Invierte tus talentos

Dios nos ha bendecido a todos con diferentes talentos y habilidades. En unos esos talentos y habilidades son más notables que en otros y eso por supuesto no tiene nada malo.

Todos indudablemente tenemos talentos y habilidades, pero tristemente no todos los utilizamos o quizás no le sacamos el mejor provecho. Pero Dios puso esos talentos en nosotros por una razón muy importante, para ponerlos en uso.

Eso lo vemos ilustrado en la parábola de los 3 siervos y la ilustra usando el ejemplo de un hombre de negocios que salía a un largo viaje y reunió a 3 de sus siervos o sirvientes y les confió diferentes cantidades de bolsas de plata.

A un siervo le confió 5 bolsas, a otro siervo le confió 2  y al último siervo le confió 1 bolsa de plata y le pido que lean los siguientes versículos para que veamos el desenlace de la historia.

Mateo 25:19-29:Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 

Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 

 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 

 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

 Quítale, pues, el talento, y entrégalo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 

 ¿Has invertido los talentos que Dios te ha dado o los has escondido por miedo? Sabes, esta historia ilustra de manera precisa lo que un día Dios hará con nosotros.

Es responsabilidad de cada uno de nosotros de usar sabiamente los talentos que Dios nos regaló. A veces creemos que tenemos poco talento comparado con otros, pero lo que ilustra esta historia es que al que se le confía talentos sean pocos o muchos, si los invierte con sabiduría, tendría el privilegio que se confiaría más talentos, más habilidades y responsabilidades, más influencia y sí, porque no, más dinero.

Si en lo poco eres fiel y lo inviertes sabiamente, Dios sin lugar a dudas te dará confiara más.

Llegará el momento en que ya sea cuando nos toque partir de este mundo o cuando un día el venga a buscar su pueblo estaremos delante de Dios y Él nos dirá “cuéntame”, ¿Qué hiciste con los talentos y habilidades que te di?

Si los pusiste en uso, si los aprovechaste y fuiste de bendición a otros te dirá “muy bien hijo mío o hija mía, te ¡felicito¡ pero si decidiste no usarlos sabiamente o simplemente guardaste tus talentos y no los usaste ¿ Que le dirás a Dios?

Así que sea que tengas muchos talentos o tengas uno solo, úsalo inviértelo y veras que lo que tienes será multiplicado.

Estamos disponibles para ofrecer talleres o conferencias en tu actividad o iglesia, comunícate con nosotros para más información.  Email: jrberrios28@gmail.com , Facebook https://www.facebook.com/jrberriosblog o Twitter: https://twitter.com/jrberrios28

 

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com