No hay momento perfecto

Eclesiastés 11:4: El agricultor que espera el clima perfecto nunca siembra; si contempla cada nube, nunca cosecha.

Mientras meditaba en este versículo no podía dejar de pensar en cuantas veces no comencé a hacer algo que me proponía simplemente porque no estaba todo perfecto como yo lo hubiera querido.

¿Te ha sucedido? A veces nos decimos o le decimos cosas a los demás como “Comenzare mi negocio cuando mejore la economía” o “Comenzare a hacer ejercicios cuando tenga tiempo” o tal vez, me acercare más a Dios cuando tenga mi vida en orden”.

Según nos dice el sabio Salomón en el versículo anterior, nunca debemos esperar el momento cuando todo parezca seguro para actuar y comenzar a hacer algo o dejar de hacer algo.

En muchas ocasiones el momento propicio lo hacemos cuando decidimos actuar en Fe y con diligencia.

¿Tienes un negocio que deseas comenzar? Trabaja fuerte, oriéntate de los pasos a seguir, pon todo tu empeño y confía en que Dios te abrirá puertas.

¿Deseas sentirte mejor, estar más saludable y verte mejor? Comienza a comer más saludable, cuando vayas al supermercado, no compres comida chatarra y comienza a hacer ejercicios ya. ¿No tienes tiempo? Busca hacer un espacio en tu agenda, sino quizás tengas que hacer ese espacio para visitar tu medico cuando tu salud se afecte.

¿Te gustaría que te ofrecieran una nueva posición en tu empleo actual? Trabaja como si ya tuvieras esa posición que tanto anhelas. Mira lo que nos dice colosenses 3: 23: Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. 

Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo;

No esperes a tener esa posición que tanto deseas para comenzar a trabajar con gusto, el momento es ahora.

¿Deseas acercarte más a Dios y no sabes qué hacer? Mira lo que nos dice Santiago 4:8: Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes.

Dios nunca está lejos, el siempre esta tan cerca como al llamado de tu oración. Dedica tiempo a Dios y su palabra, ora, habla con Él, sus oídos siempre están atentos a tu voz.

Recuerda, las circunstancias perfectas quizás nunca se presenten, tal vez comiences a hacer algo en obediencia a Dios sin saber cuál será el resultado, pero te aseguro que el actuar en Fe y obediencia te traerá muchas recompensas.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com