Posts Tagged ‘conexion’

No hay momento perfecto

images (6)

Eclesiastés 11:4: El agricultor que espera el clima perfecto nunca siembra; si contempla cada nube, nunca cosecha.

Mientras meditaba en este versículo no podía dejar de pensar en cuantas veces no comencé a hacer algo que me proponía simplemente porque no estaba todo perfecto como yo lo hubiera querido.

¿Te ha sucedido? A veces nos decimos o le decimos cosas a los demás como “Comenzare mi negocio cuando mejore la economía” o “Comenzare a hacer ejercicios cuando tenga tiempo” o tal vez, me acercare más a Dios cuando tenga mi vida en orden”.

Según nos dice el sabio Salomón en el versículo anterior, nunca debemos esperar el momento cuando todo parezca seguro para actuar y comenzar a hacer algo o dejar de hacer algo.

En muchas ocasiones el momento propicio lo hacemos cuando decidimos actuar en Fe y con diligencia.

¿Tienes un negocio que deseas comenzar? Trabaja fuerte, oriéntate de los pasos a seguir, pon todo tu empeño y confía en que Dios te abrirá puertas.

¿Deseas sentirte mejor, estar más saludable y verte mejor? Comienza a comer más saludable, cuando vayas al supermercado, no compres comida chatarra y comienza a hacer ejercicios ya. ¿No tienes tiempo? Busca hacer un espacio en tu agenda, sino quizás tengas que hacer ese espacio para visitar tu medico cuando tu salud se afecte.

¿Te gustaría que te ofrecieran una nueva posición en tu empleo actual? Trabaja como si ya tuvieras esa posición que tanto anhelas. Mira lo que nos dice colosenses 3: 23: Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. 

Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo;

No esperes a tener esa posición que tanto deseas para comenzar a trabajar con gusto, el momento es ahora.

¿Deseas acercarte más a Dios y no sabes qué hacer? Mira lo que nos dice Santiago 4:8: Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes.

Dios nunca está lejos, el siempre esta tan cerca como al llamado de tu oración. Dedica tiempo a Dios y su palabra, ora, habla con Él, sus oídos siempre están atentos a tu voz.

Recuerda, las circunstancias perfectas quizás nunca se presenten, tal vez comiences a hacer algo en obediencia a Dios sin saber cuál será el resultado, pero te aseguro que el actuar en Fe y obediencia te traerá muchas recompensas.

Ropa nueva

descarga (4)

Recuerdo hace casi cinco años atrás el día de mi boda estaba en mi casa esperando que llegara la hora de la boda. Estaba en mi casa terminando los últimos preparativos, hasta que llegó la hora de irme a la iglesia.

Había esta todo el día con una ropa vieja como para estar trabajando en mi casa, pero cuando llego la hora de irme, me tome un baño y cambie esas ropas viejas por una ropa nueva, ropa que representaba que dejaba ya la vida de soltero y comenzaba una nueva vida como esposo.

Lo mismo sucede cuando nosotros comenzamos una nueva relación con Dios. Es como si dejáramos unas ropas viejas y nos vestimos con una ropa nueva que significa el comienzo de una nueva vida.
Efesios 4:22-24: desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño.

En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.

Cuando conocemos a Dios ya no podemos permanecer en las mismas actitudes y en la vida que no agrada a Dios. Dios nos acepta tal y como somos, pero eso no significa que desea que permanezcamos en los mismos pecados y actitudes como estábamos antes de conocerle.

Nuestro padre celestial desea que tengas una vida mucho más abundante que la que vives actualmente, solo Dios puede dar esa vida plena que todo ser humano anhela.

Juan 10:10: El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; mi propósito es darles una vida plena y abundante.

Si desea alcanzar el propósito para tu vida, si deseas sentir que vives tu vida a plenitud, es necesario que te deshagas de la ropa vieja que vestías y te pongas la ropa nueva que Dios tiene preparada para ti.

¿Cómo lo haces? Simplemente pídele a Jesús que entre a tu corazón, no necesitas palabras rebuscadas, no necesitas tener todo en orden antes de hacerlo, puedes venir tal y como estas, pero ven dispuesto a no quedarte como llegaste. Si tomas esa decisión, te aseguro nunca te arrepentirás.

