia porque Dios ha bendecido a alguien más que a ti? Yo tengo que levantar la mano  aceptar que en algún momento de mi vida lo hice.

 Hice la famosa pregunta ¿Por qué lo bendices a él/ella y a mí no? Si te ha pasado y quieres saber porque, aquí en estos versículos encontramos la posible respuesta.

Génesis 4:2: Tiempo después, dio a luz al hermano de Caín y le puso por nombre Abel.

Cuando crecieron, Abel se hizo pastor de ovejas, mientras que Caín se dedicó a cultivar la tierra. Al llegar el tiempo de la cosecha, Caín presentó algunos de sus cultivos como ofrenda para el Señor. 

 Abel también presentó una ofrenda: lo mejor de las primeras crías de los corderos de su rebaño. El Señor aceptó a Abel y a su ofrenda, pero no aceptó a Caín ni a su ofrenda. Esto hizo que Caín se enojara mucho, y se veía decaído.

¿Por qué estás tan enojado? preguntó el Señor a Caín—. ¿Por qué te ves tan decaído? Serás aceptado si haces lo correcto, pero si te niegas a hacer lo correcto, entonces, ¡ten cuidado! El pecado está a la puerta, al acecho y ansioso por controlarte; pero tú debes dominarlo y ser su amo.

 Si analizas bien los versículos te puedes dar cuenta que ambos ofrendaron a Dios, entonces ¿Por qué Dios no miro con agrado la ofrenda de Caín? La respuesta está en el versículo 4,  “Abel también presentó una ofrenda: lo mejor de las primeras crías de los corderos de su rebaño”.

 Es claro que ambos ofrendaron a Dios, pero Caín presento una ofrenda de lo que tenía, Abel ofreció a Dios lo mejor de lo que tenía.

A veces nos cuestionamos o cuestionamos a Dios porque vemos las bendiciones de otros, vemos el crecimiento espiritual de otros y el crecimiento de sus ministerios y a veces nosotros quedamos en el mismo lugar. La pregunta es, ¿ Estas dando a Dios lo mejor de ti? La respuesta solo Dios y tu la saben.

¿Significa siempre que Dios bendice a otros porque ellos están dando lo mejor  y nosotros no? No en todos los casos, esa pregunta solo la puedes contestar tú mismo/misma. ¿Estoy dando a Dios lo mejor de mí? ¿Le estoy ofreciendo mi 100% o tal vez solo un 80 %?

Cuando hablo de dar la mejor ofrenda no necesariamente estoy hablando de dinero, aunque dar nuestras ofrendas y diezmos es parte de nuestra responsabilidad como cristianos. Me refiero en todas las áreas, nuestro servicio a Dios, nuestro tiempo de calidad, nuestras actitudes, nuestro testimonio, nuestro carácter.

Si no le has estado dando lo mejor a Dios, estas a tiempo de recapacitar, no seamos como Caín. Dios solo demanda lo mejor de nosotros, lo bueno no es suficiente, Él espera una entrega a Él a un 100 %, ya Dios nos regaló lo mejor de Él, su hijo Jesús que murió en la cruz del calvario para perdón de nuestros pecados. ¿Estás dispuesto/dispuesta a dar lo mejor de ti a Dios? 

Caminando en círculos

caminando en circulos

¿Alguna vez has estado buscando un lugar y luego de muchas vueltas te das cuenta has estado dando vueltas en círculos? No te preocupes, a mí también me ha pasado. Eso no solo nos sucede cuando buscamos un lugar  físico, sino que nos sucede cuando pretendemos llegar hacia esa meta o ese propósito que Dios ha puesto en nuestro corazón.

Un buen ejemplo de esto lo es el pueblo de Israel. Dios les había dicho que los llevaría a la tierra prometida.

Éxodo 3:7-8: Luego el Señor le dijo: Ciertamente he visto la opresión que sufre mi pueblo en Egipto. He oído sus gritos de angustia a causa de la crueldad de sus capataces. Estoy al tanto de sus sufrimientos. Por eso he descendido para rescatarlos del poder de los egipcios, sacarlos de Egipto y llevarlos a una tierra fértil y espaciosa. Es una tierra donde fluyen la leche y la miel.

 Dios prometió a su pueblo que los sacaría de la esclavitud y los llevaría a la tierra prometida, una tierra bendecida, pero nunca les dijo que llegarían inmediatamente, tampoco les dijo que situaciones pasarían antes de llegar allí.

