Caminando en círculos

¿Alguna vez has estado buscando un lugar y luego de muchas vueltas te das cuenta has estado dando vueltas en círculos? No te preocupes, a mí también me ha pasado. Eso no solo nos sucede cuando buscamos un lugar  físico, sino que nos sucede cuando pretendemos llegar hacia esa meta o ese propósito que Dios ha puesto en nuestro corazón.

Un buen ejemplo de esto lo es el pueblo de Israel. Dios les había dicho que los llevaría a la tierra prometida.

Éxodo 3:7-8: Luego el Señor le dijo: Ciertamente he visto la opresión que sufre mi pueblo en Egipto. He oído sus gritos de angustia a causa de la crueldad de sus capataces. Estoy al tanto de sus sufrimientos. Por eso he descendido para rescatarlos del poder de los egipcios, sacarlos de Egipto y llevarlos a una tierra fértil y espaciosa. Es una tierra donde fluyen la leche y la miel.

 Dios prometió a su pueblo que los sacaría de la esclavitud y los llevaría a la tierra prometida, una tierra bendecida, pero nunca les dijo que llegarían inmediatamente, tampoco les dijo que situaciones pasarían antes de llegar allí.

Una vez liberado el pueblo de su esclavitud y haber caminado a través del mar rojo el pueblo comenzó a caminar por el desierto camino a la tierra prometida. Pero ¿Qué hicieron camino a la tierra prometida? Comenzaron a quejarse, comenzaron a maldecir el proceso. Gracias a esto, Dios tuvo que comenzar a trabajar con el carácter del pueblo.

Lo que pudo haber sido un viaje de unos pocos días, se convirtió en una travesía que se extendió por más de cuarenta años. El pueblo comenzó a caminar en círculos, y estaba tan enfocado en sus quejas, que al parecer nunca se dio cuenta seguía caminaba sin ningún tipo de avance.

Muchas veces esto nos sucede en nuestra vida espiritual. Dios nos ha hecho una o varias promesas, nos ha dicho que nos llevara a nuestra tierra prometida, pero comenzamos a quejarnos a través del camino. Nos enfocamos en que no queremos el proceso, solo queremos la bendición inmediata, y es ahí cuando Dios comienza a trabajar en nuestro carácter.

Dios está más interesado en moldear nuestro carácter y en que lo amemos y obedezcamos en el proceso, que en darnos una bendición inmediata que en nada añada a nuestro carácter.

Si Dios te dijo que te llevaría a tu tierra prometida, no lo dudes. Pero en gran medida tu actitud en el proceso, determinara la duración del mismo. Así que si estas camino a tu tierra prometida y ha tomado más tiempo de lo que creías, analízate, ¿Te has estado quejando en el proceso? ¿Has deseado volver atrás a Egipto? Si lo has hecho decide hoy cambiar tu actitud y decide confiar completamente en Dios, decide tener Fe y ser esforzado y valiente en medio del proceso y este será tu resultado.

 Josué 11:23:Así que Josué tomó control de todo el territorio, tal como el Señor le había indicado a Moisés. Le dio la tierra al pueblo de Israel como su preciada posesión y repartió el territorio entre las tribus. Entonces por fin la tierra descansó de la guerra.

 Mi oración es que Dios te de la victoria y puedas conquistar esa promesa, Dios te bendiga.

Copyright © 2014. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com