 

Estamos disponibles para ofrecer talleres o conferencias en tu actividad o iglesia, comunícate con nosotros para más información.

Email: jrberrios28@gmail.com , Facebookhttps://www.facebook.com/jrberriosblog o Twitter: https://twitter.com/jrberrios28

2 Pasos sencillos para no engañarte a ti mismo

descarga (2)

Hay un refrán que dice “Los hechos valen más que mil palabras”. Obviamente se refiere a que a veces nuestros actos no van de la mano con nuestras palabras. A veces sabemos mucho en teoría, pero no lo hacemos en la práctica.

 Lamentablemente eso también nos sucede en nuestra vida espiritual. Asistimos a la iglesia, nos llamamos “cristianos” pero nuestras acciones nos distancian de lo que decimos ser.

Haciendo eso quizás engañamos a algunos que no nos conocen, pero en realidad solo nos engañamos a nosotros mismos porque Dios no puede ser burlado, Él todo lo sabe.

¿Qué podemos hacer para no engañarnos nosotros mismos? Veamos que nos dice Santiago.

 Santiago 1:22: No solo escuchen la palabra de Dios, tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos. 

¿Suena sencillo verdad? Pero no lo es.

Recuerdo cuando era adolescente y tome el examen para tener mi licencia de conducir de aprendizaje. El examen lo aprobé y tuve mi licencia de aprendizaje. Tiempo después fui a tomar el examen práctico de conducir y así poder tener mi licencia regular y poder manejar.

En el examen práctico a mi entender no me iba nada mal, había quizás fallado en una que otra cosa, pero en mi mente estaba seguro aprobaría En la última prueba, el momento de estacionarme, falle cuando un pedazo del neumático toco la línea amarilla, siempre recuerdo las palabras del instructor  “Amigo, usted ha reprobado”. ¡Eso me dolió!

Pero tiempo después, sentándome a analizar la razón por la que reprobé en el estacionarme fue porque nunca lo practique, solo lo vi en teoría.

Así que, contestando la pregunta ¿Qué podemos hacer para no engañarnos nosotros mismos?

No solo escuchemos la palabra de Dios, sino que vamos a ponerla en práctica. ¿Qué consecuencia trae el poner en práctica la palabra de Dios? Veamos estos versículos

Santiago 1:25: Pero si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia.

¿Cuáles son los dos pasos sencillos para no engañarte a ti mismo?

  • Escucha la palabra de Dios
  • Ponla en practica

Siempre recuerda que la obediencia trae bendición, nunca lo olvides.

Estamos disponibles para ofrecer talleres o conferencias en tu actividad o iglesia, comunícate con nosotros para más información.

Email: jrberrios28@gmail.com , Facebookhttps://www.facebook.com/jrberriosblog o Twitter: https://twitter.com/jrberrios28

Yo soy Gedeón

gedeon

A Dios le gusta crear probabilidades en donde no las hay a los ojos del ser humano. Uno de los títulos que más me gusta usar al referirme a Dios es “El especialista en imposibles”. ¿Por qué le llamo así? Porque para Dios no existen los imposibles.

Uno de los hombres de Dios con quien más me identifico es con Gedeón. ¿Quién fue Gedeón? Era un hombre normal y corriente, no tenía ningún puesto. Pero aun así Dios decidió escogerlo para traer liberta a su pueblo, Israel que nuevamente se había metido en dificultades y se había apartado de Dios.
Como consecuencia a haberse apartado de Dios, ahora era atacados por el pueblo madianita, tanta asi que los hicieron esconderse en los montes y cuevas para no ser hallados.

Los madianitas robaban sus propiedades y sus alimentos, el pueblo de Israel los consideraban una plaga. ¿Qué rol juega Gedeón en todo esto?

Jueces 6:12-13: Entonces el ángel del Señor se le apareció y le dijo: ¡Guerrero valiente, el Señor está contigo! Señor, respondió Gedeón, si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos sucede todo esto? 

Puedo imaginar a Gedeón mirando por encima de su hombro cuando el ángel de Jehová le dijo “Guerrero valiente” como diciendo ¿Tú estás hablando conmigo? Luego vemos que le dice: Si el señor está con nosotros ¿Por qué nos sucede todo esto?

