Tiempo de hacer una Pausa

¿ Cuándo fue la última vez que te detuviste a hacer una pausa? El mundo en que vivimos es una cada vez más acelerado, todo lo que nos rodea nos empuja a seguir corriendo y no detenernos, pero todos necesitamos detenernos en algún momento, todos necesitamos hacer una pausa.

Este fue el tema que nos trajo el equipo de Especialidades Juveniles de Puerto Rico este pasado fin de semana. Muchas veces cuando estamos trabajando en ministerios nos enfocamos en ¿Qué es lo próximo que vamos a hacer? Trabajar en un ministerio para mi es la labor que más me honra hacer, pero no es nada fácil.

A eso le sumamos las responsabilidades de ser esposo, padre, el empleo, universidad, de tan solo pensarlo terminamos exhaustos. Todas estas cosas son parte de la vida, el Apóstol Pablo dice que el que no trabaje que no coma, como cristianos nuestra responsabilidad es llevar la gran comisión, o sea el mensaje de Jesucristo a todo el mundo. Pero también es necesario detenernos, descansar y escuchar lo que Dios tiene que decirnos.

¿De qué vale que Jesucristo este presente si no le prestamos atención por estar ocupados “Trabajando para Él? Jesucristo mismo nos deja saber que trabajar para El no siempre es lo más importante, hay momentos en que debemos sentarnos a hablar con Él.

Lucas 10:38-42: Durante el viaje a Jerusalén, Jesús y sus discípulos llegaron a cierta aldea donde una mujer llamada Marta los recibió en su casa. Su hermana María se sentó a los pies del Señor a escuchar sus enseñanzas, pero Marta estaba distraída con los preparativos para la gran cena. Entonces se acercó a Jesús y le dijo: 

Maestro, ¿no te parece injusto que mi hermana esté aquí sentada mientras yo hago todo el trabajo? Dile que venga a ayudarme. 
El Señor le dijo: Mi apreciada Marta, ¡estás preocupada y tan inquieta con todos los detalles! Hay una sola cosa por la que vale la pena preocuparse. María la ha descubierto, y nadie se la quitará.

Tenemos que aceptar que muchos de nosotros hemos sido como Marta, ocupados, distraídos, siempre trabajando. Pero cuando Jesús esta en la casa  prefiere que nos enfoquemos en Él, lo más que el anhela no es nuestra actividad, sino nuestra atención, es momento de hacer una pausa.

Cuando el trabajo, las situaciones de la vida lleguen todas de repente, detente, no sigas corriendo, no sigas preocupándote, es tiempo de descansar en Dios y sus promesas. Termino con el siguiente versículo que fue el clave durante  las conferencias, Dios les bendiga!

Salmo 46: ¡Quédense quietos y sepan que yo soy Dios

Copyright © 2014. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com