Las ventajas del fracaso

Eran las 7:00 de la mañana de un lunes de Marzo del año 1995. Tenía 18 años y estaba listo para tomar el examen para tener mi licencia de conducir. Había tomado clases, había practicado con mi mamá y aunque un poco nervioso, creí tener todo bajo control y confiaba saldría exitoso y con mi licencia de conducir.

Llego el momento de la verdad y comencé a manejar, el examinador me decía las instrucciones de que ruta debía tomar. Ya yo conocía la ruta acostumbrada del examen, es más, la tarde anterior maneje esa ruta en forma de práctica. Todo parecía ir de maravillas, el examinador me da la última instrucción “estaciónate aquí”.

Comencé a hacer las movidas pertinentes para estacionarme, una vez seguro de haberme estacionado bien le dije al examinador que había terminado. El, abrió su puerta y miro hacia el suelo la línea que marcaba el lugar donde estacionarse, luego miro hacia atrás, cerro su puerta y me dijo una palabras que hasta hoy las recuerdo con algo de dolor  “Amigo, usted ha perdido el juego” ¿Comoooo? le dije.

No podía creerlo, baje del auto, camine hacia la línea y ahí estaba, un diminuto pedazo del neumático había tocado la línea blanca, eso me costó el examen y mi licencia, ¡había fracasado!

A nadie le gusta fracasar en la vida, a mí tampoco. Pero una vez llega el fracaso tenemos dos opciones, sentarnos a lamentarnos y hacer nada, o analizar que hicimos mal, reagruparnos e intentarlo nuevamente.

Hoy te quiero ofrecer tres pasos sencillos que me han ayudado cuando enfrento el fracaso

1) Aprende de tus errores: esa experiencia me sirvió para detenerme y analizar ¿Que hice mal? Luego de eso tome los pasos necesarios para no repetir el mismo error. ¿Qué hubiera sucedido si no tomaba el tiempo para analizar que hice mal? Probablemente hubiera cometido el mismo error. Gracias a Dios, aprendí de mi error y no lo repetí.

Proverbios 14:15: Solo los simplones creen todo lo que se les dice! Los prudentes examinan cuidadosamente sus pasos.

2)Fortalece tu carácter: Aunque no lo creas, un error, si decides aprender de el, te ayudara a fortalecer tu carácter y tu confianza. Una vez aprendida la lección, con la ayuda de Dios te levantas y comienzas a caminar de nuevo. No escuches a la gente que te diga que no vale la pena intentarlo, si lo que deseas hacer es para bendición tuya o de alguien más

¿Por qué no hacerlo? Olvídate de todos los que te quieran hacer desistir. John Maxwell tiene una frase que es una de mis favoritas y dice así “Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no pueden detenerte, te dirán cómo tienes que hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti”

3) Comenzar de nuevo: Por ultimo pero no menos importante, el fracaso te ofrece la oportunidad de comenzar de nuevo y con más sabiduría. Dios siempre nos ofrece nuevas oportunidades para comenzar de nuevo, es una de las cualidades de Dios que más amo.

 Proverbios 24:16: Los justos podrán tropezar siete veces, pero volverán a levantarse.

Necesitas pruebas de que Dios ofrece nuevas oportunidades? Solo hay que ver el ejemplo de Cristo cuando Pedro le fallo y lo negó 3 veces luego de haber caminado con el por 3 años y jurado su lealtad. Jesús tuvo la opción de rechazarlo, pero no lo hizo. Al contrario, lo restauro y fue borrón y cuenta nueva.

Así que si en algún momento has fallado, no te desanimes. ¿Qué hace un niño pequeño que está aprendiendo a caminar y se cae al suelo? Se levanta y vuelve a intentarlo, haz tu lo mismo, veras que Dios estará a tu lado.

Únete a mis redes sociales en:

https://www.facebook.com/jrberriosblog y https://twitter.com/jrberrios28

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com