Una vez liberado el pueblo de su esclavitud y haber caminado a través del mar rojo el pueblo comenzó a caminar por el desierto camino a la tierra prometida. Pero ¿Qué hicieron camino a la tierra prometida? Comenzaron a quejarse, comenzaron a maldecir el proceso. Gracias a esto, Dios tuvo que comenzar a trabajar con el carácter del pueblo.

Lo que pudo haber sido un viaje de unos pocos días, se convirtió en una travesía que se extendió por más de cuarenta años. El pueblo comenzó a caminar en círculos, y estaba tan enfocado en sus quejas, que al parecer nunca se dio cuenta seguía caminaba sin ningún tipo de avance.

Muchas veces esto nos sucede en nuestra vida espiritual. Dios nos ha hecho una o varias promesas, nos ha dicho que nos llevara a nuestra tierra prometida, pero comenzamos a quejarnos a través del camino. Nos enfocamos en que no queremos el proceso, solo queremos la bendición inmediata, y es ahí cuando Dios comienza a trabajar en nuestro carácter.

Dios está más interesado en moldear nuestro carácter y en que lo amemos y obedezcamos en el proceso, que en darnos una bendición inmediata que en nada añada a nuestro carácter.

Si Dios te dijo que te llevaría a tu tierra prometida, no lo dudes. Pero en gran medida tu actitud en el proceso, determinara la duración del mismo. Así que si estas camino a tu tierra prometida y ha tomado más tiempo de lo que creías, analízate, ¿Te has estado quejando en el proceso? ¿Has deseado volver atrás a Egipto? Si lo has hecho decide hoy cambiar tu actitud y decide confiar completamente en Dios, decide tener Fe y ser esforzado y valiente en medio del proceso y este será tu resultado.

 Josué 11:23:Así que Josué tomó control de todo el territorio, tal como el Señor le había indicado a Moisés. Le dio la tierra al pueblo de Israel como su preciada posesión y repartió el territorio entre las tribus. Entonces por fin la tierra descansó de la guerra.

 Mi oración es que Dios te de la victoria y puedas conquistar esa promesa, Dios te bendiga.

Mirando lo que no se ve

mirando lo que no se ve

La mayor virtud de un cristiano es la Fe. Mucho escuchamos hablar acerca de la Fe y que tenemos que tener Fe, pero ¿Qué es la Fe? Podemos decir que una definición sencilla de Fe es que es una actitud constante de confianza y dependencia de Dios

La gran pregunta es ¿Cómo vivimos una vida de Fe? Vamos a ver que nos dice el Apóstol Pablo acerca del tema.

2 Corintios 4:18:Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.

Creo que este versículo sigue siendo igual de relevante hoy día como lo fue hace miles de años atrás. ¿Hay alguien que me pueda decir que no ha pasado o está pasando por dificultades? Estoy seguro que no.

Todos en diferentes etapas de la vida enfrentaremos dificultades y es en medio de esas dificultades que nuestra Fe se pone a prueba. En este versículo Pablo nos reta a no mirar nuestras dificultades, a no mirar nuestras circunstancias actuales, sino a mirar lo que no vemos.

¿Suena contradictorio? Si, quizás en cierto sentido lo es, pero de eso se trata la Fe, en no mirar nuestra realidad física sino mirar nuestra realidad espiritual. Dios es un Dios de promesas y una de las promesas que más me conforta es saber los planes de Dios para mí y para ti.

Jeremías 29:11: Pues yo sé los planes que tengo para ustedes dice el Señor. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.

Yo no sé a ti, pero a para mí el saber que los planes que Dios tiene para mi son planes de bien y para darme un futuro y una esperanza me llena de mucha Fe.

Pero la Fe no solo la necesitamos cuando pasamos por momentos difíciles, sino que la necesitamos en todo momento. La Fe es el combustible de todos los que creemos en Dios.

Sea cual sea tu situación, Yo hoy te reto a vivir una vida de Fe. Recuerda que para vivir por Fe no miramos lo que tenemos frente a nuestros ojos porque todo eso es incierto y temporero, sino que miramos lo que no vemos con los ojos físicos, pero si con los ojos espirituales, lo que Dios nos prometió.

¡Dios te bendiga!

