Archive for the ‘Paz’ Category

A palabras necias, oídos sordos

Que bien se siente cuando estamos haciendo lo que nos gusta, lo que nos llena de satisfacción y nos alegra el corazón. Muchas veces cuando más tranquilos estamos, cuando más felices nos sentimos y/o cuando estamos haciendo los que Dios nos envió a hacer, se presentan personas o situaciones para distraernos de lo que estamos haciendo. Hay personas que se dedican a desanimar a las demás, y  a decirles todas las razones por las que no pueden o no deben seguir sus sueños, tratan de desalentarnos de hacer la voluntad de Dios y opinan porque según ellos deben desistir de hacer lo que estamos haciendo.

Pero esto no es nada nada nuevo, esto ha sido así por miles de años, la Biblia nos ofrece múltiples ejemplos de esto. Una de estas situaciones las vivió el profeta Nehemías.

Nehemías 2:18-19: Después les conté cómo la bondadosa mano de Dios estaba sobre mí, y acerca de mi conversación con el rey. De inmediato contestaron: ¡Sí, reconstruyamos la muralla! Así que comenzaron la buena obra. Sin embargo, cuando Sanbalat, Tobías y Gesem el árabe se enteraron de nuestro plan, se burlaron con desprecio.

Aquí vemos como se burlaron de Nehemías para desalentarlo. Desde el capítulo 2 hasta el capítulo 6 del libro de Nehemías, estos dos hombres buscaron diferentes maneras para hacerlo desistir de reconstruir los muros de Jerusalén. Se burlaron, lo amenazaron con un ataque a la ciudad, intentaron sacarlo de la ciudad e intentaron desacreditarlo. Pero Nehemías no se desconcentro en ningún momento, el estaba seguro de lo que Dios lo había enviado a hacer.

Nehemías es un buen ejemplo de cómo debemos reaccionar ante el ridículo que nos quieren hacer pasar los demás. El no se sintió intimidado ni se arrepintió de lo que Dios quería que el hiciera reconstruyendo el muro. No perdió el tiempo enojándose ni perdió el tiempo buscando venganza contra sus enemigos. Para Nehemías lo que Dios le había pedido que hiciera era demasiado importante como para dejarse desanimar por estos dos hombres.

Cuando Nehemías trató de hacer lo bueno, se buscó problemas. No siempre que hagamos la voluntad de Dios las cosas van a salir perfectas, tendremos oposición, gente en contra de nosotros, obstáculos, en fin, no necesariamente va a ser fácil.  Nehemías le entregó la situación a Dios y dejó que El se encargara de ella. ¿El resultado? La reconstrucción del muro fue terminada en tiempo récord, contra todas las expectativas, ¿Por qué? 2 razones, primero esta obra nació en el corazón del mismo Dios y su mano estaba puesta sobre ella, segundo Nehemías nunca prestó atención a nada de lo que trató de impedir que la obra de Dios se completara.

¿Haz pasado o estas actualmente pasando por una situación similar? Mi consejo es que no pierdas la fe, si lo que estas haciendo es lo que Dios te pidió que hicieras, el enemigo no te podrá detener.

Bien cuidados

Salmo 23:1 : El Señor es mi pastor, nada me faltará

Con estas hermosa palabras comienza el Salmo más conocido en el mundo entero. Muchos de nosotros podemos recitarlo de memoria. ¿Pero, realmente lo creemos cuando lo decimos?

Este Salmo nos habla acerca de la fidelidad de nuestro Dios. Es una declaración poderosa acerca de nuestra confianza en Dios. Este versículo nos transporta a esa época cuando una de las oficios más comunes era el pastorado.  Con frecuencia el más joven de la familia era el encargado de las ovejas. Los rebaños de las ovejas necesitaban de una protección constante debido a que en ese tiempo existían muchos peligros para ellas, ya que habían muchos animales salvajes que querían hacerle daño y matar las ovejas para comerlas.

