¿ Por Que Debemos Aprender a decir que No?

La palabra “No” es posiblemente una de las palabras que menos personas en el mundo desean escuchar. ¿Por que? porque generalmente a nadie le gusta que le digan que no, a menos que se deba a que “no tienes una enfermedad”, “No estas en problemas” “No te quedaste sin trabajo” Etc.

¿Sabias que a veces decir no es beneficioso? Todos los días doy gracias a Dios por decirme que no a muchas cosas que le pedí, si me hubiera dicho si, probablemente hubiera sido lastimado en muchas ocasiones. Doy gracias a Dios también por las muchas veces que mis padres dijeron no a cosas que le pedí y no eran beneficiosas o no era el momento de recibirlas.

Pero también debemos a decir que no a cosas que son buenas y pueden traer algun beneficio, pero a la misma vez pueden terminar haciéndonos daño. En ocasiones se nos presentan oportunidades y  responsabilidades pueden ser una bendicion, pero ya nos encontramos lo suficientemente cargados para aceptarlas.

Aquí en Puerto Rico hay un refrán que dice que el que trata de cocinar dos pavos a la misma vez, uno de los dos se le quema. ¿Que quiere decir eso? que no debemos llenarnos de responsabilidades ya que posiblemente no podremos dar el cien por ciento para todas.

He sido testigo de muchas personas que aceptan todas las responsabilidades y tareas que se les presentan porque no encuentran como decir no. A veces nos envolvemos en muchas horas de trabajo, mucha responsabilidad, nos llevamos trabajo para la casa y ganamos buen dinero, pero no todo me conviene, no nos queda tiempo para compartir con la familia.

Lo mismo sucede en la iglesia, aceptamos responsabilidades en diferentes ministerios, aceptamos todas las invitaciones a predicar, eso por supuesto conlleva mucho tiempo para prepararse y ademas vamos a la iglesia todos los días si es necesario.

No hay nada malo en eso, es una honra ser parte de un ministerio y llevar la palabra de Dios, pero no todo me conviene, después de todo lo que hacemos no hay tiempo para la familia ni para tomar un tiempo para nosotros, mucho menos hay tiempo para orar y pasar tiempo con Dios . ¿Entienden a que me refiero?

Hay ocasiones en que decir no es bueno, no te sobrecargues, es necesario sacar tiempo para tu familia, es mucho más importante que cualquier puesto que puedas tener, ¿De que te vale tener mucho dinero y perder a tu familia? . Trabajar en un ministerio es algo que es un gran privilegio, pero ¿De que vale que todos piensen que eres un gran hombre o mujer de Dios y tu familia se sienta abandonada?

Ademas, el decir que no a algunas cosas te permite enfocarte en lo que es realmente importante y te permite ofrecer tu cien por ciento a lo que haces, esto a su vez produce mejores resultados.

Te invito a reflexionar si ha llegado el momento que comiences a decir que no. Quizás a principio se sienta extraño, quizás no se sienta bien, pero definitivamente decir que no de vez en cuando tiene sus beneficios.

Una vez te decidas a decir que no, mantente firme, y a lo que tengas que decir que si, mantente firme. Analiza que te trae el mejor beneficio, la mayor bendición y si no es la respuesta indicada, ¡ aprende a decir que no !

1 Corintios 10:6: Se me permite hacer cualquier cosa», pero no todo les conviene. Y aunque «se me permite hacer cualquier cosa», no debo volverme esclavo de nada.

Copyright © 2013. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com