El premio mayor

La percepción de Dios nunca ha sido igual a la del ser humano. Para nosotros siempre el ganador es el que llega en primer lugar, el que lleva la ventaja, el que es reconocido por sus abundantes logros, no recuerdo nunca haber visto una competencia en donde digan “Y el premio mayor es para, ¡El último lugar! y luego escuchar a la gente enloquecer en aplausos para el último lugar, pero Dios no ve las cosas como tú y yo las vemos.

Mateo 20:16: Así que los que ahora son últimos, ese día serán los primeros, y los primeros serán los últimos.

Hay veces en la vida en que tenemos la percepción de que no estamos avanzando, vemos otras personas alcanzando sus sueños, con peticiones contestadas y aparenta como si tu solo eres un espectador o espectadora.

Me ha sucedido en muchas ocasiones, he visto muchos hermanos y hermanas en la Fe recibir su recompensa, tener sus peticiones contestadas y uno como creyente no puede hacer otra cosa que alegrarse porque la victoria de nuestros hermanos en la Fe es también nuestra victoria, pero nos preguntamos ¿Señor, cuando llegara mi momento?

Probablemente has escuchado el refrán que dice “ El que espera desespera” y quizás pienses que tiene algo de razón, reconozco que me ha sucedido, reconozco que probablemente lo estoy viviendo ahora, pero mira lo que dice el libro de Hebreos.

 Hebreos 6:13-15: Dios juró por su propio nombre, diciendo: «Ciertamente te bendeciré
    y multiplicaré tu descendencia hasta que sea incontable».

 Entonces Abraham esperó con paciencia y recibió lo que Dios le había prometido

Abraham es conocido como el padre de la Fe, Dios le prometió que sería padre de multitudes, pero había un gran problema, Abraham era ya un anciano y su esposa Sara también y además ella era estéril. Parecía que no había forma de que esa promesa se cumpliría, pasaron los años y probablemente vieron cientos de bebes venir al mundo, pero ellos aún no acurrucaban el suyo entre sus brazos.

¿Se equivocó Dios? ¿Les jugo una broma de mal gusto? Por supuesto que no. Aparentaba que Abraham terminaría en último lugar, pero cuando toda esperanza parecía desvanecida Dios entro en escena. Dios se le apareció a Abraham y le dijo, reafirmo mi pacto contigo, serás padre de multitudes

Génesis 21:1-2: El Señor cumplió su palabra e hizo con Sara exactamente lo que había prometido. Ella quedó embarazada y dio a luz un hijo a Abraham en su vejez. Esto ocurrió justo en el tiempo que Dios dijo que pasaría.

Yo no sé qué Dios te ha prometido, no sé porque estas clamando y esperando, pero no desesperes, resiste, esta carrera no es de los que llegan primero, sino de los que perseveran hasta el fin.

Quiero cerrar esta reflexión con estas palabras, aunque parezca que estás perdiendo la carrera, aunque parezca que otros están en primer lugar, en el tiempo indicado Dios cumplirá lo que un día te prometió.

Un poco más acerca de mi

Pastor del ministerio de jóvenes Grace Connection” del Centro Cristiano Gracia y Verdad del pueblo de Yabucoa, Puerto Rico, esposo y papá. Nuestro primer libro estará disponible en el 2016 y va dirigido a Pastores y líderes de jóvenes y a los jóvenes de habla hispana  de todas partes del mundo.

Nuestra agenda del 2016 está abierta,  Si desean contactarme, pueden hacerlo a mi email info@jrberrios.com, nos pueden seguir en las redes sociales en Facebook como José Rene Berrios-Pastor https://www.facebook.com/jrberriosblog, en  Twitter e Instagram en jrberriospr y en nuestra pagina de internet www.jrberrios.com

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com