Afilando el hacha

Que gran diferencia hace el prepararse con anticipación , nos evita perder tiempo valioso. Creo que todos en algún momento hemos visto las consecuencias de una falta de preparación. Ya sea económicamente, en tu área de trabajo o en tu área de estudios, el estar bien preparados te facilita el camino y te abre muchas puertas.

Recuerdo en muchas ocasiones que esperaba el día antes de una prueba en la escuela para estudiar, tanto material para estudiar y tan poco tiempo para prepararme, en todas las ocasiones que lo hice pase más trabajo y me causo más dolores de cabeza que si me hubiera preparado con tiempo como es debido.

Al igual sucede a muchos en el área económica, sabemos que se acercan cuentas por pagar, pero quizás se nos va un poco la mano en los gastos y cuando llega el momento de pagar no saben que van a hacer.

Con el pasar de los años y después de muchas experiencias vividas, cada día valoro más el tener una buena preparación y el hacer planes con anticipación.

Eclesiastés 10:10: Si se usa un hacha sin filo hay que hacer doble esfuerzo, por lo tanto, afila la hoja. Ahí está el valor de la sabiduría: ayuda a tener éxito.

Si has tenido la oportunidad de tratar de cortar un árbol con un hacha o una sierra sin afilar o tratas de cortar un pedazo de carne con un cuchillo sin filo, sabrás que es cierto que pasas doble trabajo. Así mismo nos sucede en muchas ocasiones cuando nos toca hacer un trabajo o una tarea. Hay un dicho muy popular en Puerto Rico que dice “El vago trabaja doble”.

Esto también sucede en nuestra vida espiritual, leemos la biblia los domingos en la iglesia y el resto del tiempo se queda encima de la mesa hasta el próximo domingo. Luego enfrentamos situaciones en las que nos quedamos sin armas y no sabemos responder porque “No afilamos nuestra hacha”.

Sabemos que como cristianos debemos sacar tiempo para orar, no por obligación, sino porque es vital que hablemos con nuestro padre celestial, pero tristemente o lo dejamos para lo último o decimos que no tenemos tiempo y lo limitamos a unas cortas palabras a la prisa en la mañana antes de salir al trabajo o la escuela o en la noche cuando ya estamos demasiado cansados y ni sabemos ya que decimos.

A veces también sucede en algunas iglesias en donde no se le pone mucho empeño al trabajo que hacemos. Simplemente damos el esfuerzo necesario para cumplir.

Doy gracias a Dios por los lideres sabios que puso en mi camino, que me enseñaron que honramos a Dios con el trabajo que hacemos en la iglesia y que no hay tarea pequeña y que todas deben ser hecha con excelencia.

Me gusta esta  frase que dice “Tu talento es el regalo de Dios para ti. Lo que haces con el es tu regalo para Dios”. (Leo Buscaglia)

Amigo y amiga que me lees, hoy te quiero motivar a que sea lo que sea des tu máximo esfuerzo, recuerda que todo lo que haces es de valor y a los ojos de Dios nada pasa desapercibido, esfuérzate y cuando hagas algo, prepárate bien, pon todas tus fuerzas y hazlo con amor y Dios te recompensara.

Por ultimo quiero dejarte con lo que el Apóstol Pablo dijo en su carta a la iglesia de los Colosenses.: Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo.

Únete a mis redes sociales en:

 https://twitter.com/jrberrios28 y https://www.facebook.com/jrberriosblog

 

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com