La receta para un joven mantenerse puro

¿Cómo puede un joven mantenerse puro?   Esta es quizás una de las preguntas más difíciles de contestar. Este tema es como los ombligos, todos tenemos uno. Mucho se habla y se critica a los jóvenes acerca de lo perdidos que están, acerca de cómo  van de mal en peor y como joven tengo que reconocer que hay algo de razón en lo que dicen acerca de la juventud.

La juventud de hoy día está siendo bombardeada por Satanás como ninguna otra generación lo ha sido en la historia. Solo basta con dar una mirada a nuestro alrededor para notar que hay una avalancha de imágenes y mensajes que distorsionan y atacan la mente y el corazón de nuestros jóvenes. El sexo, las drogas, el alcohol, la pornografía entre otras cosas están cada día más accesibles.

También hoy más jóvenes que nunca en la historia están viviendo con el dolor de no conocer su padre, provienen de una familia disfuncional o un matrimonio divorciado y estas situaciones son muy duras para nuestros jóvenes.

Otro mensaje erróneo que reciben nuestros jóvenes hoy día es el pensamiento de que deben ser libres y no tener límites, que no permitan que nadie los controle y que la vida se vive una sola vez y hay que aprovecharla al máximo. Entonces ante tantos ataques que enfrenta un joven hoy día la pregunta es ¿Cómo puede un joven mantenerse puro? La respuesta nos la ofrece el rey David en el siguiente Salmo.

Salmo 119:9: ¿Cómo puede un joven mantenerse puro? Obedeciendo tu palabra.

Parece sencillo, pero no lo es por las mismas razones que mencione hace un rato. ¿Es imposible que un joven se pueda mantener puro hoy día? No, no es imposible. Primero hay que aclarar el malentendido que la palabra de Dios son solo un montón de reglas que hay que seguir, la palabra de Dios no son reglas, ¡la palabra de Dios es vida!

Recuerdo que en mis años de adolescencia tuve un sin número de batallas, perdí algunas de ellas, pero nunca perdí la guerra precisamente porque había conocido a Dios y no podía apartarme de su palabra. En ocasiones me sentí que no era digno de servirle (a veces aun me sucede) pensé que tenía demasiadas faltas, demasiados pecados como para seguir a Dios, pero que bueno que donde abundo el pecado siempre sobreabundo la gracia infinita de Dios.

Joven que me lees si también has estado enfrentando luchas, si has intentado acercarte a Dios pero te sientes que no eres digno, no te rindas. Dios tiene propósitos hermosos con tu vida, Él te puso en esta tierra para hacer la diferencia, para ser luz en medio de las tinieblas.  Te exhorto a que sigas agarrado de la mano de Dios, ÉL nunca te va a soltar.

 

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com