Marcando la diferencia

Siempre me pregunto si estaré haciendo alguna diferencia en el lugar donde estoy, ya sea el trabajo, la familia, las amistades. Esto son cosas que procuro siempre tener bien presentes porque sé que en medio de todas estas cosas Dios me da oportunidades para para reflejarlo a Él. Sé que posiblemente Yo seré la única oportunidad que algunas personas tengan de escuchar alguna palabra de aliento o de esperanza de parte de Dios. En un mundo tan agitado como el que vivimos quizás Yo pueda ser el único agente de paz que muchos reciban. Pero ¿realmente lo estoy siendo?

Me imagino que tú también has tenido ocasiones en las que te has preguntado si estas siendo de ejemplo a otros. Quizás tú también te auto examinas para saber que tal lo hiciste hoy. ¿Actuarias igual con las personas de tu trabajo o clientes si fueran miembros de tu iglesia? Si le preguntaran a la gente de tu trabajo o escuela por ti ¿Tendrían cosas buenas para decir? El hecho de ser creyentes no nos impide compartir con los demás  al contrario debemos compartir y acercarnos con aquellos que más lo necesitan y hacer lo posible por dar palabras de aliento, por brindar una amistad sincera, por marcar la diferencia.

Un día Jesús hablando con sus discípulos les dijo lo siguiente en Mateo 5:13: Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee.

Todos sabemos que una comida sin nada de sal no sabe muy bien o simplemente no tiene ningún tipo de sabor. Jesucristo nos dice en este texto que tú y yo, o sea los que creemos en El somos la sal de la tierra, o sea que tú y yo somos los que le damos ese toquecito de sabor a aquello que no tiene ninguno. A veces Dios nos coloca en lugares estratégicos  quizás hasta en lugares que no son los más cómodos para nosotros con la intención que demos un poco de sabor a ese lugar que no tiene ninguno.

La pregunta para ti y para mi hoy es ¿Estas siendo sal? Imagínate la diferencia que puedes hacer en tu lugar de trabajo, como donde quizás hay un ambiente de tensión tu puedes traer paz, imagínate en un lugar en donde quizás hay un ambiente hostil y tú  puedes sembrar amor. No importa en donde tú te encuentres, puedes marcar la diferencia. Recuerda que Dios nos llamó a ser sal para dar sabor a aquello que no lo tiene, esfuérzate y procura hacer la diferencia.

 

 

Copyright © 2013. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com