El amargo sabor del engaño

Seguramente en algún momento has escuchado de la mala fama de ciertas personas en que para ganarse la vida recurre a los más descarados engaños y mentiras a fin de obtener beneficios. De principio quizás todos es celebración ¡ lo lograste, pudiste engañarlos !.

Obtuviste la mejor venta, recibiste una gran comisión, ganaste la competencia, pero ¿luego qué? ¿Que sucederá si te descubren? Tal vez piensas que eso nunca sucederá, al fin y al cabo eres demasiado bueno en lo que haces. Pero mira lo que nos dice este proverbio acerca del tema.

Proverbios 20:17: Tal vez sea agradable ganarse el pan con engaños, pero uno acaba con la boca llena de arena.

Traduciendo de manera más simple lo que este proverbio quiere decir es que en el momento que logras engañar a alguien y tener ganancia te sientes como el rey del universo, pero el ganarse la vida con engaños siempre te dejara al final un mal sabor en la boca. ¿Quieres pruebas? En el último mes y luego de años de negarlo, el ciclista americano Lance Armstrong admitió el haber utilizado drogas para mejor el rendimiento durante sus años como ciclista.

Armstrong se habida convertido en uno de los atletas más admirados del mundo. No solo había traído fama a un deporte que a pocos le interesaba, sino que logro ganar 7 campeonatos en el Tour de Francia, algo nunca antes visto.

Además Armstrong  batallo en contra del cáncer y había vencido, tenía una de las organizaciones sin fines de lucro más exitosas del mundo gracias al respeto que se había ganado por sus logros.

Gano millones de dólares entre las competencias y los auspicios de diferentes compañías, parecía estar al tope de la montaña, pero aunque lo pudo ocultar por muchos años y engañar mucha gente y obtener beneficios, tarde que temprano esos engaños le dejaron un sabor amargo en su boca y una reputación destruida que posiblemente nunca vuelva a recuperar.

La biblia dice: Lucas 8:17:No hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada oculto que no llegue a conocerse públicamente.

Todo tarde que temprano se descubre, así que mis amigos, les invito a reflexionar en esto y q que sin importar cuan atractiva parezca la oferta, y por más que trates o traten de convencerte que nadie te descubrirá, recuerda que Tal vez sea agradable ganarse el pan con engaños, pero uno acaba con la boca llena de arena.

Copyright © 2013. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com