Fuera de lo común

A cada ser humano le llegan momentos en la vida en que tiene que escoger entre vivir una vida común o vivir una vida de excelencia. Y no quiero que me mal intérpretes, no te voy a hablar de cuan excelente siempre ha sido mi vida, cuantos grandes logros he alcanzado y cuan reconocido soy, porque no es así. Pero tú al igual que Yo tenemos la misma oportunidad de escoger entre lo común y lo extraordinario.

No hay nada malo en vivir una vida común, crecer en medio de una familia, ir a la escuela y luego hacer una carrera universitaria. No hay nada malo tampoco en luego obtener un trabajo honrado y ganarte tu sustento y el de tu familia. Tampoco hay nada malo en asistir a la iglesia los domingos y luego regresar a tu vida normal. Pero todos en algún momento, hemos sentido ese llamado o ese sueño de que Dios puede hacer algo extraordinario por medio de nosotros. Y cuando la oportunidad llega, está en nuestras manos el decidir quedarnos en la vida común, la zona de seguridad o atrevernos a buscar lo extraordinario.

Si pudieras escoger, ¿Qué harías si supieras que tienes el éxito asegurado? ¿Si supieras que no vas a fracasar? Y por supuesto que si con anticipación supiéramos que alcanzaremos el éxito, serian muchos más los arriesgados, pero he ahí el problema ¿Por qué arriesgarnos si nada nos garantiza que alcanzaremos el éxito anhelado? A continuación te doy un ejemplo directo de la biblia de lo que significa salir de la vida común.

1 Reyes 19:19-21: Elías se fue de allí y encontró a Eliseo hijo de Safat. Eliseo estaba arando su tierra con doce pares de bueyes. Él iba guiando la última pareja de bueyes. Cuando Eliseo pasó por donde estaba Elías, éste le puso su capa encima a Eliseo, y de esta manera le indicó que él sería profeta en lugar de él.

Eliseo dejó los bueyes, corrió detrás de Elías y le dijo: Déjame darle un beso a mi padre y a mi madre para despedirme, y después te seguiré. Elías le contestó: Está bien, ve a despedirte. Pero recuerda lo que he hecho contigo. Eliseo dejó a Elías, y fue a buscar  sus toros y los mató. Tomó la madera del yugo que unía a los toros, y con ella hizo fuego para asar la carne. Eliseo invitó a su gente a comer la carne asada, y luego se fue a buscar a Elías. Desde ese momento, Eliseo fue su ayudante.

Tal vez leas estos versículos y pienses ¿Que tiene eso de extraordinario? Déjame hablarte un poco de estos versículos. Aquí vemos a Eliseo trabajando. Eliseo era un hombre prospero, tenía tierras y 12 yuntas de bueyes, estas solo podían pertenecer a una persona prospera. En esos días la gente pobre si acaso alcanzaba  a tener una oveja.

Luego entra en escena el profeta Elías, este profeta era sumamente conocido en su época ya que Dios lo usaba de manera extraordinaria, así que cuando llego a pedirle a Elías que lo siguiera, Eliseo sabía perfectamente quien era este hombre. En los versículos vemos que lo único que Eliseo pidió fue despedirse de sus padres. No le pregunto al profeta ¿De qué voy a vivir? ¿ A quién voy a dejar a cargos de las yuntas de bueyes? Nada de eso sucedió, Eliseo simplemente se puso en marcha.

Lo que hizo luego raya  en la locura. Eliseo pudo haber dejado a alguien a cargo de sus yuntas y seguir viviendo de eso y mantener una seguridad económica. Probablemente trabajo durísimo para obtenerlas, pero el decidió destruir los yugos y hacer uno de los asados más grandes de la historia e invitar todo el vecindario, luego comenzó a caminar dejando a un lado su vida común.

Tal vez sigue preguntando ¿Que tiene eso de extraordinario? Si luego te tomas un tiempo y decides leer 2 de Reyes, veras que luego de muchos años de Eliseo ser el ayudante de Elías, Dios lo utilizo para hacer algunos de los milagros más espectaculares de toda la biblia, y al final de su vida, había realizado el doble de los milagros que hizo Elías. Y todo comenzó con la decisión de dejar la vida común y obedecer el llamado de Dios para su vida.

Quizás tú también has estado sintiendo el llamado de Dios para tu vida, quizás dentro de ti hay un sueño, un anhelo de bendecir las vidas de otras personas pero no sabes si vale la pena comenzar. No eres el único/ única, a mi también me ha sucedido. Pero si es Dios quien te está inquietando, esa incomodidad seguirá tocando la puerta y hasta que te atrevas a dar el paso, nunca te sentirás satisfecho. La pregunta es ¿Te atreverás a dejar lo común por lo extraordinario?

No permitas que siga pasando el tiempo y luego tengas que arrepentirte cuando con el pasar de los años te preguntes ¿Que hubiera sucedido si hubiera obedecido al llamado de Dios? ¿Dónde estaría hoy? ¿A quién hubiera podido bendecir?

Mi amigo/amiga que me lees no hay nada malo en vivir una vida normal, pero ¿Porque vivir una vida común si Dios te está llamando a vivir una vida fuera de lo común?

Copyright © 2013. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com