Únete a mis paginas de Redes Sociales!. https://twitter.com/jrberrios28 y https://www.facebook.com/jrberriosblog

http://instagram.com/jrberrios28

Mala Hierba

mala hierba

Alguna vez te has preguntado ¿De dónde salió esta situación? ¿ Por qué? No entiendo porque sucedió esto. Hay ocasiones en que hemos estado dando lo mejor de nosotros, donde hemos dado nuestro 100 %, donde hemos hecho el máximo para obedecer y cumplir la voluntad de Dios y de repente surge una situación, un problema aparentemente de la nada y no comprendes porque si has sembrado con amor te pagan con maldad.

Sabes en estas situaciones nos sentamos a analizar y no encontramos muchas veces las razones del porqué. Es importante recordar que cuando servimos a Dios tenemos un enemigo espiritual que es más real que uno de carne y hueso, su nombre es Satanás. Si tu vida está agradando y sirviendo a Dios, te aseguro que está muy molesto contigo y conmigo y hará lo indecible por hacer tu vida de cuadritos.

Jesús lo explico en una parábola de esta manera: «El reino del cielo es como un agricultor que sembró buena semilla en su campo. Pero aquella noche, mientras los trabajadores dormían, vino su enemigo, sembró hierbas malas entre el trigo y se escabulló. Cuando el cultivo comenzó a crecer y a producir granos, la maleza también creció.

 Los empleados del agricultor fueron a hablar con él y le dijeron: “Señor, el campo donde usted sembró la buena semilla está lleno de maleza. ¿De dónde salió?”. “¡Eso es obra de un enemigo!”, exclamó el agricultor. “¿Arrancamos la maleza?”, le preguntaron.

“No contestó el amo, si lo hacen, también arrancarán el trigo. Dejen que ambas crezcan juntas hasta la cosecha. Entonces les diré a los cosechadores que separen la maleza, la aten en manojos y la quemen, y que pongan el trigo en el granero”». (Mateo 13:24-30)

El enemigo es astuto y aprovechara cualquier momento para sembrar esa mala hierba en tu vida, en tu trabajo o ministerio. Esa mala hierba puede venir disfrazada de un problema, una situación o como suele venir, a través de una persona.

Cuando ves la situación y la analizas te podrás dar cuenta que es un claro ataque del enemigo con la intención de hacerte daño y echar a perder tu cosecha. Nuestro deseo seria arrancarla de raíz inmediatamente, pero debemos tener cuidado porque podemos echar a perder nuestra cosecha.

El consejo que Jesús nos da a través de esta parábola es que tengamos paciencia, llegara el momento en que Él nos dirá es el tiempo indicado de arrancar la mala hierba. Es más, estoy seguro que Él mismo se encargara de quitarla de nuestro camino. Mientras tanto encarguémonos de cuidar y alimentar nuestra cosecha. Si lo hacemos Dios no permitirá se eche a perder lo que con tanto amor hemos sembrado.

 

El rugido de la lluvia

Elia y la lluvia

Vivo en una isla tropical y el sol y el calor son la orden del día. Pero cuando tenía 15 años llego un calor muy fuerte y para empeorar las cosas, dejo de llover por unos 2 o 3 meses corridos.

Esto causo que las 2 represas de donde se le suple el agua a la isla comenzaran a descender a niveles peligrosos. Tanto así que fue necesario declarar un racionamiento, o sea, iban a limitar los días en que nuestros hogares recibirían agua.

¿Qué consecuencias trajo el racionamiento? Limitaba las tareas diarias ya que era más difícil cocinar, lavar ropa, bañarse, etc. La situación se extendió por unos 6-7 meses que se sintieron muy largos, cuando por fin comenzó a llover y todo regreso a la normalidad.

Algo similar sucedió en los tiempos del profeta Elías, pero no dejo de llover por casualidad, sino porque Elías oro para que así fuera porque su pueblo había dado la espalda a Dios y comenzó a adorar a otros dioses.

Luego de tres años y medio sin llover, Elías se enfrentó a los profetas del dios Baal y los venció. Ya era tiempo de comenzar a orar por lluvia.

1 Reyes 18: 41-45: Luego Elías dijo a Acab: «Vete a comer y a beber algo, porque oigo el rugido de una tormenta de lluvia que se acerca». Elías, en cambio, subió a la cumbre del monte Carmelo, se inclinó hasta el suelo y oró con la cara entre las rodillas. 

Luego le dijo a su sirviente: Ve y mira hacia el mar. Su sirviente fue a mirar, y regresó donde estaba Elías y le dijo: No vi nada. Siete veces le dijo Elías que fuera a ver.Finalmente, la séptima vez, su sirviente le dijo: Vi una pequeña nube, como del tamaño de la mano de un hombre, que sale del mar.

