Archive for the ‘Jesús’ Category

Conocer ≠ a Relación

Hace ya unos años atrás yo trabajaba como asistente de fotografía para una revista importante del país. Gracias a eso pude conocer varias personalidades famosas, pero las más que me impactaron en aquel momento fue conocer a Emilio y Gloria Estefan. Pude pasar varias horas en el mismo lugar que ellos, escucharlos contar anécdotas, reír, y aunque hoy día ya no se escucha mucho hablar de ellos en ese tiempo eran muy famosos y seguían estando activos en el ojo público. Definitivamente fue una tremenda experiencia que hoy aún recuerdo claramente.

Pero si yo decidiera hoy darme unas vacaciones por Miami y darme la vuelta por la casa de la familia Estefan, y pido  al personal de seguridad entrar para visitarlos llamarán a Emilio para que salga a recibirme. Para su sorpresa cuando me vea allí me va a decir “¿Y quien eres tu?” y en ese momento yo le digo “Pero ¿Millo no me recuerdas? nos conocimos hace varios años en una sesión de fotografía.” De seguro me dirá “yo no te conozco”, y si de casualidad yo insistiera en que nos conocemos e intento entrar a la casa, el dirá “este tipo esta loco” e iré a parar a la cárcel. ¿Por qué? Pues porque en realidad no nos conocemos.

Definitivamente yo he escuchado hablar de Emilio Estefan, lo he visto en persona, si me preguntan algún detalle de su vida artística quizás hasta pueda responder correctamente, pero si me pidieran algún detalle íntimo y personal de su vida, probablemente no podría responder. ¿Por qué? Si ya adivinaron, porque en realidad no lo conozco.

Exactamente esto mismo les sucede a algunas personas en su relación con Jesucristo. Saben quien es por referencias, han escuchado su nombre, saben que es el hijo de Dios, conocen personas que conocen el nombre de Jesús, quizás llevan mucho tiempo asistiendo a una iglesia, pero en realidad, en lo más profundo de su ser, no conocen a Jesús. Todos nosotros en algún momento de nuestra vida, hemos deseado tener esa conexión que hará una diferencia en nuestras vidas. Unos los buscan en la fama, en ser reconocidos, otros lo buscan en su pareja, otras personas creen que consultando a adivinos y a las estrellas van a encontrar algún tipo de conexión divina. Pero la única relación que podrá llenar nuestra alma, es nuestra relación con Jesucristo.

Romanos 10: 9-10: Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.

Cuando este versículo dice que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, no se refiere meramente que repitas unas palabras aceptando que El es el hijo de Dios, sino que tengas la plena seguridad, sin la más mínima duda que Jesucristo es el hijo de Dios y que por medio de él y de esa confesión tus pecados son perdonados y recibes la salvación. ¿Salvación de qué? Del pecado y de la maldad, y de las mismas garras del enemigo.

Cada uno de nosotros debe procurar tener una relación muy personal con Jesús, no solo los domingos u otros días que se reúna la iglesia, sino una relación estrecha entre Jesús y tú. Una relación de crecimiento constante, una relación donde poco a poco tu quieras y procures conocerlo más, una relación que crece por medio de conocer su palabra, obedecerla y de orar, o sea hablar con Jesús. Tu quizás dirás ¿Hablar con Jesús? ¿Eso no parece cosa de locos? Pues te diría que no es cosa de locos, te diría que es algo que debe ser lo más importante en tu vida. Jesucristo esta mas interesado en escucharte de lo que tu piensas, tu eres la razón por la que El decidió entregar su vida en la cruz del calvario para ofrecerte el perdón de todos tus pecados.

Juan 17:3: “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.”

¿Verdaderamente conoces a Jesús? Si la respuesta es no ¿ Te gustaría conocerlo?  Me gustaría saber tu opinión.

(Derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios)

Nuevas oportunidades

A todos nosotros nos gusta que se nos concedan nuevas oportunidad. Como seres humanos que somos, fallamos en mas ocasiones de las que nos gustaría. Cada vez que se acerca un nuevo año solemos hacer resoluciones que nos gustaría alcanzar durante el año, pero por distintas razones la mayoría nuestras resoluciones se quedan como un simple deseo.

