Toalla en mano

Jesús es el maestro por excelencia. Durante su corta vida en la tierra y sus tres años de ministerio nos enseña tantas cosas acerca de Dios y de la vida que nos son hoy de bendición a todos los que le servimos.

Una de las principales enseñanzas que Jesús nos demostró fue acerca del servirnos los unos a los otros.

Juan 13:5: y echó agua en un recipiente. Luego comenzó a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura. Cuando se acercó a Simón Pedro, este le dijo: Señor, ¿tú me vas a lavar los pies a mí? Jesús contestó: Ahora no entiendes lo que hago, pero algún día lo entenderás.

Pedro no podía entender porque Jesús siendo el maestro, como Jesús siendo su líder y siendo el hijo de Dios se rebajaba a lavarles los pies. Ni en ese tiempo ni en el actual es una tarea agradable lavarle los pies a nadie.

Específicamente en ese tiempo los pies siempre estaban sucios ya que caminaban largas distancias en sandalias y donde vivían era un lugar arenoso o con muchos lugares secos.

Ni su posición ni la condición de los pies de sus discípulos era importante para Jesús, así que toalla en mano se dio a la tarea de lavarles los pies a sus discípulos. Como siempre suele suceder, vemos que Pedro levanta la voz de protesta diciendo que no se dejaría lavar los pies por el maestro.

Puedo ver a Jesús cuando le decía “muchacho, en estos momentos no entiendes porque lo hago, pero ya verás que en su momento lo vas a entender”.

Luego de finalizar de lavarle los pies a cada uno de sus discípulos, Jesús dijo lo siguiente.

Juan 13:13-16: ¿Entienden lo que acabo de hacer? Ustedes me llaman “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque es lo que soy. Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Les di mi ejemplo para que lo sigan.

Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. Les digo la verdad, los esclavos no son superiores a su amo ni el mensajero es más importante que quien envía el mensaje

Jesús les demostró a sus discípulos que el servir no es para los que no tienen una posición, que el servir no te hace menos importante, sino que el servir al prójimo es tarea de todos.

Jesús les recalca ¿Ustedes me llaman maestro? Esta es la enseñanza que les quiero mostrar, nunca olviden el servir a su hermano o hermana.

Si sirves a Jesús, no puedes pasar por alto esta enseñanza. Recuerda que no solo en este pasaje, sino a través de todo el ministerio de Cristo vemos la importancia de servir.

Haz lo que sea necesario para adoptar la tarea de servir a otros en tu vida y ministerio. Si lo haces, estas siguiendo el ejemplo del hijo de Dios.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com