Esto a mi entender lo aleja de ser un guerrero valiente. Pero Dios no ve las cosas como nosotros las vemos. Es por eso que me identifico tanto con Gedeón, a veces Dios ha hablado de mí, ha puesto una palabra en mi corazón, ha dado una directriz y yo he pensado ¿Dios estás hablando conmigo?

Específicamente en mis años de adolescencia y comenzando mis 20 años, solía ser muy inseguro, dudaba tener alguna habilidad y dudaba Dios me pudiera usar para algo. Pero al igual que con Gedeón, Dios no me veía como como yo me veía. Dios no estaba hablando de lo que yo creía que yo era, sino de lo que Él sabía me había diseñado para ser.

Gedeón continúo con sus dudas y le presento al ángel de Jehová todas las razones por las cuales se equivocó al escogerlo a él, también le pido dos confirmaciones para saber que en realidad él era el escogido, pero Dios no se equivoca, Dios escogió a Gedeón porque era la persona que Él necesitaba para rescatar a su pueblo.

Cuando digo Yo soy Gedeón lo digo reconociendo mis debilidades, reconociendo mis flaquezas, pero a la misma vez reconociendo que cuando Dios me escogió para llevar su mensaje no lo hizo por mis grandes capacidades, sino a pesar de mi falta de ellas.

2 Corintios 12:9-10: Cada vez él me dijo: «Mi gracia es todo lo que necesitas; mi poder actúa mejor en la debilidad». Así que ahora me alegra jactarme de mis debilidades, para que el poder de Cristo pueda actuar a través de mí.

Si sabes que Dios te ha llamado a llevar a cabo alguna misión y hoy estas dudando que Él te pueda usar, no lo dudes más, Dios te usara mucho más allá de tus capacidades si lo buscas a Él sobre todas las cosas y si haces lo que haces para gloria de Él. Recuerda, no se trata de ti sino de Dios.

 

Estamos disponibles para ofrecer talleres o conferencias en tu actividad o iglesia, comunícate con nosotros para más información.

Email: jrberrios28@gmail.com , Facebookhttps://www.facebook.com/jrberriosblog o Twitter: https://twitter.com/jrberrios28

#TodossomosPedro

todos somos pedro

Me atrevo asegurar que tú que estás leyendo este escrito posiblemente en más de una ocasión has dicho con mucha convicción lo importante que es Dios para ti. Que Dios tiene un lugar especial en tu vida, que con Dios todo y sin Dios nada, que no importa lo que pase nunca te olvidaras de Dios.

Pero a veces nos llegan situaciones de improvisto, situaciones que nos golpean fuerte y reaccionamos de una manera totalmente diferente a lo que hubiéramos pensado. Si te ha sucedido, no te preocupes, no eres la única persona que le ha sucedido.

El evangelio de Lucas nos relata una conversación que Jesús tuvo con Pedro, te invito a leerla conmigo.

Lucas 22:31-34: Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo; pero yo he rogado en oración por ti, Simón, para que tu fe no falle, de modo que cuando te arrepientas y vuelvas a mí fortalezcas a tus hermanos».

Pedro dijo: Señor, estoy dispuesto a ir a prisión contigo y aun a morir contigo. Jesús le respondió: Pedro, déjame decirte algo. Mañana por la mañana, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces.

En esta conversación entre Cristo y Pedro podemos ver como Jesús le advierte a Pedro que el mismo Satanás había pedido el alma de Pedro para sacudirla como trigo. ¿Cuál era el propósito de sacudir el trigo? Sacar todas las imperfecciones, dejar a la vista todas los defectos y las impurezas del trigo.

Pero el mismo Jesús intercedió delante de Dios por la vida de Pedro y para que durante y luego de la prueba Pedro se mantuviera fuerte y regresara a fortalecer sus hermanos en la fe.

Sabes a nadie le gusta la prueba, pero es durante la prueba que nosotros mismo nos podemos dar cuenta de en qué lugar se encuentra nuestra relación con Dios.