Muchas veces el haber ya sea fracasado en tantas ocasiones o el no saber como alcanzar nuestras metas, nos llena de frustración y eso es algo muy normal y hasta cierto punto comprensible. Yo también he cometido muchísimos errores, yo también he fijado metas y resoluciones que luego no he logrado alcanzar en parte por falta de dedicación o falta de un plan a seguir. Afortunadamente Dios es El Dios de las oportunidades. El no solo ofrece una segunda oportunidad, sino que ofrece múltiples oportunidades.

Pero tu y Yo no somos los únicos que hemos necesitado nuevas oportunidad. Hace miles de años atrás el apóstol Pedro necesito una nueva oportunidad de parte de Jesús. Luego de haberlo seguido por tres años y proclamado su total fidelidad a su persona y ministerio, cuando llego el momento de la verdad, le fallo.

Mateo 26:74-75: Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: «No conozco a ese hombre.» Y enseguida cantó el gallo. Entonces Pedro se acordó de que Jesús le había dicho: «Antes de que cante el gallo, me negarás tres veces.» Y saliendo de allí, lloró amargamente.

Pedro le había fallado a la persona que había jurado nunca fallarle y se sentía destruido, imagino que pensó que de esta no se levantaría  Que bueno que el hijo de Dios no piensa como nosotros, Jesús nunca le cerro la puerta de la oportunidad a Pedro, al contrario sabia que luego de esta experiencia Pedro se levantaría aun mas fuerte.

Juan 21:17: Le preguntó por tercera vez: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres? A Pedro le dolió que Jesús le dijera la tercera vez: «¿Me quieres?». Le contestó:Señor, tú sabes todo. Tú sabes que yo te quiero.Jesús dijo: Entonces, alimenta a mis ovejas.

Yo no creo que Jesús le hizo esta pregunta en tres ocasiones porque dudara de la palabra de Pedro, sino porque estaba ofreciéndole la oportunidad a Pedro de expresar ese amor y ese compromiso. Pedro le había negado en tres ocasiones y ahora tuvo la oportunidad de reafirmar su amor a Jesús en tres ocasiones una por cada vez que le negó.

Dios es un Dios restaurador y al igual que le ofreció una nueva oportunidad a Pedro y lo coloco en el liderazgo de el resto de sus discípulos  hoy te ofrece una nueva oportunidad a ti de comenzar de nuevo en este nuevo año que acaba de comenzar. Mi oración es que aproveches las nuevas oportunidades que te ofrece el señor y que logres alcanzar todas tus metas. Que el 2013 sea el año en que logres acercarte mas a Dios y comenzar una nueva aventura con El. Que puedas ser influencia y hacer la diferencia en dondequiera que te encuentres.

 

El regalo que no me gané

Me gustaría comenzar haciendo una pregunta  ¿Cuantos alguna vez han recibido un regalo que saben que no se lo habían ganado? Estoy seguro que si transportamos nuestras mentes a cuando éramos niños encontraremos muchas historias que contar acerca de eso.

Ese día de tu cumpleaños en donde no te comportaste muy bien, desobedeciste las ordenes de tus padres pero aun así, ellos decidieron entregarte tu regalo, aunque no te lo habías ganado…

Puede ser la ocasión en que querías ser parte de un equipo deportivo en tu escuela, pero tus padres te dijeron que tus calificaciones debían ser buenas para recibir el permiso de participar en el equipo, paso el tiempo y tu decidiste esforzarte poco para estudiar y una vez llegaron tus calificaciones, no fueron las que tus padres esperaban, aun así con amor ellos se sentaron contigo, con amor te explicaron porque deseaban que estudiaras y tuvieras una carrera, luego de esta conversación, aun así te permitieron participar del equipo.

