Pensando en grande

Hay momentos en nuestra vida en que nos toca crecer y expandirnos. Dios toca nuestro corazón y nos deja saber que hay algo más profundo, más grande de lo que habíamos imaginado, nos inquieta porque desea sacarnos de nuestra zona de confort y llevarnos a un lugar que nunca imaginamos. Y es que la visión de Dios es muy diferente a la nuestra ya que Él es un Dios infinito, Él es el principio y el fin.

Cuando Dios llamo a Abraham le pidió que mirara a todos lados, ya que el territorio que le rodeaba seria suyo y de su descendencia. Luego al mismo Abraham le hizo la promesa de que su descendencia sería tan numerosa como las estrella y como la arena del mar. También vemos en el libro de Éxodo como uso a un hombre tartamudo para pastorear un pueblo de más de 3 millones de persona y atravesarlos en medio de un mar entero.

Luego en una de las historias más emocionantes del mundo nos muestra como utilizo un adolescente llamado David para derrotar un gigante, pelear muchas batallas hasta llegar a ser Rey de la nación más poderosa de ese tiempo, si el leer estas historias te emociona ¿Entonces porque no tener Fe para que Dios haga algo grande en nuestras vidas o a través de ellas?

Por eso es que en muchas ocasiones Dios nos inquieta a expandir nuestra visión, a expandir nuestra Fe y creer que Él es poderoso para hacer mucho más abundantemente de lo que nosotros podemos pedir o pensar. Veamos lo que nos dice el profeta Isaías acerca de expandirnos.

Isaías 54:2-3: Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Porque a la mano derecha y a la mano izquierda has de crecer; y tu simiente heredará a los gentiles, y habitarán las ciudades asoladas.

No sé qué Dios ha estado pidiéndote que hagas en diferentes ocasiones y quizás por miedo a fracasar, al que dirán o las dudas de si tendrás la capacidad para hacerlo no lo has hecho, esos miedos y esas dudas, yo también las viví. Pero quiero recordarte que sea lo que sea que Dios te está pidiendo no depende solamente de tu talento o de tu capacidad sino de aquel que te llamo para hacerlo.

Mi consejo para ti hoy es decide obedecer al llamado de Dios, a pesar de tus temores sigue hacia adelante con lo que Dios te esta pidiendo. Ser valiente no significa la ausencia de temor, sino el decidirse a actuar a pesar del temor. No hay nada más satisfactorio que ser obediente a tu padre celestial.

¿Significa que si Dios te llamo el camino será fácil? ¡Definitivamente no! Obstaculos vendrán, tropiezos también y quizás en algún momento hasta dirás que no puedes más, pero no te rindas. Te dejo con una palabras que Jesús les dijo a sus discípulos en Juan 14: 12-14

Les digo la verdad, todo el que crea en mí hará las mismas obras que yo he hecho y aún mayores, porque voy a estar con el Padre. Pueden pedir cualquier cosa en mi nombre, y yo la haré, para que el Hijo le dé gloria al Padre. Es cierto, pídanme cualquier cosa en mi nombre, ¡y yo la haré!

¡Yo le creo a Dios!

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com