Pedro creía estar fuerte en su compromiso con Jesús y que nada ni nadie lo haría desistir de eso, pero cuando llego la prueba, cuando luego del arresto de Jesús le preguntaron a Pedro ¿Eres tu uno de sus discípulos? El mismo que dijo iría con Jesús hasta la muerte, lo negó, no una ni dos, sino tres veces los negó.

Eso probablemente te ha sucedido a ti, y tengo que confesar que dé a mí me ha sucedido, no estoy orgulloso de eso, pero Dios conoce todas las cosas y sabe que yo fui como Pedro, es más, me atrevo a decir que en algún momento de nuestras vidas, todos hemos sido como Pedro.

Pero a diferencia de Satanás que utiliza la prueba, la sacudida para dañarnos y sacar lo peor de nosotros, Dios utiliza la prueba para sacar lo mejor en nosotros. La prueba es dura, es difícil, pero si te mantienes fuerte, vencerás.

En Puerto Rico hay un refrán que dice “No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”, así mismo es la prueba, es temporera.

2 Corintios 4:17-18: Porque estos sufrimientos insignificantes y momentáneos producen en nosotros una gloria cada vez más excelsa y eterna.

Por eso, no nos fijamos en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

 El versículo 17 nos deja saber dos cosas de la prueba, es insignificante y es temporera. Así que aunque estés pasando o hayas pasado por momentos difíciles, pon toda tu confianza en Dios y veras que serás una persona con una fe más firme una vez termine el proceso.

Eso fue precisamente lo que sucedió con Pedro, una vez venció la prueba se levantó como el sol, más fuerte y brillante que nunca, y eso mismo sucederá contigo.

Mi oración por ti es que seas como Pedro, no porque negaste al señor, sino porque luego de la prueba y el sufrimiento te levantaste más fuerte, listo o lista para cambiar el mundo de la mano de Jesús.

Estamos disponibles para ofrecer talleres o conferencias en tu actividad o iglesia, comunícate con nosotros para más información.  Email: jrberrios28@gmail.com , Facebookhttps://www.facebook.com/jrberriosblog o Twitter: https://twitter.com/jrberrios28

 

 

Bien representado

thumbs-up

Por muchos años he tenido la oportunidad de trabajar en áreas donde tengo contacto directo con el público o los clientes.

Una de las cosas que siempre se nos recuerda en las áreas relacionadas al servicio en una compañía es que en ese momento que interactuamos con los clientes, nosotros somos “la cara” de la compañía” y como tal debemos ofrecer el mejor servicio posible porque un mal servicio de nuestra parte puede significar un cliente molesto con la compañía o un cliente perdido.

Pues de esa misma manera, si te haces llamar cristiano, tú eres un representante de Dios en dondequiera que estés, y si ofreces un mal ejemplo, un mal comportamiento, no estas siendo un digno represéntate de Dios.

El Apóstol Pablo lo dijo de esta manera…

Colosenses 3:17: Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él.

Para mí no hay mayor privilegio que el de representar a Dios en dondequiera que este. Yo no solo represento a Dios cuando me paro en un altar y tomo un micrófono, sino que lo represento las 24 horas del día, los 7 días de la semana y lo represento en todo lo que hago y en todo lo que digo. ¿Sabes que significa todo? TODO.

Mi exhortación para ti hoy es que en todo lo que digas y en todo lo que hagas, procura representar a Dios dignamente, ¡cuida lo que haces! , ¡Cuida lo que hablas! Recuerda que una mala impresión, es difícil de borrar, esfuérzate y da el máximo por representar bien a Dios en TODO.

La punta del iceberg

Iceberg

Si alguna vez has podido ver un iceberg (tempano de hielo) aunque sea por televisión o en fotos, probablemente estarás de acuerdo en que son impresionantes. Generalmente se desprenden de un glaciar y continúan flotando por las aguas heladas.

Pero ¿Sabes que es aún más impresionante? Que por más grandes que pensamos que son, tan solo estamos viendo un 10 % del iceberg, el restante 90% permanece escondido debajo del agua.

Realmente ese 90 % que no se ve es lo que convierte en estos hermosos témpanos de hielo en algo sumamente peligroso, si no me creen solo tienen que recordar lo que sucedió con el Titanic.

