La integridad de un joven

Como joven siempre enfrente en la escuela la presión de grupo. Esa presión procuraba llevarme a hacer o decir lo que el resto de los jóvenes de mi edad habían determinado era lo más “cool” o en otras palabras lo que ellos entendían satisfacía sus deseos y los hacia ver “bien” delante de los demás jóvenes.

En unas ocasiones me vi en el dilema de ¿Lo hago o no lo hago? ¿Lo digo o no lo digo?

Puedo decir sin temor a equivocarme que no he sido el único en ese dilema, ¿Te ha sucedido lo mismo?

Sé que a través de las diferentes generaciones, en su mundo actual todo joven ha enfrentado este tipo de situaciones donde los lleva a preguntarse si ceden a la presión o si se mantienen firmes en sus convicciones.

Las generaciones modernas no son las únicas que han enfrentado presiones para hacer lo que satisface sus propios deseos o lo que la sociedad ha determinado es “correcto”.

El libro de Génesis, capitulo 39 nos relata la historia de un joven llamado José que se vio en una situación difícil que ponía a prueba su carácter. Si te preguntas ¿Qué es carácter? Te puedo decir en palabras sencillas que carácter es hacer lo correcto aunque nadie este mirando lo que haces o dices.

El carácter del cristiano debe estar basado en nuestra relación con Dios y lo que Él ha determinado en su palabra. El joven José luego de ser vendido por sus hermanos a unos mercaderes, fue llevado a la casa de Potifar, capitán de la guardia del faraón. Aún en medio de esta situación difícil el libro de Génesis nos relata que el favor de Dios estaba con José, tanto así que de esclavo paso a ser el asistente personal de Potifar y quedo encargado de toda su casa y sus propiedades.

Tiempo más tarde comenzó a enfrentar las presiones de la esposa de Potifar para que se acostara con ella. La biblia no nos relata el aspecto físico de esta mujer, pero sabiendo que Potifar tenía un alto puesto y sabiendo que la cultura de ese tiempo daba gran autoridad a estos hombres podemos asumir que su esposa era atractiva.

Génesis nos relata que día tras día esta presión continuaba. ¿Qué debía hacer José? Probablemente él pudo haber elegido ceder a esa presión y “disfrutar” de estar con esta mujer, pero José no lo hizo así. El no ceder a la presión y mantenerse integro le costó caro, a José, la biblia nos relata que fue acusado falsamente por la esposa de Potifar y paso 10 años preso aun siendo inocente.

Pero José era un joven con convicciones sólidas y un joven que amaba a Dios sobre todas las cosas y aun en la cárcel, Dios les mostraba su favor y estaba con Él. Luego de estos años en la cárcel Dios le hizo justicia y lo promovió a segundo en mando en la nación después de Faraón, eso quiere decir en un puesto aún más importante que aquel que lo encero en la cárcel.

Joven que me lees el mantenerte integro, el ser un joven de carácter puede que en un momento te traiga burlas, puede que seas rechazado, quizás hasta te sientas “preso” por ser una persona de carácter, pero el mantenerte firme en tus convicciones te traerá grandes recompensas de parte de Dios. Así que si es necesario corre, huye de la presión y esto te traerá bendición.

Copyright © 2015. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com