El pastor atravesaba por muchos peligros para mantener sanas y salvas a sus ovejas. Una de las obligaciones mas importantes para el pastor era el proveerle alimento a sus ovejas. Regularmente para el tiempo de la primavera había abundancia de pastos verdes para las ovejas, pero una vez llegaba el verano o los meses de invierno, los pastos empezaba a secarse y  podía escasear el alimento.  El pastor buscaba hasta el cansancio y no se detenía hasta que en algún lugar encontraba el alimento necesario para sus ovejas, muchas veces no era fácil encontrarlo, pero el pastor no cesaba de buscar hasta encontrar ese alimento.

Estos animalitos solían ser bien dociles, animales pasivos, indefensos que facilmente se perdían y si su pastor no las dirigía directamente hasta su alimento, muchas veces no podían encontrarlo. Las ovejas, al ser animales indefensos era más seguro para ellas el mantenerse unidas en grupo, pero si una de estas ovejas se perdía tratando de buscar alimento, se convertía en presa facil para los depredadores. La vigilancia y la atención del pastor era vital para proteger a las ovejas y evitar que se alejaran del grupo. Pero las ovejas no sentían ninguna preocupación, simplemente, confiaban del cuidado de su pastor. ¿Podemos decir nosotros lo mismo?

Nosotros también somos ovejas al cuidado de nuestro pastor, pertenecemos a Dios de dos maneras, primero porque El nos creo, Efesios 2:10: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús y segundo porque El nos salvó, Jesús entregó su vida en la cruz del calvario para darnos la salvación y alejarnos del pecado a cada uno de nosotros.  Juan 10:11 nos dice: Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas.

Dios se encargará de cubrir nuestras necesidades más profundas, como expresa David en este Salmo, Dios se encargará de que nada de lo que necesitemos nos falte. Eso no quiere decir que concederá cada una de nuestras peticiones por el auto deportivo último modelo, o la casa de lujo o la computadora último modelo, sino que el suplirá nuestras verdaderas necesidades. Un ingrediente necesario aquí es nuestra fe, es necesario que pongamos toda nuestra confianza en Dios. Si El envió a su único hijo a morir por ti en la cruz del calvario para perdonar tus pecados, ¿No crees que también esta dispuesto a suplir tus necesidades?

Cuando el temor y las dudas se quieran sembrar en tu mente, recuerda El Señor es mi pastor, nada me faltará, cuando la economía se ponga difícil y no sabes como llevarás el alimento a tu casa recuerda El Señor es mi pastor, nada me faltará. Si en algún momento tu salud se quebranta y no sabes que sucederá recuerda El Señor es mi pastor, nada me faltará. No importa cual sea tu más profunda necesidad, no te olvides que El Señor es mi pastor, nada me faltará.

A la batalla

¿Por qué Dios nos deja luchar? Esa pregunta solemos hacerla cuando estamos atravesando tiempos difíciles. La verdad es que, nadie le gusta atravesar por tiempos difíciles. Hay otra pregunta que también formulamos en esos momentos, ¿Por qué si Dios es tan amoroso permite que pasemos por tiempos difíciles? Los primero que quiero dejarte saber es que El entiende todas tus luchas.

Jesús el hijo de Dios, fue perseguido y probado en todo. Al igual que tú y yo, El tuvo grandes batallas. Pero El pudo vencer cada una de esas luchas, y lo hizo por amor a ti y a mí.

Pero te presento a alguien que también tuvo muchas luchas y con quien nos podemos identificar, fue perseguido y probado, este fracaso en muchas ocasiones, tuvo dudas y miedo, su nombre es Pedro. Este hombre aprendió de todas esas luchas, se levanto y fue restaurado por Jesucristo y fue el líder sobre el cual Jesús confió el liderato de su iglesia.

Pedro nos dice en su primera carta; 1 Pedro 4:12: Amados nos se sorprendan del fuego de prueba que ha venido, como si alguna cosa rara les sucediera.

Es inevitable, las luchas vendrán a nuestra vida, la biblia nos dice en Juan 16:33: Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.

No es la lucha en si lo que determina tu éxito o tu fracaso, no es lo que haces en la lucha lo que lo determina, sino lo que Dios está haciendo dentro de ti durante la lucha. ¿Hay alguna manera de evitar las luchas?