A veces nuestras vidas se tornan semejantes a un iceberg, ¿Por qué? Porque muchas veces tan solo permitimos a la gente ver un 10 % de lo que realmente hay en nuestro interior, el restante 90 % lo mantenemos oculto.

Déjame explicarme un poco, lo que sucede es que muchas veces le presentamos a la gente nuestra mejor cara, pero tratamos de que no descubran ese restante 90 % que está bajo la superficie. Vamos a la iglesia los domingos y cantamos, abrazamos a nuestros hermanos, leemos la biblia y hasta quizás digamos uno que otro amen, pero ¿Qué realmente sucede en nuestras vidas el restante 90 % del tiempo? ¿Que ven en casa nuestras esposa o esposos, nuestros hijos?

Quizás podremos mantener una parte del iceberg oculta, pero no para siempre. Podemos asistir a la iglesia toda una vida, pero si no permitimos que Dios trabaje en nuestras vidas, o sea nuestra manera de actuar, de pensar, en nuestros sentimientos y actitudes, lamentablemente estamos perdiendo el tiempo.

El hecho de que asistamos a un templo aunque sea todos los días no nos convierte automáticamente en cristianos de la misma manera en que ir todos los días a un aeropuerto no nos convierte en un avión.

A veces pensamos que mantener oculto lo que realmente sucede dentro de nosotros simplemente quizás algún día lo haga desaparecer, y eso también es falso. Debe ser la tarea de cada uno de nosotros como cristianos el examinarnos día a día y entregar a Dios todas esas áreas que aún no le hemos entregado totalmente.

Proverbios 4:23: Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.

Si no cuidamos nuestro corazón el enemigo aprovechara cada oportunidad para poner en tu corazón actitudes y pensamientos que te alejen de Dios y que a su vez terminen dañando relaciones con los que te rodean. No podemos dar lo que no tenemos, si no tenemos amor no podremos dar amor, si no tenemos compasión en nuestro corazón, será difícil que nos identifiquemos con el dolor ajeno y así sucesivamente.

¿Está interesado Dios en nuestro corazón? ¡Claro que sí! tal vez de otros podemos esconder ese 90 % del iceberg por un tiempo, pero Dios conoce todo de nosotros, el está interesado en sanar y restaurar tu corazón para que tú también puedas ayudar a sanar el corazón de los que te rodean.

Entonces ¿Qué debemos hacer? Sincerarnos delante de Dios y entregarle toda nuestra vida y permitir que Él nos examine y nos muestre las áreas a sanar, tal y como lo hizo rey David.

Salmo 139:23-24:Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan. Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna.

Si entregamos nuestra vida totalmente a Dios, ya no habrá necesidad de esconder nada, Dios sanara cada área de nuestra vida y daremos fruto al ciento por ciento, inténtalo te aseguro tu vida nunca será la misma y jamás te arrepentirás.

Invierte tus talentos

invierte tus talentos

Dios nos ha bendecido a todos con diferentes talentos y habilidades. En unos esos talentos y habilidades son más notables que en otros y eso por supuesto no tiene nada malo.

Todos indudablemente tenemos talentos y habilidades, pero tristemente no todos los utilizamos o quizás no le sacamos el mejor provecho. Pero Dios puso esos talentos en nosotros por una razón muy importante, para ponerlos en uso.

Eso lo vemos ilustrado en la parábola de los 3 siervos y la ilustra usando el ejemplo de un hombre de negocios que salía a un largo viaje y reunió a 3 de sus siervos o sirvientes y les confió diferentes cantidades de bolsas de plata.

A un siervo le confió 5 bolsas, a otro siervo le confió 2  y al último siervo le confió 1 bolsa de plata y le pido que lean los siguientes versículos para que veamos el desenlace de la historia.

Mateo 25:19-29:Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 

Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 

 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 

 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

 Quítale, pues, el talento, y entrégalo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 

 ¿Has invertido los talentos que Dios te ha dado o los has escondido por miedo? Sabes, esta historia ilustra de manera precisa lo que un día Dios hará con nosotros.

