Tiempo de reconstruir

A través de mi vida cristiana he enfrentado muchas batallas, unas normales y otras muy fuertes, tan fuertes que en algún momento llegue a pensar que todo estaba perdido. El enfrentar situaciones difíciles no quiere decir que Dios no te amé o se haya olvidado de ti, simplemente significa que estas vivo. En algunas de estas situaciones luche y luche hasta más no poder, pero aun así mi situación seguía igual o peor.

Probablemente tu que estás leyendo esto estas pasando por una situación similar, estas en plena batalla y no sabes que hacer. Esa batalla puede llamarse economía difícil, problemas con tu pareja, una enfermedad, un empleo en un ambiente hostil o un ministerio que parece estar estancado. Quiero que sepas que ni tu ni yo estamos solos en esto, los problemas en la vida les llegan a todo ser humano. ¿ Que debemos hacer cuando nos damos cuenta que ya no podemos más? Vamos a ver que nos dice la biblia en el libro del profeta Hageo 1:7-8.

Así dice el Señor del universo: ¡Reflexionen sobre su situación! Suban al monte, traigan madera y reconstruyan el Templo; yo me complaceré en él y seré glorificado, dice el Señor. 

Hay momentos en que debemos reflexionar sobre nuestra situación actual y darnos cuenta que de la manera que estamos haciendo las cosas no vamos para ningún lado, es como si estuviéramos corriendo en una trotadora, por más que corramos seguimos en el mismo lugar. Utilizando los versículos anteriores vuelvo y formulo la misma pregunta ¿Que debemos hacer cuando nos damos cuenta que ya no podemos más?

Todos hemos escuchado acerca de que no debemos rendirnos, que debemos seguir intentándolo confiando en Dios de que las cosas van a cambiar, ¿Puede Dios cambiar tu situación? ¡Por supuesto que sí! eso jamás debemos dudarlo, pero hay ocasiones que debemos comenzar de nuevo y ese nuevo comienzo significa rendirnos totalmente delante de Dios. Hay momentos en que debemos reconstruir, y eso conlleva cambios.

¿Qué tipo de cambios? Cambios en nuestra relación con Dios porque quizás nuestra relación con Él se ha enfriado, cambios en la rutina de vida que llevamos porque probablemente es demasiado acelerada, cambios en nuestro ministerio porque ahora mismo está en cuidado intensivo. Sé que reconstruir, comenzar de nuevo es difícil, pero hay ocasiones en que no hay otra alternativa.

Sea cual sea la situación que enfrentas hoy te invito a reflexionar sobre ella y que le pidas a Dios sabiduría para saber si es tiempo e reconstruir. Si es tiempo de reconstruir, animo, comienza hoy mismo. Busca los materiales necesarios para reconstruir, esto se puede traducir en tiempo de calidad con Dios, estudiar su palabra, darse una nueva oportunidad en una relación o simplemente colocar toda tu confianza en el Dios todopoderoso. Éxito y muchas bendiciones para ti en esta nueva aventura.

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com