La Fe de Elías era una fuera de lo común, estaba convencido que Dios seria fiel y contestaría su oración por lluvia ¿Cómo no estarlo? Si Dios siempre ha sido fiel! Hay 3 puntos que quiero destacar hoy.

Aunque no veas nubes, no te rindas: Elías se postro y metió su cabeza entre sus rodillas, una postura de súplica. ¿Tendría alguna duda Elías de que Dios contestaría su oración? Yo no creo que tuviera dudas. Elías dijo al rey Acab que avanzara porque escuchaba lluvia ¿Dónde la escuchaba si no había ni tan solo una nube? Lo escuchaba por Fe.

El tamaño de tus oraciones determina el tamaño de tu Dios”.  Tenemos que aprender a hacer oraciones atrevidas. Para nuestro Dios no hay imposibles, ¿Lo crees? Si oras por cosas que al ojo del ser humano parecen difíciles o incluso imposibles, eso demuestra el tamaño de tu Fe.

Prepárate porque viene el aguacero: El criado le dijo a Elías que tan solo había visto una nube tan pequeña que a la distancia parecia del tamaño del puño de un hombre.

Pero yo creo que Elías se levantó de un salto y le dijo al criado “Avanza y dile al rey Acab que se monte en su carruaje y arranque a correr porque el aguacero que viene es grande”

Elías se mantuvo confiando a pesar de que solo veía una nubecita, su Fe nunca flaqueo. Elías fue fiel a Dios y se mantuvo en oración hasta que vio la promesa que Dios le hizo hecha una realidad. Eso es lo mismo que Dios espera de cada uno de nosotros.

Prepara el terreno para recibir la lluvia: Tres años y medio sin lluvia, no había ningún tipo de fruto o cosecha en estas tierras. La tierra estaba dura, estaba estéril, no valía la pena sembrar nada allí sino había agua para alimentarla.

Había que preparar el terreno para recibir la lluvia. De esa manera cuando llegara la lluvia estaria lista para alimentar las semilla y a su tiempo dar el fruto. La sequía había terminado.

Recuerden que la Fe sin obra es muerta, ambas van de la mano. Así que cuando estés esperando una respuesta de parte de Dios ora, pero camina en Fe hacia lo que estas esperando. Dios cumplirá lo que te prometió.

 

Sigueme en las redes sociales: https://twitter.com/jrberrios28 y https://www.facebook.com/jrberriosblog

Toalla en mano

toalla en mano

Jesús es el maestro por excelencia. Durante su corta vida en la tierra y sus tres años de ministerio nos enseña tantas cosas acerca de Dios y de la vida que nos son hoy de bendición a todos los que le servimos.

Una de las principales enseñanzas que Jesús nos demostró fue acerca del servirnos los unos a los otros.

Juan 13:5: y echó agua en un recipiente. Luego comenzó a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura. Cuando se acercó a Simón Pedro, este le dijo: Señor, ¿tú me vas a lavar los pies a mí? Jesús contestó: Ahora no entiendes lo que hago, pero algún día lo entenderás.

Pedro no podía entender porque Jesús siendo el maestro, como Jesús siendo su líder y siendo el hijo de Dios se rebajaba a lavarles los pies. Ni en ese tiempo ni en el actual es una tarea agradable lavarle los pies a nadie.

Específicamente en ese tiempo los pies siempre estaban sucios ya que caminaban largas distancias en sandalias y donde vivían era un lugar arenoso o con muchos lugares secos.

Ni su posición ni la condición de los pies de sus discípulos era importante para Jesús, así que toalla en mano se dio a la tarea de lavarles los pies a sus discípulos. Como siempre suele suceder, vemos que Pedro levanta la voz de protesta diciendo que no se dejaría lavar los pies por el maestro.

Puedo ver a Jesús cuando le decía “muchacho, en estos momentos no entiendes porque lo hago, pero ya verás que en su momento lo vas a entender”.

Luego de finalizar de lavarle los pies a cada uno de sus discípulos, Jesús dijo lo siguiente.

Juan 13:13-16: ¿Entienden lo que acabo de hacer? Ustedes me llaman “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque es lo que soy. Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Les di mi ejemplo para que lo sigan.

Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. Les digo la verdad, los esclavos no son superiores a su amo ni el mensajero es más importante que quien envía el mensaje

Jesús les demostró a sus discípulos que el servir no es para los que no tienen una posición, que el servir no te hace menos importante, sino que el servir al prójimo es tarea de todos.

