¿Eres como una piedra o como una semilla?

¿Alguna vez has lanzado una piedra? Si lo has hecho te podrás haber dado cuenta que hizo un impacto inmediato, pero ¿Qué sucedió luego? Se detuvo. En alguna ocasión ¿Has sembrado una semilla? Si lo has hecho sabrás que este es un proceso que conlleva paciencia.

Una semilla no crece de un día para el otro, sino que esta semilla debe de ser primero sembrada en un terreno fértil, luego debe de ser alimentada con sus buenas dosis de agua y sol.

Con el pasar del tiempo veras que poco a poco ira creciendo, si eres lo suficientemente paciente para esperar, podrás ver que en un momento dado, lo que pareció ser una insignificante semilla se puede convertir en un gran árbol que provee frutos y sombra a muchas personas.

Sabes, nuestra vida puede ser como la piedra que produce un impacto instantáneo en la vida de otros pero luego por diferentes razones, se detiene.

Pero también podría ser como la semilla, que fue sembrada, y con paciencia fue alimentada y comenzó a crecer poco a poco, pero luego continúa creciendo y produce frutos y sombra duradera en la vida de todos los que nos rodean.

¿Qué tipo de vida estás viviendo? No siempre nos damos cuenta del impacto, la influencia que podemos tener en la vida de otras personas, pero si te pones a analizarlo, la persona más tímida, la persona aún más callada, puede ser de bendición a muchas personas.

Lamentablemente hay muchas personas que ya sea consiente o inconscientemente no están “Viviendo” la vida, tan solo están “existiendo”, respiran oxígeno, pero no viven. Me gusta una frase de la película Braveheart (Corazón Valiente) en donde el personaje principal, William Wallace dice las siguientes palabras:

“Todos los hombres mueren, pero no todos los hombres realmente viven.”

Esta frase abarca tanto a hombre como mujeres, toma unos segundos para analizarte ¿Realmente estás viviendo? Dios nos ofrece a todos la oportunidad de vivir una vida fuera de lo común, una vida completa.

Y vivir una vida fuera de lo común no significa necesariamente alcanzar la fama o la riqueza, si lo has logrado, bendecido eres, tampoco digo que hay nada malo con eso.

Pero todos tenemos la oportunidad de vivir una vida en donde hacemos la diferencia en nosotros y en todos los que nos rodean. ¿ Cuál es el paso principal para tener una vida así? Sencillo, es necesario tener a Jesucristo como el centro de nuestras vidas.

Juan 10:10: yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Nada ni nadie nos puede ofrecer una vida como la que Jesús nos ofrece ¿Por qué? Porque Él es la vida. Si ya encontraste este tipo de vida y la estás viviendo a plenitud, te felicito.

Pero si has estado buscando este tipo de vida, vivir con un propósito, sentirte que vale la pena estar vivo, lo que has estado buscando lo encuentras en Jesús. Que Jesús venga a formar parte de tu vida no es nada complicado, al contrario, sus oídos siempre están abiertos a todo aquel que lo llama.

Apocalipsis 3:20: ¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos.

Solo tiene que tomar la decisión de decir” Jesús de hoy en adelante, ya no quiero vivir por vivir, quiero esa vida en abundancia que tú me ofreces”. Si lo haces, puedes estar segura/seguro que tu vida nunca será la misma ¡Atrévete!

 Unete a mis redes sociales en:

https://www.facebook.com/jrberriosblog

y

https://twitter.com/jrberrios28

¿ Te gustaría invitarme a tu iglesia o actividad? Escríbeme a cualquiera de mis redes sociales o a jrberrios28@gmail.com

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com