Ya de adultos, en tu lugar de trabajo, apenas completabas las labores a tiempo, tu tiempo de almuerzo, lo extendías unos minutos mas allá de lo permitido, pensando que nadie se daba de cuenta, llegabas tarde constantemente, una vez llega el tiempo de las evaluaciones para decidir si te mereces un aumento de sueldo, tu jefe te llama a la oficina, te habla de cómo se ha dado cuenta de todo lo que has estado haciendo y lo que no has estado haciendo, de tus constantes tardanzas, te dice amablemente que él sabe que tu puedes hacer un mejor trabajo, que espera mas de ti, que sabe que tú tienes el potencial, al final de la charla te dice que aunque en este momento no te lo ganaste, sabe que tu familia depende de esto y decide ofrecerte otra oportunidad y te otorga el aumento de sueldo.

Todas estas historia tienen algo en común, ninguno de los protagonistas se gano el favor que les fue ofrecido aun así, les fue otorgado un premio. Así mismo es nuestro Dios, aun sin nosotros merecerlo, eso se llama, la gracia de Dios. Nuestra salvación, es algo que es un regalo de Dios, y es ninguno de nosotros hemos podido hacer nada para ganarla.

Romanos 9:15-16: Pues Dios le dijo a Moisés: Tendré misericordia de quien yo quiera y mostraré compasión con quien yo quiera. Por lo tanto, es Dios quien decide tener misericordia. No depende de nuestro deseo ni de nuestro esfuerzo.

Dios nos ofrece su salvación por medio de su gracia, o sea no por obras, ya que por mejores personas que seamos, las obras no son suficientes para ganar esa salvación, Dios por su bondad nos la ofrece a todos los que decidimos creer en El y en su hijo Jesucristo.

Juan 1:17: pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.

El tema a veces se hace un poco complicado de entender, pero explicado de manera sencilla lo que quiere decir es que la idea de que la gracia es algo que Dios da sin tomar en cuenta las acciones, deseos, ni intenciones sean malas o sean buenas, es un regalo que Cristo nos dio cuando fue a la cruz a morir por cada uno de nosotros, ese es el mejor regalo que no me gane pero lo recibí solo por el amor de mi padre.

Bien cuidados

Salmo 23:1 : El Señor es mi pastor, nada me faltará

Con estas hermosa palabras comienza el Salmo más conocido en el mundo entero. Muchos de nosotros podemos recitarlo de memoria. ¿Pero, realmente lo creemos cuando lo decimos?

Este Salmo nos habla acerca de la fidelidad de nuestro Dios. Es una declaración poderosa acerca de nuestra confianza en Dios. Este versículo nos transporta a esa época cuando una de las oficios más comunes era el pastorado.  Con frecuencia el más joven de la familia era el encargado de las ovejas. Los rebaños de las ovejas necesitaban de una protección constante debido a que en ese tiempo existían muchos peligros para ellas, ya que habían muchos animales salvajes que querían hacerle daño y matar las ovejas para comerlas.

El pastor atravesaba por muchos peligros para mantener sanas y salvas a sus ovejas. Una de las obligaciones mas importantes para el pastor era el proveerle alimento a sus ovejas. Regularmente para el tiempo de la primavera había abundancia de pastos verdes para las ovejas, pero una vez llegaba el verano o los meses de invierno, los pastos empezaba a secarse y  podía escasear el alimento.  El pastor buscaba hasta el cansancio y no se detenía hasta que en algún lugar encontraba el alimento necesario para sus ovejas, muchas veces no era fácil encontrarlo, pero el pastor no cesaba de buscar hasta encontrar ese alimento.

Estos animalitos solían ser bien dociles, animales pasivos, indefensos que facilmente se perdían y si su pastor no las dirigía directamente hasta su alimento, muchas veces no podían encontrarlo. Las ovejas, al ser animales indefensos era más seguro para ellas el mantenerse unidas en grupo, pero si una de estas ovejas se perdía tratando de buscar alimento, se convertía en presa facil para los depredadores. La vigilancia y la atención del pastor era vital para proteger a las ovejas y evitar que se alejaran del grupo. Pero las ovejas no sentían ninguna preocupación, simplemente, confiaban del cuidado de su pastor. ¿Podemos decir nosotros lo mismo?