Es responsabilidad de cada uno de nosotros de usar sabiamente los talentos que Dios nos regaló. A veces creemos que tenemos poco talento comparado con otros, pero lo que ilustra esta historia es que al que se le confía talentos sean pocos o muchos, si los invierte con sabiduría, tendría el privilegio que se confiaría más talentos, más habilidades y responsabilidades, más influencia y sí, porque no, más dinero.

Si en lo poco eres fiel y lo inviertes sabiamente, Dios sin lugar a dudas te dará confiara más.

Llegará el momento en que ya sea cuando nos toque partir de este mundo o cuando un día el venga a buscar su pueblo estaremos delante de Dios y Él nos dirá “cuéntame”, ¿Qué hiciste con los talentos y habilidades que te di?

Si los pusiste en uso, si los aprovechaste y fuiste de bendición a otros te dirá “muy bien hijo mío o hija mía, te ¡felicito¡ pero si decidiste no usarlos sabiamente o simplemente guardaste tus talentos y no los usaste ¿ Que le dirás a Dios?

Así que sea que tengas muchos talentos o tengas uno solo, úsalo inviértelo y veras que lo que tienes será multiplicado.

Estamos disponibles para ofrecer talleres o conferencias en tu actividad o iglesia, comunícate con nosotros para más información.  Email: jrberrios28@gmail.com , Facebook https://www.facebook.com/jrberriosblog o Twitter: https://twitter.com/jrberrios28

 

Vasijas Vacías

vasijas vacias

¿Alguna vez has estado en una situación donde no hay salida? ¿Dónde parece que gastaste todos los recursos, todas tus opciones y ya no queda nada? Yo he estado ahí en muchas ocasiones, quizás puedo decir que ahí me encuentro hoy según escribo estas líneas.

Esos son los momentos en que deseo rendirme, donde he dicho no hay nada más que hacer, al menos, no hay nada que yo pueda hacer, pero eso no quiere decir que Dios no pueda hacer nada, al contrario, es en esos momentos en que Dios dice ¿ Ya lo intentaste todo según tus fuerzas y según tus recursos? Ahora me toca a mí actuar.

Para ilustrarte lo que me refiero vamos a leer los siguientes versículos.

2 Reyes 4:1-7: Cierto día, la viuda de un miembro del grupo de profetas fue a ver a Elíseo y clamó: Mi esposo, quien te servía, ha muerto, y tú sabes cuánto él temía al Señor; pero ahora ha venido un acreedor y me amenaza con llevarse a mis dos hijos como esclavos.

¿Cómo puedo ayudarte? preguntó Elíseo. Dime, ¿qué tienes en tu casa? No tengo nada, solo un frasco de aceite de oliva contestó ella. Entonces Elíseo le dijo: Pídeles a tus amigos y vecinos que te presten todas las jarras vacías que puedan. Luego ve a tu casa con tus hijos y cierra la puerta. Vierte en las jarras el aceite de oliva que tienes en tu frasco y cuando se llenen ponlas a un lado.
Entonces ella hizo lo que se le indicó. Sus hijos le traían las jarras y ella las llenaba una tras otra. ¡Pronto todas las jarras estaban llenas hasta el borde!
Tráeme otra jarra —le dijo a uno de sus hijos. ¡Ya no hay más! le respondió.  Al instante, el aceite de oliva dejó de fluir. Cuando ella le contó al hombre de Dios lo que había sucedido, él le dijo: «Ahora vende el aceite de oliva y paga tus deudas; tú y tus hijos pueden vivir de lo que sobre.
Esta viuda ya no tenía nada, en ese tiempo solo los hombres trabajaban, y al morir su esposo había quedo también desamparada económicamente. Ante su realidad clamo por ayuda al profeta Elíseo porque no quería perder lo único que le quedaba, sus hijos.

Probablemente en algún momento has estado sintiéndote como esta pobre mujer, sin recursos, sin salida sin esperanza, pero Dios no deja sus hijos desamparados.  Así como Dios suplió la necesidad de esta mujer, Él puede suplir la tuya, ¿Que necesita? Vasijas vacías para poder llenarlas de su bendición.

