Usted no es solamente responsable de lo que dice, sino también de lo que no dice

En los pasados días la noticia más comentada en Puerto Rico ha sido la de un vídeo en la que aparecen dos chicas adolescentes en el que una golpea sin piedad a la otra. Se puede ver en el vídeo como la chica que agrede va preparando la escena para la agresión reclamándole a la joven que había dicho cosas acerca de ella. Si es cierto o no realmente no es importante, lo que causa asombro y indignación es ver como esta chica superior en fortaleza física golpea una y otra vez a su víctima hasta que otro joven por fin decide quitarle a la atacante de encima y finalizar la tortura.

Esto son cosas que suceden a diario en diferentes entornos sociales, pero lo más que molesta del caso es que esa golpiza había sucedido varios días antes y nadie había dicho nada, ni siquiera la víctima. Si triste fue la agresión, más triste es que todos los que fueron testigos presenciales de la agresión no dijeron nada en defensa de la víctima. Por la única razón es que se tomó acción fue porque la agresora pidió que grabaran lo que sucedía y ella misma subió el vídeo a Facebook incluyendo en su estatus que la agredida nunca le agrado desde que comenzó el semestre escolar.

Esto me hace recordar un evento en mi adolescencia del que no me siento nada orgulloso. Mi mejor amigo del séptimo grado fue acusado falsamente de haber escrito una palabra grosera en la pared. Yo vi quien lo hizo y sabía que era acusado falsamente y estaba siendo víctima de bullying, pero por miedo no me atreví a decir la verdad, ¿el resultado? mi amigo fue expulsado del colegio y casi pierde su año escolar. Yo pude haber hecho la diferencia y haber hablado, pero permití que el miedo me dominara.

En otros casos de abusos y crímenes hay personas que han sido testigos pero prefieren ser indiferentes porque lo que sucedió no tiene nada que ver con ellos, no les afecta. Lamentablemente hoy hay muchos abusos que quedan en la nada porque no hay quien habla y los denuncie. Y diciendo todo esto no señalo nada más a la niña que fue la agresora, ella probablemente también es víctima de abuso y ha continuado la cadena, está cosechando probablemente lo que se sembró en ella. Tanto la agresora como su hermana que era quien incitaba la agresión necesitan ayuda, no seamos más indiferentes, no te quedes con los brazos cruzados si puedes hacer algo.

Proverbios 31: 8-9: Habla a favor de los que no pueden hablar por sí mismos; garantiza justicia para todos los abatidos. Sí, habla a favor de los pobres e indefensos, y asegúrate de que se les haga justicia. 

¿Sabes quién más fue víctima de la indiferencia? El mismo Jesucristo ¿Cuando? Cuando fue blanco de una acusación injusta, cuando fue juzgado como criminal sin serlo y todos los que sabían la verdad se quedaron callados. Fue víctima de la indiferencia cuando Pilato tuvo en su poder liberarlo sabiéndolo inocente y prefirió lavarse las manos y no hacer nada. Jesús entiende por lo que estas víctimas de bullying y de la indiferencia están sintiendo, él lo sintió en carne propia.

Si conoces hoy de alguien que está siendo víctima de algún abuso, no te quedes callado/callada, hay formas anónimas de denunciarlo. Generalmente las víctimas no se atreven a hablar, se tu su voz, ayuda a que se les haga justicia, habla a favor de los que no pueden hablar.

 

 

 

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com