¿ Lo bueno o lo mejor?

¿Alguna vez has sentido envidia porque Dios ha bendecido a alguien más que a ti? Yo tengo que levantar la mano  aceptar que en algún momento de mi vida lo hice.

 Hice la famosa pregunta ¿Por qué lo bendices a él/ella y a mí no? Si te ha pasado y quieres saber porque, aquí en estos versículos encontramos la posible respuesta.

Génesis 4:2: Tiempo después, dio a luz al hermano de Caín y le puso por nombre Abel.

Cuando crecieron, Abel se hizo pastor de ovejas, mientras que Caín se dedicó a cultivar la tierra. Al llegar el tiempo de la cosecha, Caín presentó algunos de sus cultivos como ofrenda para el Señor. 

 Abel también presentó una ofrenda: lo mejor de las primeras crías de los corderos de su rebaño. El Señor aceptó a Abel y a su ofrenda, pero no aceptó a Caín ni a su ofrenda. Esto hizo que Caín se enojara mucho, y se veía decaído.

¿Por qué estás tan enojado? preguntó el Señor a Caín—. ¿Por qué te ves tan decaído? Serás aceptado si haces lo correcto, pero si te niegas a hacer lo correcto, entonces, ¡ten cuidado! El pecado está a la puerta, al acecho y ansioso por controlarte; pero tú debes dominarlo y ser su amo.

 Si analizas bien los versículos te puedes dar cuenta que ambos ofrendaron a Dios, entonces ¿Por qué Dios no miro con agrado la ofrenda de Caín? La respuesta está en el versículo 4,  “Abel también presentó una ofrenda: lo mejor de las primeras crías de los corderos de su rebaño”.

 Es claro que ambos ofrendaron a Dios, pero Caín presento una ofrenda de lo que tenía, Abel ofreció a Dios lo mejor de lo que tenía.

A veces nos cuestionamos o cuestionamos a Dios porque vemos las bendiciones de otros, vemos el crecimiento espiritual de otros y el crecimiento de sus ministerios y a veces nosotros quedamos en el mismo lugar. La pregunta es, ¿ Estas dando a Dios lo mejor de ti? La respuesta solo Dios y tu la saben.

¿Significa siempre que Dios bendice a otros porque ellos están dando lo mejor  y nosotros no? No en todos los casos, esa pregunta solo la puedes contestar tú mismo/misma. ¿Estoy dando a Dios lo mejor de mí? ¿Le estoy ofreciendo mi 100% o tal vez solo un 80 %?

Cuando hablo de dar la mejor ofrenda no necesariamente estoy hablando de dinero, aunque dar nuestras ofrendas y diezmos es parte de nuestra responsabilidad como cristianos. Me refiero en todas las áreas, nuestro servicio a Dios, nuestro tiempo de calidad, nuestras actitudes, nuestro testimonio, nuestro carácter.

Si no le has estado dando lo mejor a Dios, estas a tiempo de recapacitar, no seamos como Caín. Dios solo demanda lo mejor de nosotros, lo bueno no es suficiente, Él espera una entrega a Él a un 100 %, ya Dios nos regaló lo mejor de Él, su hijo Jesús que murió en la cruz del calvario para perdón de nuestros pecados. ¿Estás dispuesto/dispuesta a dar lo mejor de ti a Dios? 

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com