A pesar de todo

Las cosas no siempre salen como quisiéramos, eso es una realidad. A veces enfrentamos situaciones en las que si tuviéramos el poder para hacerlas desaparecer lo haríamos. Jesús nunca nos dijo que viviríamos una vida fácil, lo que si nos dijo fue que estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Eso quiere decir que aun en medio de tu situación difícil, Dios está contigo. Las pruebas que a veces Dios permite que enfrentemos, nunca son para castigarnos ni hacernos daño, al contrario, cada prueba y cada situación nos permite crecer. Hasta donde yo sé, a la mayoría de las personas no les gusta quedarse estancados, la madures y el crecimiento requieren las pruebas que a veces enfrentamos.

Míralo de esta manera, cuando un artista está haciendo una escultura de barro, requiere que pase un tiempo preciso en el horno caliente, si el escultor sacara antes de tiempo su obra del horno, podría echar a perder todo el trabajo que ya hizo en ella. Así mismo sucede con nosotros, tu y Yo somos la obra maestra de Dios, somos su más preciado tesoro, es por eso que en la vida, estaremos muchas veces en el horno.

No permitas que eso te desanime, en tu situación, alaba a Dios, en tu prueba, da gracias a Dios por su infinita misericordia. El profeta Habacuc lo dijo de esta manera:

Habacuc 3:17-19: Aunque las higueras no florezcan y no haya uvas en las vides, aunque se pierda la cosecha de oliva y los campos queden vacíos y no den fruto, aunque los rebaños mueran en los campos y los establos estén vacíos, ¡aun así me alegraré en el Señor! ¡Me gozaré en el Dios de mi salvación! ¡El Señor Soberano es mi fuerza! Él me da pie firme como al venado, capaz de pisar sobre las alturas.

En medio de tu situación difícil es tiempo de alabar a Dios. Sé que eso no es fácil, probablemente es lo menos que deseas hacer, pero créeme, es lo mejor que puedes hacer. Si tus finanzas están en ruinas, alaba a Dios, si tu salud se ha quebrantado, alaba a Dios, si tu matrimonio está al borde del precipicio, alaba a Dios.

Sabes cosas especiales suceden cuando en medio de la prueba puedes alabar a Dios y obedecerle. Quizás tu situación pueda durar más tiempo del que quisieras, pero toma tiempo para analizar que Dios está haciendo en tu vida en medio de la prueba. No olvides que después de la tormenta, siempre llega la calma, ¡Que Dios te bendiga abundantemente!

 

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com