Tocando a la puerta

Recuerdo hace varios años atrás cuando viví en Estados Unidos, un anuncio de televisión de un juego, que aunque no recuerdo cuales eran las reglas para participar, si recuerdo que llegaban con un camarógrafo a casa de una persona, tocaban a su puerta, y si la persona abría y era el nombre que buscaban, esa persona se ganaba 1 millón de dólares.

Yo en mi mente de niño decía ¡Wow 1 millón de dólares, si tocaran a nuestra puerta! Recuerdo que cada vez que sonaba el timbre en nuestro apartamento, yo corría y miraba por el balcón a ver si era el hombre que regalaba el millón de dólares.

¿Saben qué? Nunca sucedió, mis padres no participaban de ese concurso, pero si hubo un hombre que toco a las puertas de nuestro hogar y cambio nuestras vidas para siempre, ese hombre se llama Jesús de Nazaret. Desde pequeño, cuando tenía 11 años mis papas aceptaron al Señor como su único salvador, junto con ellos y aunque era solo un niño, yo también lo acepté.

Mi vida desde entonces cambio, Jesús se convirtió en mi razón de vivir. He visto y sentido su amor en mi vida y la de mi familia, lo he visto suplir nuestras necesidades cuando el dinero no era suficiente, he visto como sano y restauró la salud de mi hermana y sentí su abrazo y como me secó las lagrimas cuando a la edad de 21 años perdí a mi mamá víctima del cáncer.

Lo he sentido hablarme y acompañarme cuando más solo me sentía, ha puesto en mi su gozo y una sonrisa cuando me sentía triste, experimenté su protección cuando hace casi 2 años nos cuido a mí y a mi esposa en un accidente de auto donde un conductor impacto nuestro vehículo fuertemente y se fue a la fuga, y pudiera seguir elaborando en todo lo que Jesús ha hecho en mi vida.

Realmente yo no sé qué sería de mi vida si El no estuviera, definitivamente sin Jesús en mi vida, no hubiera podido salir adelante de muchas de las situaciones que te mencioné. Mi deseo es que tú puedas experimentar a Jesús en tu vida de la misma manera en que yo lo he hecho. El desea tener una relación personal contigo y ofrecerte su amor, su perdón y su salvación.

Quizás te preguntas ¿Qué debo hacer para que Jesús sea parte de mi vida? Realmente es más sencillo de lo que piensas. A veces pensamos que primero debemos dejar tal o cual cosa antes de buscar a Jesús, pues déjame decirte que puedes venir tal y como estas, solo tienes que abrirle la puerta de tu corazón.

Apocalipsis 3:20: ¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos. (NTV)

Si le das la oportunidad a Jesús de ser el Señor de tu vida, jamás te arrepentirás. Te aseguro que nunca te dejará solo/sola. Tu vida cambiará para bien, sentirás una paz como nunca la has sentido, su amor inundará tu vida y podrás experimentar lo que es el verdadero amor. Solo tienes que decirle, Señor quiero que a partir de hoy seas lo más importante de mi vida, creo que eres el hijo de Dios y que moriste en la cruz por mis pecados. Si lo haces y confías en El, a partir de hoy te sentirás más vivo que nunca.

Att José Rene Berrios

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com