Puede que sí, pero aunque nos gustaría que las luchas fueran eliminadas, si eliminas la lucha, junto con ella eliminas el carácter, la madures y la profundidad que ellas traen, además que te podrías estarías alejando del plan de Dios para tu vida.

La lucha es una de las mejores universidades que nos brinda la vida para desarrollar nuestro carácter y nuestra fe. Provee lecciones que traen profundidad a nuestras vidas. Así que amigos y amigas, antes de pedir que las pruebas sean eliminadas de tu vida, piénsalo dos veces, y pregúntate que puedes aprender a través de esta lucha, que Dios está hablando a tu vida a través de ella y como una vez con la ayuda de Dios venzas esta prueba, puedes ayudar a otros atravesando la misma situación.

Por último te digo no desmayes, no te rindas. Cuando mas creas que estas por desfallecer es cuando Dios se hace más fuerte en tu vida. El jamás te abandonara, Hebreos 13:5 dice Nunca te dejare jamás te abandonare, así que amigo y amiga, esfuérzate y se valiente, no temas porque como dice la ya conocida reflexión “Huellas en la arena,” cuando veas un solo par de huellas en la arena es porque El te lleva en sus brazos, Dios te bendiga.

En una cueva con tu enemigo

¿Alguna vez alguien te hizo daño y no te puedes quitar eso de la mente? El deseo de venganza, te controla, y estás loco o loca de que llegue ese día. Todo ser humano en algún momento de su vida, ha sido herido ya sea física o emocionalmente, es un proceso de la vida que aunque queramos no lo podemos evitar. Ese tipo de heridas son difíciles de sanar, nos preguntamos ¿Por qué a mí si yo no le hago daño a nadie?

Esas heridas te han marcado tan profundamente que a veces no puedes ni dormir, y aunque no querías que fuera así, has tenido que recurrir a pastillas, medicamentos o inclusive el alcohol para tratar de dormir, o al menos olvidar temporalmente.  De repente, la vida te ofrece la oportunidad de vengarte, ¿Qué harías? ¿Tomarías la justicia en tus manos?

Aunque no podemos impedir que otra persona haya decidido herirnos, si esta bajo nuestro control la manera en que respondemos a esas heridas. En la Biblia vemos el caso de David. Cuando fue ungido para ser el futuro rey de Israel, Saúl se enfureció, porque sabía que si David se convertía en rey, eso significaría que el estaría fuera del trono y de todos los beneficios que esto le brindaba.

Saúl había convertido en su misión personal el eliminar a David. En 1 Samuel 24, vemos que Saúl seleccionó a 3 mil soldados y salió en busca de David. Los buscó por todos lados, pero no lo había encontrado, en cierto momento decidió entrar a una cueva para ir al baño, pero lo que Saúl no se imaginaba es que dentro de esa cueva, estaba escondido David con los hombres que lo acompañaban. Los amigos de David le dijeron ¡Ahora es tu oportunidad! —los hombres le susurraron a David, hasta le dijeron que Dios lo había puesto en su mano. ¿Que debía hacer David? ¿Aprovechar el momento de la venganza?

David decidió perdonar la vida de Saúl, solo corto un pedazo de su manto, como evidencia que pudo matarlo, mas decidió no hacerlo. ¿Hubieras hecho lo mismo que David? Saúl sorprendido cuando David terminó de hablar, Saúl le respondió: ¿Realmente eres tú, David, hijo mío? Enseguida comenzó a llorar y le dijo a David: Eres mejor persona que yo, porque has devuelto bien por mal. 

Tomemos el ejemplo de David, quizás se te presente la oportunidad de devolver el mal que te han hecho, pero ¿Sabes? realmente eso no te ayudará en nada. La mejor decisión que puedes tomar, por difícil que sea, es perdonar, dejar ir el dolor y el rencor que tienes en tu corazón. Quien realmente se quita un peso de encima, no es el perdonado, sino el que tomo la decisión de perdonar.

