Lo que haces habla más fuerte que lo que dices

Era una mañana de verano espectacular, tenía 5 años de edad y recién había terminado mi primer año de escuela, me madre me había prometido que si terminaba el grado con buenas calificaciones iríamos por primera vez de viaje a Disney world y yo cumplí mi parte de la encomienda y ahora mi madre estaba cumpliendo la suya.

Luego de un par de horas caminando por los predios del parque, mi madre se dirigía al baño de dama y justo antes de entrar me dijo estas palabras “Voy a entrar y regreso enseguida, no te muevas de aquí porque hay muchas personas en el parque y te puedes perder”. Por supuesto le dije que le obedecería.

Pero tan pronto ella entro al baño me percate que a tan solo unos pasos uno de los shows acuáticos había comenzado. Como niño al fin comencé a caminar como hipnotizado para ver mejor el espectáculo, olvidando lo que mi madre me había dicho un minuto atrás.

No sé cuánto tiempo paso aunque asumo no pasaron ni 5 minutos, que mi madre salió del baño y no me encontró en el lugar que me dejo, demás está decir que entro en pánico y comenzó a buscarme por todos lados, creo que tan solo pasaron unos dos minutos antes de encontrarme, pero cuando lo hizo, pude confirmar que no bromeaba cuando me dijo no debía moverme del lugar que me indico.

¿Podía legalmente acercarme a ver el show que estaba viendo? Por supuesto que sí, ya mi madre había pagado la entrada al parque, ¿Me convenía moverme de donde mi madre me pidió no me moviera? Pues puedo decir que la experiencia me confirmo que no me convenía, ya que había recibido una instrucción y con mis acciones las desobedecí.

Les ofrezco otro ejemplo, yo tengo una escalera que me ayuda a subir al techo de mi casa, una vez en el techo yo pudiera saltar de cabeza ¿Algo me lo impide? Pues la realidad es que no y la ley de gravedad está a mi favor, pero la pregunta es ¿Me conviene saltar de cabeza al concreto? Creo que ya tú sabes la respuesta.

Lo mismo sucede muchas veces cuando actuamos contrario a lo que Dios nos dijo. ÉL  no nos obliga a hacer su voluntad, no nos obliga a actuar de cierta manera, pero la realidad es que no nos conviene desobedecerle, ¿Porque? Porque cuando él nos instruye con un consejo, una directriz o un mandamiento lo hace por nuestro propio beneficio como el padre amoroso que es.

El Apóstol Pablo lo explica de esta manera en su primera carta a los corintos.

1 Corintios 10:23: Se dice: «Todo está permitido», pero no todo es bueno. «Todo está permitido», pero no todo es beneficioso.

Podemos decir a todo el mundo que somos cristianos, que servimos a Dios, pero la pregunta es ¿Nuestras acciones respaldan lo que decimos? Como dice el Apóstol Pablo, todo nos es permitido, pero definitivamente no todo nos conviene.

Es necesario que pases tus acciones por el “filtro” de la palabra de Dios y analizar si lo que estás haciendo o lo que vas a hacer agrada a Dios. Después de todo, si eres creyente vives para agradarle a Él ¿Me equivoco?

Es de vital importancia que analicemos todas nuestras acciones, aunque no lo creas, nuestro testimonio puede hacer la diferencia en la vida de las personas que te rodean. Te invito a que de hoy en adelante dediques todo lo que hagas a Dios y vivas de acuerdo a su palabra, te aseguro esa es la mejor decisión.

Colosenses 3:17: Siempre dediquen al Señor Jesús todo lo que digan y lo que hagan, dando gracias a Dios Padre a través de Jesús.

Un poco más acerca de mi

Pastor del ministerio de jóvenes Grace Connection” del Centro Cristiano Gracia y Verdad del pueblo de Yabucoa, Puerto Rico, esposo y papá. Nuestro primer libro estará disponible en el 2016 y va dirigido a Pastores y líderes de jóvenes y a los jóvenes de habla hispana de todas partes del mundo.
Nuestra agenda del 2016 está abierta, nos pueden seguir en las redes sociales en Facebook como José Rene Berrios-Pastor https://www.facebook.com/jrberriosblog, en Twitter e Instagram en jrberriospr y en nuestra página de internet www.jrberrios.com

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com