Nosotros también somos ovejas al cuidado de nuestro pastor, pertenecemos a Dios de dos maneras, primero porque El nos creo, Efesios 2:10: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús y segundo porque El nos salvó, Jesús entregó su vida en la cruz del calvario para darnos la salvación y alejarnos del pecado a cada uno de nosotros.  Juan 10:11 nos dice: Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas.

Dios se encargará de cubrir nuestras necesidades más profundas, como expresa David en este Salmo, Dios se encargará de que nada de lo que necesitemos nos falte. Eso no quiere decir que concederá cada una de nuestras peticiones por el auto deportivo último modelo, o la casa de lujo o la computadora último modelo, sino que el suplirá nuestras verdaderas necesidades. Un ingrediente necesario aquí es nuestra fe, es necesario que pongamos toda nuestra confianza en Dios. Si El envió a su único hijo a morir por ti en la cruz del calvario para perdonar tus pecados, ¿No crees que también esta dispuesto a suplir tus necesidades?

Cuando el temor y las dudas se quieran sembrar en tu mente, recuerda El Señor es mi pastor, nada me faltará, cuando la economía se ponga difícil y no sabes como llevarás el alimento a tu casa recuerda El Señor es mi pastor, nada me faltará. Si en algún momento tu salud se quebranta y no sabes que sucederá recuerda El Señor es mi pastor, nada me faltará. No importa cual sea tu más profunda necesidad, no te olvides que El Señor es mi pastor, nada me faltará.

A la batalla

¿Por qué Dios nos deja luchar? Esa pregunta solemos hacerla cuando estamos atravesando tiempos difíciles. La verdad es que, nadie le gusta atravesar por tiempos difíciles. Hay otra pregunta que también formulamos en esos momentos, ¿Por qué si Dios es tan amoroso permite que pasemos por tiempos difíciles? Los primero que quiero dejarte saber es que El entiende todas tus luchas.

Jesús el hijo de Dios, fue perseguido y probado en todo. Al igual que tú y yo, El tuvo grandes batallas. Pero El pudo vencer cada una de esas luchas, y lo hizo por amor a ti y a mí.

Pero te presento a alguien que también tuvo muchas luchas y con quien nos podemos identificar, fue perseguido y probado, este fracaso en muchas ocasiones, tuvo dudas y miedo, su nombre es Pedro. Este hombre aprendió de todas esas luchas, se levanto y fue restaurado por Jesucristo y fue el líder sobre el cual Jesús confió el liderato de su iglesia.

Pedro nos dice en su primera carta; 1 Pedro 4:12: Amados nos se sorprendan del fuego de prueba que ha venido, como si alguna cosa rara les sucediera.

Es inevitable, las luchas vendrán a nuestra vida, la biblia nos dice en Juan 16:33: Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.

No es la lucha en si lo que determina tu éxito o tu fracaso, no es lo que haces en la lucha lo que lo determina, sino lo que Dios está haciendo dentro de ti durante la lucha. ¿Hay alguna manera de evitar las luchas?

Puede que sí, pero aunque nos gustaría que las luchas fueran eliminadas, si eliminas la lucha, junto con ella eliminas el carácter, la madures y la profundidad que ellas traen, además que te podrías estarías alejando del plan de Dios para tu vida.

La lucha es una de las mejores universidades que nos brinda la vida para desarrollar nuestro carácter y nuestra fe. Provee lecciones que traen profundidad a nuestras vidas. Así que amigos y amigas, antes de pedir que las pruebas sean eliminadas de tu vida, piénsalo dos veces, y pregúntate que puedes aprender a través de esta lucha, que Dios está hablando a tu vida a través de ella y como una vez con la ayuda de Dios venzas esta prueba, puedes ayudar a otros atravesando la misma situación.

Por último te digo no desmayes, no te rindas. Cuando mas creas que estas por desfallecer es cuando Dios se hace más fuerte en tu vida. El jamás te abandonara, Hebreos 13:5 dice Nunca te dejare jamás te abandonare, así que amigo y amiga, esfuérzate y se valiente, no temas porque como dice la ya conocida reflexión “Huellas en la arena,” cuando veas un solo par de huellas en la arena es porque El te lleva en sus brazos, Dios te bendiga.

