¿Que haces aquí?

Recuerdo hace unos años atrás estaba en un lugar esperando que comenzara un evento deportivo. Estaba solo, el ambiente no era uno al que estaba acostumbrado, pero esa noche había decidido llegar hasta allí. De repente sentí dentro de mí claramente la voz del Espíritu Santo que me dijo “¿José que haces aquí?”

Creo que nunca había escuchado esa voz tan claramente como esa noche, cuando me detuve a mirar el ambiente me di cuenta inmediatamente que yo no pertenecía a ese lugar e inmediatamente salí para nunca volver. Dios muchas veces nos formula preguntas ofreciéndonos la oportunidad de analizarnos y que por cuenta propia abramos nuestros ojos y podamos hacer los ajustes necesarios.

En el antiguo testamento podemos encontrar la historia de Elías, un profeta de Dios que hizo cosas extraordinarias en su tiempo. En una ocasión Elías había vencido a 450 profetas que idolatraban al dios baal, esto fue posiblemente su victoria más grande.

Pero luego de haber sucedido esto, Jezabel la esposa del rey Acaab se enteró de  lo que Elías había hecho y juro matarlo tal y como él hizo con esos 450 profetas. El profeta probablemente se sentía agotado después de tan dura batalla y sin fuerzas.

Sorpresivamente cuando Elías se enteró de eso se llenó de miedo y huyo y se refugió en una cueva .

1 Reyes 19:9: Allí llegó a una cueva, donde pasó la noche. Entonces el SEÑOR le dijo a Elías: ¿Qué haces aquí, Elías? 

¿Sabía Dios porque Elías llego hasta allí? ¡Claro que sí! Dios todo lo sabe, pero lo que quería es que el mismo Elías se diera cuenta en donde estaba. Al igual que el profeta, muchas veces nosotros llegamos nuestras cuevas en donde nos encerramos para huir de aquello que nos causa temor.

Tal vez tu situación espiritual, tu relación con Dios se encuentra fría o estancada o quizás estas pasando por un periodo donde Dios está guardando silencio y piensas que ya no vas para ningún lado, que lo mejor es encerrarte en la cueva y simplemente sobrevivir. Pero nuestro Dios no va a dejar que nos quedemos encerrados en la cueva por mucho tiempo.

1 Reyes 19:15: entonces el SEÑOR le dijo: Regresa por el mismo camino que viniste y sigue hasta el desierto de Damasco. 

Dios desea que salgamos de la cueva y comencemos a caminar nuevamente y continuemos hacia nuestra meta. A todos nos puede llegar ese momento en donde el temor o la decepción nos hace encerrarnos y huir de nuestra realidad, pero las promesas de Dios son fieles y el promete nunca dejarnos. Así que sea cual sea tu situación hoy Dios te pregunta ¿Qué haces aquí?

Analiza bien en donde te encuentras espiritualmente, quizás te desenfocaste y perdiste tu rumbo, quizás estas en el lugar equivocado y no te habías dado cuenta o tal vez simplemente te encuentras detenido o detenida. Si te encuentras encerrado en la cueva del temor o la decepción hoy es el día para salir de ahí y continuar tu camino, recuerda que no importa cuán largo y/o difícil sea el camino, Dios siempre ira de tu lado.

 

 

 

Copyright © 2013. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com