El perdón es sanidad del alma y del corazón. Lucas 17:4 nos dice: Aún si peca contra ti siete veces en un día, y siete veces regresa a decirte “Me arrepiento”, perdónalo. Yo no te digo que perdonar a quién que te ha hecho daño es fácil, pero si te digo que es necesario, toma hoy la decisión de perdonar. ¿Te ofrezco otra razón para perdonar? Jesús fue a morir a la cruz del calvario para ofrecernos el perdón de nuestros pecados, aunque El nunca pecó. ¿Qué mayor ejemplo que el que nos ofrece Jesús?

Una carrera de relevo

Josué 1:7: Sé fuerte y muy valiente. Ten cuidado de obedecer todas las instrucciones que Moisés te dio. No te desvíes de ellas ni a la derecha ni a la izquierda. Entonces te irá bien en todo lo que hagas.

A Josué le  toco una encomienda sumamente difícil. Tenía que tratar de llenar las sandalias de quien hasta ese momento había sido el más grande líder que el pueblo de Israel había tenido. Dios le acababa de prometer que estaría con el, tal y como estuvo con Moisés, ¿Pero sería esa promesa suficiente para Josué? Y no me mal interpreten, les explico porque lo pregunto.

Moisés a través de su ministerio había tenido múltiples señales de que Dios estaba con él, la vara que se convertía en serpiente, la columna de    nube de día para protegerlos del sol y la nube de fuego de noche para protegerlos del frio y el maná que caía del cielo. ¿Pero cuál sería la señal de Josué?

Quizás tu al igual que Josué te ha tocado la difícil encomienda de llenar los zapatos de alguien, ya sea en tu trabajo, en tu familia o en un ministerio en la iglesia. Las dudas llenan tu mente, no estás seguro o segura, si tienes la capacidad de llenar esos zapatos. Esa ausencia puede ser a causa de muchas razones, un despido, renuncia o retiro en el trabajo, la pérdida de un familiar por una enfermedad, un matrimonio que lamentablemente termino, el retiro de una persona del ministerio u cualquier otra razón. Esta ausencia ha puesto una carga sobre tus hombros que nunca habías tenido, no estás seguro/segura de si lo puedes hacer.

Moisés había estado al frente de su pueblo por 40 años, en las buenas y malas, se suponía que el era el escogido para hacer entrar al pueblo a la tierra prometida. Pero de repente, ya no era así y esa visión fue entregada a Josué, el no lo había pedido, pero decidió aceptar el reto con valentía, no era fácil guiar a un pueblo de más de un millón de personas, pero la promesa que Dios le hizo, fue una señal más que suficiente para el guerrero Josué. Dios no le prometió una señal física, pero le ofreció algo aún más poderoso, la promesa de que estaría con él, el único requisito, que se esforzara y fuera valiente.

Josué recibió también 3 promesas de parte de Dios en el versículo 5: Durante todos los días de tu vida, nadie será capaz de enfrentarse a ti.  Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré.

  1. Estaré contigo: ¿Que más necesitaba? Dios prometió estar con él, eso nos ofrece la seguridad que necesitamos. Sin la presencia de Dios en nuestras vidas, nada podemos hacer.
  2. No te dejaré: No solo estaría con el, sino que la presencia de Dios nunca lo abandonaría, no estaría solo. Si Dios está con nosotros, ¿Quien se nos puede enfrentar?
  3. No te abandonaré: Dios le reafirma a Josué que no lo olvidaría, Dios no desampara a sus hijos.

Sea cual sea el reto que Dios te ha puesto de frente, sigue adelante con valentía. ¿Sientes que Dios ha puesto algo en tu corazón para lo que te necesita ?! Esfuérzate y se valiente!

Como las hormigas

El diccionario define Perseverancia como la actitud de ser firme en alcanzar un objetivo. Aprovecho y preguntó ¿Por que a veces se nos hace tan difícil ser perseverantes?

