Una lucha cuerpo a cuerpo

Si eres varón probablemente estarás de acuerdo conmigo de que tu también hiciste esto que voy a decir, si eres mujer y tienes hermanos o primos probablemente fuiste testigo de algo similar. Cuando Yo era niño me gustaba jugar a la lucha libre con mi papa, mi mayor reto era ” Ser más fuerte” que El y “ganarle”. En muchas ocasiones lo vencí, o al menos eso pensaba Yo, hasta que crecí y pude darme cuenta que Yo realmente no gane ninguna de esas batallas, sino que mi papa se dejó vencer.

Sabes, muchos de nosotros en algún momento de nuestras vidas hemos luchado con Dios, hemos luchado con la vida. Quizás para ti la vida se trata de alcanzar, de ser reconocido, ser bendecido o bendecida. No hay nada malo en ser una persona perseverante y esforzada, lo malo que es malo es estar dispuesto a hacer cualquier cosa para alcanzar tu objetivo, aun si eso significa recurrir al engaño, la mentira y olvidar la integridad.

El libro de Génesis nos trae un buen ejemplo de un hombre que estuvo dispuesto a hacer cualquier cosa para alcanzar su objetivo, su nombre es Jacob. Él era hermano gemelo con Esaú quien era el primogénito y quien era heredero de 3/4 partes de la herencia de su padre. Esaú era un hombre fuerte y era cazador, solía traer la carne como alimento a su casa. Jacob era el más intelectual, hombre de su casa. Génesis nos relata que Esaú era el favorito de su padre y Jacob el favorito de su madre.

Jacob deseaba ser el primogénito y ser bendecido, pero sabía que al ser el menor no podía, ¿Que recurrió a hacer para obtener lo que quería? Primero aprovecho un día que su hermano llego hambriento y logro que le vendiera su primogenitura por un plato de sopas, segundo y años después se disfrazó de su hermano Jacob y se presentó delante de su padre que ya era no vidente y dijo que él era Esaú para recibir oficialmente la bendición de ser el primogénito y todo lo que esto conlleva y lo logro por su propio esfuerzo.

Nuestro amigo Jacob entonces tuvo que huir lejos de su hogar ya que Esaú cuando se enteró prometió matarlo. Jacob permaneció huyendo y comenzó a recibir consecuencias por sus engaños, el mismo fue engañado por su suegro, tuvo que trabajar arduamente por la mujer que amaba, nunca volvió a ver a su madre con vida. Pero Dios tenía un plan con Jacob y comenzó a trabajar en su vida y pesar de que el obtenía lo que anhelaba por los medios equivocados, tenía un espíritu luchador, era perseverante y logro prosperar.

Jacob tuvo un encuentro con Dios en Betel, pero su vida no cambio de un día para otro, fue parte de un proceso. Años después decide regresar a su tierra pero la gran duda en su corazón era ¿Aun Esaú querrá matarme? De camino a ver a su hermano Génesis nos relata que Jacob tuvo un encuentro con Dios, pero esto no fue cualquier encuentro, sino que fue una lucha.

Génesis 32:24-26: Entonces Jacob se quedó solo en el campamento, y llegó un hombre y luchó con él hasta el amanecer. Cuando el hombre vio que no ganaría el combate, tocó la cadera de Jacob y la dislocó. Luego el hombre le dijo: ¡Déjame ir, pues ya amanece! No te dejaré ir a menos que me bendigas le dijo Jacob.

Jacob aun luchando con el mismo Dios le dijo que no lo soltaría hasta que el recibiera su bendición ¿Que le contesto Dios? lee el versículo 28: Tu nombre ya no será Jacob le dijo el hombre. De ahora en adelante, serás llamado Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.

¿Realmente Jacob venció a Dios? no lo creo. Lo que sí creo es que tal y como cuando yo era niño mi papa me dejaba vencerle aun sabiendo que él era mucho más fuerte que yo, así mismo Dios se dejó vencer posiblemente por la perseverancia e intensidad de Jacob, es más, Yo creo que Dios anhelaba dar su bendición a Jacob ya que él sabía que al bendecirlo Jacob seria de bendición y por esto “Se dejo vencer”. Tanto bendijo Dios a Jacob que su hijo Jesús fue descendiente de él.

Si tu hoy ves algo de la vida de Jacob en ti, te invito a reflexionar. Estoy seguro que Dios desea bendecirte, pero no tienes que recurrir a lograrlo solo o sola, Dios desea ser parte de tu éxito, El desea bendecirte. Persevera, esfuérzate,lucha intensamente y no te rindas pero no lo hagas por tus propias fuerzas, encomienda al Señor tu camino y confía en El, y El hará.

Copyright © 2013. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com