¡No permitas que se vaya !

¿Alguna vez has estado tan distraído que tienes a alguien hablándote a tu lado y no lo escuchas? Estoy seguro que también en algún momento has decidido ignorar a alguien por elección, no porque te esté molestando, sino porque te está aconsejando algo que sabes es verdad pero no quieres admitir.

¿Sabías que en muchas ocasiones también hacemos eso al espíritu santo? En ocasiones, lo hacemos sin darnos cuenta. Estamos tan distraídos escuchando tantas voces a nuestro alrededor que se nos hace difícil escuchar la voz del espíritu santo. La rutina diaria, la velocidad en que llevamos nuestras vidas hace que ignoremos esa voz tan vital para cada creyente.

Lamentablemente en otras ocasiones decidimos ignorar esa voz, ¿por qué? Porque nos está diciendo que estamos tomando un rumbo equivocado. Por qué nos está advirtiendo que estamos coqueteando demasiado con una tentación y nos puede costar muy caro.

Escogemos ignorar su voz porque nos habla la verdad, pero ignorar la voz del espíritu santo puede ser mortal. Quiero darte un ejemplo de la vida real y que consecuencias enfrento. Sansón había sido escogido por Dios desde el vientre de su madre para rescatar al pueblo de Israel de sus enemigos.

Jueces 13: 24-25: Así que cuando nació su hijo, ella lo llamó Sansón. Y el Señor lo bendijo, y el niño creció. Y el Espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él.

Vemos que desde niño el espíritu de Dios comenzó a manifestarse en el. Pero según fue creciendo, Sansón comenzó a jugar la tentación, específicamente en el área sexual. Comenzó a desear mujeres de pueblos que no servían a Dios, pero eso no le importo.

Jueces 14:3: Me gusta una joven filistea de Timna y quiero casarme con ella. Consíganmela. Pero su padre y su madre se opusieron. ¿Acaso no hay una sola mujer de nuestra tribu o entre todas las israelitas con la que puedas casarte? ¿Por qué tienes que ir a los filisteos paganos a buscar una esposa? Sin embargo, Sansón le dijo a su padre: ¡Consíguemela! A mí me gusta ella.

Esta no fue la única tentación con que Sansón coqueteo. Aun así vemos en los próximos capítulos del libro de Jueces que el espíritu de Dios aún estaba con Sansón a pesar de que continuaba con sus malas decisiones y sin escuchar su voz. Finalmente en el capítulo 16:20 vemos lo que finalmente paso.

«Haré como antes y enseguida me liberaré»; pero no se daba cuenta de que el Señor lo había abandonado.

La historia de Sansón tuvo un final triste. Una vez atrapado, perdió sus ojos, perdió su libertad, perdió sus fuerzas, pero lo más importante y valioso que perdió fue la presencia de Dios y ni tan siquiera se percató.

Sansón se arrepintió delante de Dios, sus fuerzas regresaron y Dios le dio la victoria sobre sus enemigos,. Pero ¿Que hubiera sucedido con la vida de Sansón si no hubiera coqueteado con el pecado? ¿Cuántas victorias más no hubiera traído a Israel si el espíritu de Dios no lo hubiera abandonado?

Amiga y amigo que me lees, nunca permitas que la presencia de Dios te abandone. No vale la pena coquetear con el pecado porque siempre perderás. No vale la pena afanarte tanto en la vida como para dejar de escuchar la voz de Dios. Cuida con todas tu fuerzas la presencia de Dios en tu vida y la de tu familia, la recompensa no tiene precio.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com