Arena Movediza

Si te gustan las películas de suspenso, probablemente has visto alguna en que uno de los personajes queda atrapado en arena movediza, y por lo general son tragados por ellas. Las arenas movedizas son básicamente una mezcla de arena, arcilla, agua salada y aire. Cuando no hay nada que ejerza presión sobre ellas, se comportan como un material sólido; sin embargo, cuando cualquier presión se ejerce sobre ellas, pasan a desmoronarse y a convertirse en una especie de líquido.

Si llevamos esta ilustración a la vida espiritual, nos puede suceder algo similar. Proverbios 14:12: Delante de cada persona hay un camino que parece correcto, pero termina en muerte.

Cada uno de nosotros tiene la libertad de escoger el camino por el que desea llevar su vida. Dios nos ha dado esa libertad. Él como Dios todopoderoso que es, pudo habernos creado sin la autoridad para decidir, pero El escogió darnos esa libertad. Hay muchos factores que ejercen influencia sobre nosotros al momento de decidir, pero siempre debemos de tener cuidado de cual camino escogemos.

En la vida encontraremos muchos caminos que nos parecen muy llamativos, los miramos y en nuestra mente existen innumerables razones para tomarlos, pero ten mucho cuidado. Al igual que con la arena movediza estos caminos parecen normales, parecen caminos seguros, pero nos llevan directo a la muerte. El mismo Satanás pondrá muchas ofertas tentadoras delante de ti, ofertas que te llevan al pecado: amor al dinero, tentaciones sexuales no importa si eres solter@ o casad@, negocios ilícitos o engañosos, la mentira, la traición, etc.

El tener mucho dinero no es pecado, pero como obtienes el dinero y en que lo inviertes puede serlo, una vez eres controlado por el dinero o las posesiones, te diriges a un camino de muerte, directo a las arenas movedizas de la vida. Hoy en día también vivimos en un mundo sexualizado, y este si es un camino letal, infidelidades, matrimonios y relaciones destruidas, hijos rebeldes y enfermedades que te llevan a la muerte.

En fin, el enemigo hará lo posible por hacerte tomar un camino que te aleje de Dios, tal y como lo hizo con Adán y Eva. El camino que te presenta el enemigo jamas te parecerá peligroso, no luce como un camino de muerte, y ese es su mayor peligro. Una vez lo tomas no te darás cuenta a donde te lleva hasta que quizás las consecuencias sean inevitables.

Pero hay un solo camino que es verdaderamente recto y nos lleva por un camino que nos da vida en abundancia, y es a través de Jesucristo. Juan 14:6: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí.

No existen muchos caminos para llegar a Dios, sino uno solo y es a través de Jesucristo, no te dejes engañar. El camino que Jesús nos ofrece es un camino que nunca va a contradecir la palabra de Dios, es el único camino que te llevara directamente a nuestro padre celestial. Si deseas vivir la vida a plenitud, si deseas siempre tomar el camino correcto, hay un solo camino, se llama Jesús el hijo del Dios viviente.

Wi-Fi

¿Cuantos de ustedes se conectan a Internet utilizando una señal Wi-Fi? es un mecanismo de conexión de Internet a dispositivos electrónicos de forma inalámbrica. Algunos de los dispositivos habilitados para recibir señal Wi-Fi son las computadoras, algunos teléfonos y consolas de vídeo juegos. Estos dispositivos se pueden conectar al Internet a través de un punto de acceso de red inalámbrica. Regularmente ese punto de acceso tiene un alcance aproximado de unos 65 pies de distancias en interiores y pudiera tener un poco más de alcance en algunos lugares al aire libre.

Mientras más te alejes del punto de conexión a Internet, tu señal puede comenzar a ponerse lenta, y si por alguna razón te alejas demasiado del punto de acceso a la red inalámbrica, tu conexión de Internet se desconecta y ya no tendrías acceso a la red. Sabes en el caso de los seres humanos nos sucede algo parecido. Fuimos creados para estar cerca de Dios.

