#TodossomosPedro

Me atrevo asegurar que tú que estás leyendo este escrito posiblemente en más de una ocasión has dicho con mucha convicción lo importante que es Dios para ti. Que Dios tiene un lugar especial en tu vida, que con Dios todo y sin Dios nada, que no importa lo que pase nunca te olvidaras de Dios.

Pero a veces nos llegan situaciones de improvisto, situaciones que nos golpean fuerte y reaccionamos de una manera totalmente diferente a lo que hubiéramos pensado. Si te ha sucedido, no te preocupes, no eres la única persona que le ha sucedido.

El evangelio de Lucas nos relata una conversación que Jesús tuvo con Pedro, te invito a leerla conmigo.

Lucas 22:31-34: Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo; pero yo he rogado en oración por ti, Simón, para que tu fe no falle, de modo que cuando te arrepientas y vuelvas a mí fortalezcas a tus hermanos».

Pedro dijo: Señor, estoy dispuesto a ir a prisión contigo y aun a morir contigo. Jesús le respondió: Pedro, déjame decirte algo. Mañana por la mañana, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces.

En esta conversación entre Cristo y Pedro podemos ver como Jesús le advierte a Pedro que el mismo Satanás había pedido el alma de Pedro para sacudirla como trigo. ¿Cuál era el propósito de sacudir el trigo? Sacar todas las imperfecciones, dejar a la vista todas los defectos y las impurezas del trigo.

Pero el mismo Jesús intercedió delante de Dios por la vida de Pedro y para que durante y luego de la prueba Pedro se mantuviera fuerte y regresara a fortalecer sus hermanos en la fe.

Sabes a nadie le gusta la prueba, pero es durante la prueba que nosotros mismo nos podemos dar cuenta de en qué lugar se encuentra nuestra relación con Dios.

Pedro creía estar fuerte en su compromiso con Jesús y que nada ni nadie lo haría desistir de eso, pero cuando llego la prueba, cuando luego del arresto de Jesús le preguntaron a Pedro ¿Eres tu uno de sus discípulos? El mismo que dijo iría con Jesús hasta la muerte, lo negó, no una ni dos, sino tres veces los negó.

Eso probablemente te ha sucedido a ti, y tengo que confesar que dé a mí me ha sucedido, no estoy orgulloso de eso, pero Dios conoce todas las cosas y sabe que yo fui como Pedro, es más, me atrevo a decir que en algún momento de nuestras vidas, todos hemos sido como Pedro.

Pero a diferencia de Satanás que utiliza la prueba, la sacudida para dañarnos y sacar lo peor de nosotros, Dios utiliza la prueba para sacar lo mejor en nosotros. La prueba es dura, es difícil, pero si te mantienes fuerte, vencerás.

En Puerto Rico hay un refrán que dice “No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”, así mismo es la prueba, es temporera.

2 Corintios 4:17-18: Porque estos sufrimientos insignificantes y momentáneos producen en nosotros una gloria cada vez más excelsa y eterna.

Por eso, no nos fijamos en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

 El versículo 17 nos deja saber dos cosas de la prueba, es insignificante y es temporera. Así que aunque estés pasando o hayas pasado por momentos difíciles, pon toda tu confianza en Dios y veras que serás una persona con una fe más firme una vez termine el proceso.

Eso fue precisamente lo que sucedió con Pedro, una vez venció la prueba se levantó como el sol, más fuerte y brillante que nunca, y eso mismo sucederá contigo.

Mi oración por ti es que seas como Pedro, no porque negaste al señor, sino porque luego de la prueba y el sufrimiento te levantaste más fuerte, listo o lista para cambiar el mundo de la mano de Jesús.

Estamos disponibles para ofrecer talleres o conferencias en tu actividad o iglesia, comunícate con nosotros para más información.  Email: jrberrios28@gmail.com , Facebookhttps://www.facebook.com/jrberriosblog o Twitter: https://twitter.com/jrberrios28

 

 

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com