Un día a la vez

¿Cómo vivirías tu día si supieras que Jesús esta físicamente contigo en todo lo que haces y a donde quiera que vas?

Levantarte, desayunar, conducir, en tu trabajo, en tu hogar y en tus relaciones interpersonales? Vivirías, hablarías y actuarias diferente a como lo haces ahora?

Esto me llevo a reflexionar de como estoy viviendo mi día a día y si estoy haciendo lo que hago a diario para Jesús. La respuesta a esta pregunta es que viviría totalmente diferente.

¿Por qué? porque sé que aún me queda mucho camino por recorrer en mi vida con Jesús.

Muchas veces enfrentamos tantas situaciones difíciles o nuestras agendas están tan cargadas y aceleradas  en el día que se nos olvida para quien estamos viviendo.

Romanos 14: 8: Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. 

Uno de los ejercicios que el pastor y profesor nos pidió que hiciéramos durante la semana era que antes de acostarnos sacáramos un tiempo para orar y reflexionar acerca de los eventos del día, como reaccionamos a distintas situaciones y que hubiéramos hecho diferente.

También nos motivó a  que pidiéramos a Jesús que El fuera nuestro primer pensamiento en la mañana.

A veces tenemos el pensamiento equivocado de que solo podemos servir a Dios en el contexto de la iglesia, pero este pensamiento es errado.

Sea lo que sea que hagas durante tu día, tienes la capacidad y la tarea y el privilegio de hacerlo como para Dios. ¿No me crees? lee el siguiente versículo.

Colosenses 3:17:Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él.

¿Saben que en realidad quiere decir todo?!Quiere decir todo! Si eres ama de casa, haz tus tareas como para Dios, ¿Eres estudiante? dedica tus estudios a Dios y da ejemplo a tus compañeros de estudios.

¿Trabajas todo el día para suplir a tu familia? dedica el trabajo que haces a Dios, recuerda que hay personas observándote y estas predicando con tu ejemplo.

Yo he decidió dedicar cada cosa que hago a Dios y procuro tenerlo presente en cada momento del día, ¿Siempre lo logro? No!, tengo que confesar que a veces lo olvido y comienzo a quejarme por alguna situación, confieso que cometo errores en mi caminar con Dios, no soy perfecto.

Pero el hecho de no ser perfecto jamás será una excusa para mí para no seguir intentándolo.

Jesús está con nosotros en cada lugar que vamos y cada cosa que hacemos. Procuremos vivir para El, ya que El no tuvo reparos en morir por nosotros.

Si alguna vez has dicho ” Yo no soy evangelista ni predicador”, si lo eres, predicas con lo que haces y con lo que sale de tu boca.

Mi reto para ti hoy es que procures vivir para Jesús un día a la vez, que permitas que Jesucristo este presente contigo en cada momento del día.

Toma un tiempo de calidad en el día y dedícaselo a Él, háblale, lee su palabra y pídele te de entendimiento sobre ella. Pregúntale ¿Señor que me quieres decir hoy a través de tu palabra? y reflexiona sobre lo que lees.

Recuerda que cuando tú oras, tú le hablas a Dios, pero cuando lees su palabra Dios te habla a ti.

Al comenzar cada día dedícaselo a Dios y dile “señor dedico mi día a ti, ábreme puertas para poder bendecir la vida de alguien hoy, dirige mis pasos y háblame y muéstrame que cosas no te agradan en mi”.

Luego tienes que estar dispuesto a ser dirigido/dirigida por El y que te muestre el camino a seguir. Decide vivir tu un día a la vez con Jesús.

Para terminar comparto el siguiente vídeo  que muestra que Jesús está con nosotros en todo momento, Dios te bendiga!

 

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com