2 Pasos para Tomar Buenas Decisiones

Que difícil es a veces tomar decisiones, unos las evitan a toda costa, otros a veces se apresuran a tomarlas, mientras que un tercer grupo las meditan y hacen lo posible de tomar la mejor decisión de acuerdo a su entendimiento. Reconozco que hay decisiones difíciles de tomar, esas que a veces le llaman de vida o muerte, unas veces literalmente lo es, otras veces pueden determinar el destino de nuestro futuro.

Yo he sido parte de los tres grupos que mencione, he evitado decisiones, me he apresurado a tomarlas y también he confiado en mi propia inteligencia para tomarlas, pero existe un cuarto grupo, este grupo no evita las decisiones, tampoco se apresura a tomarlas y mucho menos depende solo de su propio entendimiento para tomarlas. Este grupo de personas deposita su toma de decisiones en las manos de aquel que todo lo ve, todo lo sabe y que esta en todo lugar, su nombre, Dios.

La mejor manera de tomar decisiones consta de solo dos pasos, y esos dos paso son los siguientes:

1) Proverbios 3:5: Confía en el Señor con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento. 

Nuestro entendimiento es limitado, aun la persona más sabia, con la mayor cantidad de títulos universitarios no puede decir que lo sabe todo. Claro, le gustaría pretender que lo sabe todo, pero solo se esta engañando a si misma. En cambio, Dios conoce todas las cosas y desea lo mejor para sus hijos, así que ¿Por que no confiar en Él en nuestra toma de decisiones?

En muchas ocasiones he podido comprobar que cuando Yo tomo decisiones basadas solo en lo que Yo creo saber o en lo que Yo creo es lo mejor sin consultar con Dios, nunca voy a obtener los mejores resultados. Por eso es que aprendí mi lección y siempre procuro confiar en Dios y no en mi.

2)Proverbios 3:6: Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.

El segundo paso es tan importante como el primero. Mi prioridad en la toma de decisiones es estar seguro que estoy en la voluntad de Dios. Hay decisiones que son obvias y no necesitamos consultar con Dios, por ejemplo ¿Voy a trabajar o llamo que estoy enfermo? ¿ Me lavo los diente o no lo hago? (por amor a Dios y al prójimo  hazlo) etc. Pero en cuanto a decisiones importantes o con posibles consecuencias se refiere, todas deben ser tomadas bajo la voluntad de Dios.

En muchas ocasiones he estado a punto de tomar decisiones equivocadas que Yo he pensado son la mejor opción, pero cuando lo consulto con Dios no he sentido paz en el asunto, en otras ocasiones Dios ha sido claro y directo al punto y me ha dicho No lo hagas o sigue adelante. Eso me ha confirmado que si busco la voluntad de Dios, de seguro tomare la mejor decisión.

 

 

 

Copyright © 2013. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com