Tiempo de entrenamiento

Recuerdo hace varios años atrás cuando tenía 21 años y decidí comenzar a ir a un gimnasio a hacer ejercicio. La razón principal por la que decidí comenzar una rutina de ejercicios fue porque no me sentía a gusto ni con mi bajo peso ni con mi fortaleza física. Me sentía (y estaba) demasiado flaco para mi edad y definitivamente tenía muy poca fortaleza física. La cuestión era que comía muchísimo, pero parecía que en mi estómago un agujero ya que no aumentaba ni una libra.

Cuando por fin comencé en el gimnasio, los primeros 2 o 3 días me sentí de maravilla aunque no había aumentado ni una onza, pero al cabo de esos 2 o 3 días comencé a experimentar el dolor del crecimiento de esos músculos que por tanto tiempo no había ejercitado. Algunos de los dolores fueron tan intensos que casi no podía ni mover mi cuerpo, pensé que quizás no debía regresar al gimnasio hasta tanto los dolores se fueran.

Pero un amigo con más experiencia me recomendó que no lo hiciera, ya que cuando comenzara nuevamente, volvería a empezar desde cero y  a sentir los mismos dolores. Me oriento que una vez los músculos se acostumbraran a la tensión del ejercicio, los dolores intensos desaparecerían, siempre vendrían dolores asociados al ejercicio, pero eso significaba que el musculo estaba siendo fortalecido y eso producía crecimiento y así fue. Y poco a poco comencé a adquirir fortaleza  física y a su vez logre aumentar de peso de una manera saludable y me sentía en “forma” y con más vitalidad.

¿Sabes qué? Algo parecido sucede en nuestras vidas espirituales. Cuando comenzamos, todo parece de maravilla, nos sentimos contentos, emocionados y motivados, pero de repente comienzan a llegar dolores causados por el crecimiento espiritual y lo primero que nos viene a la mente en ocasiones es abandonarlo todo. Llega la situación difícil y nos preguntamos si vale la pena persistir en seguir a Jesús. Al igual que en el ejercicio, esa seria nuestra peor decisión. Lo mejor que podemos hacer cuando comienzan los dolores causados por el crecimiento espiritual es perseverar.

1 Timoteo 4:7-8: No pierdas el tiempo discutiendo sobre ideas mundanas y cuentos de viejas. En lugar de eso, entrénate para la sumisión a Dios. El entrenamiento físico es bueno, pero entrenarse en la sumisión a Dios es mucho mejor, porque promete beneficios en esta vida y en la vida que viene.

Todos sabemos que el entrenamiento físico es bueno, de eso no hay duda, es importante que cuidemos nuestro peso y nuestra salud. Pues así mismo debemos entrenarnos espiritualmente para esta en “forma” espiritualmente hablando.

Siempre habrá sus dolores por el crecimiento, pero si persistes en mantener una disciplina espiritual, que se traduce en orar, que no es otra cosa que hablar con Dios, si te tomas el tiempo de leer y estudiar su palabra y asistes a una iglesia cristiana que predique a Jesús como el hijo de Dios y como el único camino para llegar a Dios, entonces te mantendrás en “forma” espiritualmente hablando y poco a poco te iras fortaleciendo.

Soy sincero contigo, al igual que con el ejercicio, no todos los días quizás te sentirás súper motivado a buscar a Dios, pero según el ejercicio es vital para mantener un cuerpo saludable, el buscar a Dios es aún más vital para tener un espíritu saludable y esto a su vez nos hace sentirnos más llenos de vida, con Fe, esperanza y una perspectiva diferente de la vida.

Mateo 6:33: Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.

You can leave a response, or trackback from your own site.
1 comments
AndreaCarrillo1
AndreaCarrillo1

Coincido con tu artículo, al inicio es muy fácil comenzara a ejercitarte pero conforme van pasando los meses diferentes aspectos te pueden desmotivara. Yo cambie de gimnasios varias veces porque ya no me sentía cómodo, fue hasta que encontré http://www.crossfit-monolith.com/programs/private-coaching que empecé a ver resultados y con los entrenadores personales siempre me he sentido motivado para alcanzar mis metas.

Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com