Jesús les recalca ¿Ustedes me llaman maestro? Esta es la enseñanza que les quiero mostrar, nunca olviden el servir a su hermano o hermana.

Si sirves a Jesús, no puedes pasar por alto esta enseñanza. Recuerda que no solo en este pasaje, sino a través de todo el ministerio de Cristo vemos la importancia de servir.

Haz lo que sea necesario para adoptar la tarea de servir a otros en tu vida y ministerio. Si lo haces, estas siguiendo el ejemplo del hijo de Dios.

De alabado a crucificado

de alabado a crucificado

No sé si te has percatado que la manera en que una persona o grupo piensa puede cambiar de la noche a la mañana. Hoy puedes apoyar una persona y expresar tu admiración o fidelidad a ella y mañana puedes ser su peor crítico.

Pero eso no solo sucede hoy día, le sucedió a nuestro señor Jesucristo hace más de dos mil años atrás

Juan 12:13: tomaron ramas de palmera y salieron al camino para recibirlo. Gritaban:¡Alabado sea Dios!¡Bendiciones al que viene en el nombre del Señor!¡Viva el Rey de Israel!

 Este evento que leímos en el capítulo 12 de Juan, sucedió tan solo unos días antes de Cristo ser condenado a ser crucificado. ¿Lo más irónico? La mayoría de los que recibieron a Jesús con palmeras y lo alabaron unos días antes, estuvieron ahí gritando ¡Crucifíquenlo! ¡Crucifíquenlo!

Juan 19:14: Ya era el día de preparación para la Pascua, cerca del mediodía. Y Pilato dijo al pueblo: « ¡Miren, aquí tienen a su rey!».« ¡Llévatelo! ¡Llévatelo! gritaban. ¡Crucifícalo!».¿Cómo dicen?, ¿qué yo crucifique a su rey? preguntó Pilato. No tenemos otro rey más que el César.

¿Qué sucedió? ¿Qué pudo haber cambiado el pensamiento de toda esta gente en tan solo una semana? Lamentablemente a veces así es el pensamiento humano.

Se dicen cosas sin sentirlo, se expresa apoyo sin realmente sentirlo, se expresa fidelidad sin cumplirla. Muchas veces eso lo vivimos en nuestro entorno familiar, otras veces lo vemos en el ambiente de trabajo y otras en la iglesia.

Vemos familiar destruirse de repente y nos preguntamos ¿Qué paso? Has trabajado muy fuerte, has dado el todo por el todo en tu empleo y todo aparenta ir de maravilla y de repente recibes tu carta de despido.

Eres Pastor o líder en tu iglesia y estas dando el todo por el todo, trabajando fuerte para hacer lo que Dios te ha mostrado debes hacer. De repente lo único que oyes son críticas y bochinches y personas abandonándote y no sabes por qué.

Todos los escenarios que presente son dolorosos, causan molestias y te hace preguntarte ¿Qué hice mal?

Pero cuando comparamos eso con lo que le sucedió a Cristo nos damos cuenta que si se lo hicieron a Jesús, nosotros no estamos exentos. Imagino la tristeza y el dolor de Jesús al ver que los mismos que lo alabaron hacia unos días, hoy clamaban por que fuera asesinado de la manera más cruel posible.

Lo que Cristo vivió en esos días es algo difícil de describirlo en palabras, pero su manera de afrontar las cosas es un ejemplo para ti y para mí hoy día. Cristo aun escogió morir por los pecados y la salvación de toda la humanidad, incluyendo esos que clamaron por su muerte.

Esto es el mejor ejemplo para ti y para mí de que primero, no siempre vivamos para ganarnos el apoyo de la gente, porque hoy pueden estar gritando “Alabado sea el señor” y mañana pueden estar gritando “Crucifíquenlo”.

Siempre procuremos hacer lo que sabemos que Dios quiere que hagamos, no lo que la gente pretende que hagamos. Segundo, no importa lo que nos hayan hecho, nuestro deber como cristianos, como humanos, es perdonar. Cristo lo hizo y nos pide que lo hagamos, seamos obedientes.

¿Es fácil perdonar? No, pero con Cristo todo lo podemos porque él nos fortalece. Aprovechemos esta semana “santa” para reflexionar en el sacrificio de Cristo en la cruz por ti y por mí y sobre todo, decide vivir solo para Él.

 

Powered by WordPress
%d bloggers like this:
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com