Lo que sale de tu boca

Hace unos días atrás publique una reflexión acerca de porque debemos cuidar lo que decimos y hoy continuo con el tema. Entonces, formulo nuevamente la pregunta, ¿Por qué debemos cuidar lo que hablamos?

  • Por qué lo que sale por nuestra boca nos puede contaminar

Mateo 15:10-11: Luego Jesús llamó a la multitud para que se acercara y oyera. «Escuchen les dijo, y traten de entender. Lo que entra por la boca no es lo que los contamina; ustedes se contaminan por las palabras que salen de la boca.

Creo que este texto es sumamente fácil de entender, pero difícil de aplicar para muchos de nosotros. Estudiando un poco más a profundidad el texto encontré el siguiente comentario.

“Los fariseos se fijaban meticulosamente en lo que entraba en la boca (v. 11) y descuidaban por completo lo que salía de la boca. Jesús afirma lo contrario: lo que entra en la boca no afecta su condición espiritual y su aceptación delante de Dios, sino lo que procede del corazón y sale por la boca. En el pasaje que sigue, amplía el concepto.

 No solamente los fariseos se fijaban en el rito de lavado de manos antes de comer, sino que se fijaban en la clase de comida.

 La ley de Moisés clasificaba todas las comidas como aprobadas o prohibidas. Las aprobadas eran sagradas, pero las prohibidas se consideraban comunes, o contaminadas. El término “contaminar” (v. 11) significa literalmente “hacer común”. Marcos agrega: Así declaró limpias todas las comidas (7:19b; comp. Hechos. 10:14).”

En palabras sencillas, más daño nos puede hacer lo que decimos que lo que comemos. Otro problema que podemos descubrir analizando nuestra forma de hablar es que han en tu corazón.

 Lucas 6:45: El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

“De la abundancia del corazón habla la boca”. ¿Pero qué si no hay “abundancia” de buenas cosas almacenadas en su corazón y mente, cosas tales como la fe, esperanza, amor, interés en la obra de Dios en la creación y la redención, deseos de leer literatura edificante, deseos de escuchar música que eleve, celo por ganar personas para Dios y su reino, etx , ¿Que hay almacenado en tu corazón?

Cuantas veces has repetido la frase  “Hable sin pensar”. Nuestra boca revela la realidad que está escondida en el corazón. Si la boca critica, es porque el corazón guarda críticas. Si la boca se queja, es porque en el corazón hay quejas. Si la boca habla con enojo, es porque en el corazón hay enojo. La lengua revela lo que está en el corazón.

Santiago 3:10: De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos,  esto no debe ser así.

Tarde o temprano, las palabras que uno dice delatan la clase de persona que es. ¿Dónde aprendió uno esas palabras? El estudiante tiende a imitar a su maestro, si tu maestro no es Jesucristo, ya es tiempo de cambiar de maestro y dedicar cada aspecto de tu vida a Él.

 

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com