Hoy en día estamos acostumbrados en conseguir las cosas que queremos de la manera más rápida y fácil posible. La gente se dice a si mismas ¿Por que pasar trabajo si lo puedo hacer de una manera más fácil?. Somos la generación más impaciente de la historia, acostumbrada al microondas, donde le damos un par de minutos ¡y listo!, ya hoy en día, no tenemos que buscar información para la universidad o la escuela de los niños en la enciclopedia, tenemos la Internet y con una simple búsqueda encontramos un sin número de información, si no tenemos dinero al momento para comprar algo que necesitamos, ya no hay que esperar a ahorrar, para eso tenemos la tarjeta de crédito.

¿Son esas cosas malas? Pues no, lo que quiero decir es que nos hemos acostumbrado en los últimos años a obtener lo que queremos rápido, y cuando se nos presenta una situación donde tenemos que esperar, nos desesperamos, nos agitamos y creemos que es el fin del mundo. Lamentablemente hoy día, si no obtenemos con facilidad lo que queremos preferimos rendirnos.   ¿ Saben que muchas de las cosas que tenemos hoy día no las tendríamos si hombres y mujeres de la historia se hubieran rendido en perseverar en sus sueños?

Abraham Lincoln es posiblemente el presidente más famoso de E.U. Por 28 años experimentó un fracaso tras otro. Derrotado en elecciones para legislador en 1832, electo para la legislatura en 1834, derrotado en elecciones para orador en 1838, solamente uno de sus hijos vivió más de 18 años, derrotado en elecciones para el Congreso en 1843, electo para el Congreso en 1846, derrotado para el Congreso en 1848, derrotado para el Senado en 1855, derrotado para vicepresidente en 1856, derrotado para el Senado en 1858, y finalmente electo Presidente en 1860.

¿Que hubiera sucedido si este hombre se hubiera rendido? Nos hubiéramos perdido de un gran pedazo de la historia de E.U. Algo que nos motiva a ser perseverantes lo es tener un objetivo en mente, una meta o un logro que alcanzar. La perseverancia requiere de un esfuerzo continuo. El sentimiento de alcanzar un logro luego de haber perseverado es sumamente gratificante, ¿Es fácil? no, ¿Vale la pena? cada minuto.

La perseverancia requiere sentido común y entender que tal vez no lo logremos de inmediato; sin embargo es importante volverlo a intentar, rendirse no es una opción para el que persevera. Necesitamos estar preparados para enfrentar los retos que el mundo actual nos presente, con un compromiso firme y decidido para cumplir nuestras metas y sueños.

Daniel 12:13
Pero tú, persevera hasta el fin y descansa, que al final de los tiempos te levantarás para recibir tu recompensa.

Isaías 26:3: Tú guardaras en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera porque en ti ha confiado.

 ¿ En que cosas has fallado en ser perseverante ? ¿ En que cosas has tomado la decisión de ser perseverante?

Un poco más acerca de mi

Pastor del ministerio de jóvenes Grace Connection” del Centro Cristiano Gracia y Verdad del pueblo de Yabucoa, Puerto Rico. Soy esposo y papá, blogger , para invitaciones me puedes escribir a agenda@jrberrios.com

Me puedes seguir en las redes sociales en Facebook como José Rene Berrios-Pastor , en Twitter e Instagram en jrberriospr y Snapchat: jrberrios28 y en nuestra página de internet www.jrberrios.com

Ponte en forma 2

En el día de ayer estuvimos hablando acerca de como el estudiar la biblia nos llena de eso músculos espirituales. Hoy hablaremos de como la oración es como el ejercicio cardiovascular, nos llena de la energía y vitalidad que necesitamos. Uno de los ejercicios cardiovasculares mas utilizados lo es el  salir a correr, pero esto también es parte de un proceso.

Cuando estamos comenzando, no podemos pretender comenzar a corre, sino que debemos comenzar caminando poco a poco por varias razones. 1)Nuestro cuerpo no esta acostumbrado y 2)  Ni nuestros pulmones ni nuestro corazón aun tienen la resistencia necesaria para aguantar ese empuje. Pero si mantenemos aquí también una disciplina y somos consistentes, vemos como poco a poco podemos comenzar entonces a trotar y luego podemos comenzar a correr porque ya nuestro corazón y nuestros pulmones han ido adquiriendo el aire y las fuerzas necesaria para hacerlo.

