Vasijas Vacías

¿Alguna vez has estado en una situación donde no hay salida? ¿Dónde parece que gastaste todos los recursos, todas tus opciones y ya no queda nada? Yo he estado ahí en muchas ocasiones, quizás puedo decir que ahí me encuentro hoy según escribo estas líneas.

Esos son los momentos en que deseo rendirme, donde he dicho no hay nada más que hacer, al menos, no hay nada que yo pueda hacer, pero eso no quiere decir que Dios no pueda hacer nada, al contrario, es en esos momentos en que Dios dice ¿ Ya lo intentaste todo según tus fuerzas y según tus recursos? Ahora me toca a mí actuar.

Para ilustrarte lo que me refiero vamos a leer los siguientes versículos.

2 Reyes 4:1-7: Cierto día, la viuda de un miembro del grupo de profetas fue a ver a Elíseo y clamó: Mi esposo, quien te servía, ha muerto, y tú sabes cuánto él temía al Señor; pero ahora ha venido un acreedor y me amenaza con llevarse a mis dos hijos como esclavos.

¿Cómo puedo ayudarte? preguntó Elíseo. Dime, ¿qué tienes en tu casa? No tengo nada, solo un frasco de aceite de oliva contestó ella. Entonces Elíseo le dijo: Pídeles a tus amigos y vecinos que te presten todas las jarras vacías que puedan. Luego ve a tu casa con tus hijos y cierra la puerta. Vierte en las jarras el aceite de oliva que tienes en tu frasco y cuando se llenen ponlas a un lado.
Entonces ella hizo lo que se le indicó. Sus hijos le traían las jarras y ella las llenaba una tras otra. ¡Pronto todas las jarras estaban llenas hasta el borde!
Tráeme otra jarra —le dijo a uno de sus hijos. ¡Ya no hay más! le respondió.  Al instante, el aceite de oliva dejó de fluir. Cuando ella le contó al hombre de Dios lo que había sucedido, él le dijo: «Ahora vende el aceite de oliva y paga tus deudas; tú y tus hijos pueden vivir de lo que sobre.
Esta viuda ya no tenía nada, en ese tiempo solo los hombres trabajaban, y al morir su esposo había quedo también desamparada económicamente. Ante su realidad clamo por ayuda al profeta Elíseo porque no quería perder lo único que le quedaba, sus hijos.

Probablemente en algún momento has estado sintiéndote como esta pobre mujer, sin recursos, sin salida sin esperanza, pero Dios no deja sus hijos desamparados.  Así como Dios suplió la necesidad de esta mujer, Él puede suplir la tuya, ¿Que necesita? Vasijas vacías para poder llenarlas de su bendición.

¿ Que significa vasijas vacías? Vacías de nosotros mismos, de nuestro Yo, de hacer las cosas según nuestras fuerzas y permitir que Dios nos llene de Él. Así mismo como lo dijo un día Juan el Bautista a Jesús “ El necesario que yo mengue para que Él crezca.

Esto no lo digo por decirlo, sino porque lo estoy viviendo, si tú también estás viviendo una situación similar te invito a que entregues tus vasijas vacías a Dios y permitas que Él las llene con el aceite de su unción, de su bendición, de su sabiduría y su dirección. Si permites que vaciarte de ti y llenarte de Él, todo estará bien, Dios te bendiga.

https://www.facebook.com/jrberriosblog https://twitter.com/jrberrios28

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com