Sin obstaculos

En muchas ocasiones me he encontrado buscando razones o excusas por las que no puedo acercarme más a Jesús y a tener una relación más cercana con El. Me invaden los pensamientos de que no tengo el talento o la habilidad, comienzo a preguntarme si valdrá la pena el esfuerzo y si lograre captar su atención y por supuesto, llega la duda de si Dios podrá o querrá usarme como su instrumento.

Estoy seguro que a ti también te ha pasado, probablemente en este momento te encuentras asintiendo con tu cabeza en señal que estás de acuerdo conmigo. Te invaden las dudas si será posible que Dios te ayude a conseguir ese trabajo que tanto necesitas o si valdrá la pena luchar por esa relación, te preguntas si podrás dejar una huella en este mundo.

En el libro de Marcos capitulo dos vemos un claro ejemplo de que para el que anhela una bendición de parte de Dios, no hay obstáculos que le impida acercarse a El.

Marcos 5:2-4: Se aglomeraron tantos que ya no quedaba sitio ni siquiera frente a la puerta mientras él les predicaba la palabra. Entonces llegaron cuatro hombres que le llevaban un paralítico. Como no podían acercarlo a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo encima de donde estaba Jesús y, luego de hacer una abertura, bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico. 

Estos hombres tenían la excusa perfecta para rendirse y decir “Bueno lo intentamos, teníamos el deseo pero no se pudo”. Nos dice estos versículos que había tanta gente que no había espacio en ningún lugar y el propósito de ellos acercarse para que Jesús orara por su amigo para que fuera sanado.

Pero para ellos esto no fue problema, ellos dieron la milla extra y decidieron remover parte del techo de la casa en donde estaba Jesús hablando y a través de ese agujero bajaron a su amigo y captaron la atención de Jesús, se acercaron a El y oro por su amigo y fue sanado de su parálisis.

La próxima vez que venga a tu pensamiento la duda, las razones o las excusas de porque no puedes acercarte a Jesús pregúntate ¿Realmente esto es un obstáculo para acercarme a El? ¿ Existe razón o persona que me pueda separar de Jesucristo? Estos próximos versículos en el libro de Romanos nos dan la respuesta.

Romanos 8:35: ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

Quizás tu pienses que no eres digno o digna, quizás tu no estas convencido o convencida de que Jesús exista, quizás piensas que hay ciertas cosas que tienes que poner en orden antes de acercarte, pero nada de esto es un obstáculo.

Mira que nos dice en Romanos 8:38-39: Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Mi amigo y amiga no hay nada en este mundo que pueda apartarte o impedirte acercarte a Dios. Solo tienes que acercarte tal y como estas, El solo espera que confíes en El y le des la oportunidad de ser el señor de tu vida ¿Te atreves a dar ese paso? Adelante tu Jesús te espera.

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com