Generalmente el beneficio que las personas más buscan al comenzar a correr es bajar de peso, bajar la presión arterial y bajar el famoso estrés. Si me permiten comparar esto con la oración en el sentido espiritual es similar de varias formas. Según no debemos comenzar corriendo sino que debemos caminar, la oración la podemos manejar mejor si comenzamos a hacerlo en un proceso gradual. A veces escuchamos a nuestros pastores, recursos invitados y otros lideres hacer unas oraciones que decimos ” wow” tratamos de hacerlo de manera similar, pero nos damos cuenta que a veces no encontramos las palabras y eso nos llena de frustración.

Saben, la oración es el arma más poderosa que como creyentes tenemos en nuestras manos. La oración no es otra cosas que hablar con nuestro padre celestial. Lo más curioso es que la oración no requiere el que usemos palabras complicadas y rebuscadas, no requiere que utilicemos palabras tipo versión de la biblia Reina Valera, no, solo requiere de un corazón sincero delante de Dios. Eso fue lo que sucedió cuando Dios escogió a David como rey de Israel, el miro el corazón y no la apariencia.

La oración es algo que según lo vamos practicando, nos sentimos más confiados y cómodos al hacerlo y vemos como sentimos el deseo de orar un poco más, y vemos como van viniendo a nuestro corazón mas motivos y necesidades por las cuales orar. La oración no requiere de que estés cierta cantidad de horas al día haciéndolo, pero si debemos dedicarle un tiempo de calidad y debemos hacerlo de manera sincera y no por obligación. Cada ves que oramos nuestra fe se va afirmando y a la vez crece . La oración nos la resistencia, la energía y vitalidad que necesitamos para seguir adelante a pesar de las circunstancias y al igual que el correr físicamente ayuda al corazón y lo fortalece, la oración quita cargas de nuestro corazón y lo hace más fuerte.

5:13:¿Alguno de ustedes está pasando por dificultades? Que ore. ¿Alguno está feliz? Que cante alabanzas. 14 ¿Alguno está enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia, para que vengan y que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. 15 Una oración ofrecida con fe, sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere; y si ha cometido pecados, será perdonado.

No se trata de ti…

Que mucha carga nos produce a veces el saber que estamos a cargo de algo , quizás una tarea, una responsabilidad o un puesto ya sea en el trabajo o en la iglesia. Empezamos a pensar  ¿y si me sale mal? ¿ y si no quedan satisfechos? yo no creo tener la capacidad para eso … o quizás dices todavía no, quizás en un futuro. Estas dudas e interrogantes las hemos vivido todos en algún momento de nuestras vidas. Y sin lugar a dudas, la vida esta llena de retos que debemos enfrentar.

Por el otro lado, hay personas que piensan que el mundo gira alrededor de ellos. Creen tener la capacidad de lograrlo todo en la vida basados sólo en su talento y sus capacidades. Continuamente siguen añadiendo cargas a sus agendas de trabajo, compromisos profesionales, personales, en la iglesia y por último sus familias. Llega el momento en que empiezan a descuidar su salud, áreas de su trabajo, compromisos, la iglesia y también familiares. Es ahí cuando llega el peligro, nos debilitamos física y espiritualmente y esa es la puerta que el enemigo utiliza para atacarnos.

Pero la verdad es que ninguno de los dos extremos es saludable. Ni lo que hacemos, ni lo que somos se trata de nosotros, se trata de Dios. No podemos enfocarnos en nuestra falta de capacidad o en creer que somos capaces de todo. Les ofrezco dos ejemplos, el primero es uno muy conocido, Sansón. En Jueces 13 vemos que este hombre fue escogido por el mismo Dios desde antes de nacer con la promesa de salvar a Israel de su más feroz enemigo, los filisteos. Más adelante vemos que dice, que el niño creció y Dios lo bendijo. Sansón sabía que Dios estaba con él y comenzó a coquetear con el pecado confiándose en las habilidades y el poder que Dios le había dado.