Dios es nuestro punto de acceso, mientras más cerca estemos de Él, nuestra conexión será más sólida, ya que al igual que los dispositivos electrónicos, si nos alejamos de la fuente que nos provee acceso a Dios, nuestra conexión se torna lenta, y si nos continuamos alejando, eventualmente nos quedamos sin acceso.

Jesús nos dice en Juan 15: 5: Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. La palabra permanecer quiere decir quedarse o persistir. ¿Quieres alcanzar tus sueños? , ¿Te gustaría ser bendecido? ¿Quieres ser un mejor hijo o hija, esposo o esposa, un mejor padre?

Mantente lo más cerca posible a la fuente que te provee tu conexión al padre, camina de la mano de nuestro señor Jesucristo, Él es todo lo que necesitas, con Él lo tenemos todo, sin Él, no tenemos nada, porque apartados de El nada podemos hacer.

Un poco más acerca de mi

Pastor del ministerio de jóvenes Grace Connection” del Centro Cristiano Gracia y Verdad del pueblo de Yabucoa, Puerto Rico, esposo y papá, predicador y blogger .

Para invitaciones pueden hacerlo a mi email jrberriosministries@gmail.com, nos pueden seguir en todas las redes sociales como JR Berrios Ministries

Facebook: https://www.facebook.com/jrberriosministries/

Twitter: https://twitter.com/jrberriospr

Snapchat: https://www.snapchat.com/add/jrberrios28

Instagram: https://www.instagram.com/josereneberrios/

¿ Tienes a Jesús en el barco?

Hoy en día existen tantas cosas a nuestro alrededor que nos llenan de ansiedad. El crimen, la droga y la violencia arropan sin control nuestra isla y por lo que se ve en los noticieros, arropa también el resto del planeta.  Ya casi ni podemos salir a la calle sin el temor de que algo nos pueda pasar a nosotros o nuestra familia. La economía está en un nivel muy bajo no solo en Puerto Rico, sino en diferentes partes del mundo.

A la misma vez llegan las preocupaciones de si ¿Me quedaré sin trabajo? ¿Cómo pagaré la casa, el auto, la luz, el agua y la compra? Y así podríamos seguir añadiendo las cosas que causan temor o ansiedad a la gente. Es una realidad que en momentos llegara el temor y la preocupación. Pero algunas personas no se preocupan de forma ocasional, sino que se preocupan de forma recreativa, o sea, lo han hecho un estilo de vida. Tal vez ni siquiera puedas recordar la ultima ocasión en que no estuviste preocupado por algo, de hecho te asusta el no estarlo.

Muchas veces este tipo de comportamiento lo aprendemos de la gente más cercana a nosotros, ya sea amistades, familia o nuestra pareja. Este tipo de ansiedad de la que Dios quiere librarnos no se refiere solo a los pensamientos de temor, sino que nos quiere librar de la ansiedad tóxica, que es la que hace que los pensamientos negativos persistentes nos hagan sentir derrotados se mantenga dando vueltas en nuestras mentes. Lamentablemente también, el desánimo y el temor son sumamente contagiosos. Dios te ama, y al amarte echa fuera todos tus temores.

La Biblia nos dice en 1 Juan 4:18: En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor.

2 de Timoteo nos reafirma esto al decirnos: Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Dios ya nos ha dado a los que confiamos en el todas las herramientas necesarias para vencer toda prueba y amenaza. El poder que El nos entrego nos pertenece y por tanto tenemos la autoridad y el derecho para utilizarlo. Ese mismo poder nos llena de una energía y una vitalidad espiritual que es efectiva y productiva.

Las situaciones difíciles continuaran llegando, los problemas y la ansiedad seguirán tratando de tocar a tu puerta, pero siempre que lleguen recuerda que el perfecto amor de Dios echa fuera el temor. Los dejo con este ultimo pensamiento de John Ortberg : La paz no proviene de encontrar un lago sin tormentas.Viene de tener a Jesús en el barco.

Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com