¿ Que significa vasijas vacías? Vacías de nosotros mismos, de nuestro Yo, de hacer las cosas según nuestras fuerzas y permitir que Dios nos llene de Él. Así mismo como lo dijo un día Juan el Bautista a Jesús “ El necesario que yo mengue para que Él crezca.

Esto no lo digo por decirlo, sino porque lo estoy viviendo, si tú también estás viviendo una situación similar te invito a que entregues tus vasijas vacías a Dios y permitas que Él las llene con el aceite de su unción, de su bendición, de su sabiduría y su dirección. Si permites que vaciarte de ti y llenarte de Él, todo estará bien, Dios te bendiga.

https://www.facebook.com/jrberriosblog https://twitter.com/jrberrios28

Como un rio

rio

Hoy continuamos con la parte final de la reflexión publicada el lunes, si no la has leído, te exhorto a hacerlo aquí http://bit.ly/1oso0Gt

Juan 7: 37-39: El último día del festival, el más importante, Jesús se puso de pie y gritó a la multitud: « ¡Todo el que tenga sed puede venir a mí! ¡Todo el que crea en mí puede venir y beber!

Pues las Escrituras declaran: “De su corazón, brotarán ríos de agua viva”».(Con la expresión «agua viva», se refería al Espíritu, el cual se le daría a todo el que creyera en él; pero el Espíritu aún no había sido dado, porque Jesús todavía no había entrado en su gloria).

Los versículos 38 y 39 nos dice que Jesús dijo que “Todo el que en Él crea de su interior brotaran ríos de agua viva” ¿Todo?

¿Cuál es la diferencia entre un río y un estanque? Ya dijimos que el estanque solo se llenaba de agua cuando llovía y que por lo tanto cargaba agua de lluvias pasadas. El rió el agua siempre está fluyendo, el agua es fresca, en el río hay vida.

Cuando aquí habla de ríos de agua viva el versículo 39 nos dice que se refiere al espíritu santo, o sea que de todos los que creamos en Jesús brotara el río del Espíritu Santo.

¿Qué Jesús nos dijo que recibiríamos cuando viniera sobre nosotros el Espíritu Santo? Poder: potestad o autoridad, derecho.  La razón por las que muchas veces nos quedamos en el estanque esperando ese mover es porque no creemos que tengamos ese poder del río del Espíritu Santo sobre nosotros.

¿Por qué no lo creemos? Porque pensamos que ese poder tiene algo que ver con nosotros y nuestras capacidades y dudamos tenerlo, pero el poder del Espíritu Santo no tiene nada que ver con nosotros sino lo recibimos por la gracia de Dios sobre nuestras vidas. Ese poder no es para nuestra gloria sino para la gloria de Dios.

Ese poder, esa unción puede y debe de estar sobre cada uno de nosotros. Para terminar quiero leer el siguiente versículo.

Hechos 2: 17-18:Sucederá que en los últimos días  dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán, tendrán visiones los jóvenes y sueños los ancianos. En esos días derramaré mi Espíritu aun sobre mis siervos y mis siervas, y profetizarán.

Dios prometió que derramaría de su espíritu sobre toda la humanidad. Ese espíritu santo nos llena del poder de Dios para que cuando oremos por los enfermos sean sanados, o para que cuando oremos por alguien que esta atado por el enemigo sea liberado y nos guía a para cada cosa que necesitemos en nuestra vida.

Si Dios prometió que de nuestro interior brotarían ríos de agua viva ¿Por qué lo dudamos y preferimos quedarnos en el estanque esperando un simple mover? Si Dios quiere que de nosotros salte un río de agua fresca de su espíritu para renovarnos cada día. Dios puede y quiere hacer cosas grande en nosotros y a través de nosotros.

Solo falta que nosotros nos decidamos a vivir una relación con Él. Seremos llenos de poder cuando decidamos que Dios es el número 1 en nuestras vidas. Seremos llenos del río del espíritu cuando decidamos ir cada día a orar, hablar con Dios no solo para pedirle cosas, sino para darle gracias por su amor y su gracia para nuestras vidas, Dios te bendiga.

Visita y únete a mis redes sociales en: https://www.facebook.com/jrberriosblog y https://twitter.com/jrberrios28

Powered by WordPress
%d bloggers like this:
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com