Sus propios padres le advirtieron los errores que estaba cometiendo, pero él no quiso escuchar. El fin de la historia, la mayoría lo conocemos, Sansón siguió pecando y el espíritu del Señor se apartó de él, cayendo en manos de sus enemigos y siendo objeto de burlas. Sansón clamó a Dios arrepentido y El lo escuchó, lo perdonó y su espíritu volvió a Sansón, pero este tuvo una muerte prematura, nunca cumpliendo con el potencial y la misión que Dios le entregó.

El segundo ejemplo lo fue Gedeón. Nuestro amigo Gedeón  era un hombre común y corriente, como tú y como yo. En Jueces 6 vemos que era un hombre quejoso y con falta de autoestima. Cuando el ángel se le apareció para decirle que había sido escogido por Dios para liberar a su pueblo de los madianitas lo primero que se le ocurrió fue cuestionarlo ¿por que les estaba pasando eso? segundo le dijo ¿enviado? ¿Yo? ¿por que? si yo soy de los pobres el más pobre. El Señor le reafirmó que estaría con él, y aún así le pidió 2 confirmaciones más. La historia en esta ocasión tiene un final feliz, Gedeón venció a su enemigo que tenía un ejercito de más de 120 mil soldados con sólo 300 hombres de su lado, la diferencia, Dios estuvo con él.

El punto final que quiero dejar en tu mente es que lo que Dios te envió a hacer ya sea en tu iglesia, trabajo, familia u otros, no depende ni de ti ni de tus capacidades, depende única y exclusivamente de Dios. ¿ No te quita eso un gran peso de sobre tus hombros? a mi si.

¿ Tienes a Jesús en el barco?

Hoy en día existen tantas cosas a nuestro alrededor que nos llenan de ansiedad. El crimen, la droga y la violencia arropan sin control nuestra isla y por lo que se ve en los noticieros, arropa también el resto del planeta.  Ya casi ni podemos salir a la calle sin el temor de que algo nos pueda pasar a nosotros o nuestra familia. La economía está en un nivel muy bajo no solo en Puerto Rico, sino en diferentes partes del mundo.

A la misma vez llegan las preocupaciones de si ¿Me quedaré sin trabajo? ¿Cómo pagaré la casa, el auto, la luz, el agua y la compra? Y así podríamos seguir añadiendo las cosas que causan temor o ansiedad a la gente. Es una realidad que en momentos llegara el temor y la preocupación. Pero algunas personas no se preocupan de forma ocasional, sino que se preocupan de forma recreativa, o sea, lo han hecho un estilo de vida. Tal vez ni siquiera puedas recordar la ultima ocasión en que no estuviste preocupado por algo, de hecho te asusta el no estarlo.

Muchas veces este tipo de comportamiento lo aprendemos de la gente más cercana a nosotros, ya sea amistades, familia o nuestra pareja. Este tipo de ansiedad de la que Dios quiere librarnos no se refiere solo a los pensamientos de temor, sino que nos quiere librar de la ansiedad tóxica, que es la que hace que los pensamientos negativos persistentes nos hagan sentir derrotados se mantenga dando vueltas en nuestras mentes. Lamentablemente también, el desánimo y el temor son sumamente contagiosos. Dios te ama, y al amarte echa fuera todos tus temores.

La Biblia nos dice en 1 Juan 4:18: En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor.

2 de Timoteo nos reafirma esto al decirnos: Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Dios ya nos ha dado a los que confiamos en el todas las herramientas necesarias para vencer toda prueba y amenaza. El poder que El nos entrego nos pertenece y por tanto tenemos la autoridad y el derecho para utilizarlo. Ese mismo poder nos llena de una energía y una vitalidad espiritual que es efectiva y productiva.

Las situaciones difíciles continuaran llegando, los problemas y la ansiedad seguirán tratando de tocar a tu puerta, pero siempre que lleguen recuerda que el perfecto amor de Dios echa fuera el temor. Los dejo con este ultimo pensamiento de John Ortberg : La paz no proviene de encontrar un lago sin tormentas.Viene de tener a Jesús en el barco.

Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com