¿Firme o inconstante?

Recuerdo que cuando era niño me gustaba ver el Chavo del 8. En ocasiones vi capítulos en que cuando le hacían una pregunta al chavo movía su cabeza diciendo que si pero de sus labios salía un no causando confusión de lo que realmente quería decir. Así mismo muchos de nosotros en ocasiones nuestros labios han dicho un sí, pero sabemos que la respuesta que realmente queremos dar es un no. Pero ¿Por qué no somos firmes en lo que decimos?

Creo que la razón principal es el miedo, pero miedo¿ a qué? Son muchos los miedos que nos hacen titubear, miedo a lo que pueda suceder, miedo a que no suceda lo que esperamos, miedo al qué dirán  En otras ocasiones creo que hay personas que se dejan llevar por la corriente de los que los rodean. Cedemos a las presiones de grupos porque no queremos que se burlen de nosotros o peor aún, que se enojen con nosotros y se dañe una relación porque para muchas personas es demasiado importante su imagen delante de los demás.

Pero Dios nos pide que seamos personas de palabra y de integridad que por ninguna razón comprometamos nuestros valores ni nuestro compromiso. Santiago 5:12: Sobre todo, hermanos míos, no juren ni por el cielo ni por la tierra ni por ninguna otra cosa. Que su «sí» sea «sí», y su «no», «no», para que no sean condenados. 

Procura ser conocido por ser una persona íntegra que una vez dice algo lo sostiene, es comprometido. Y no me refiero a ser firme aun cuando sabes que la decisión que estas tomando te perjudica a ti o perjudica alguna otra persona, sino que se firme en tus valores, pero sobre todo se firme en tu Fe en Dios.

Santiago 1:6-8: Cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios, y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. Esas personas no deberían esperar nada del Señor; su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.

En la integridad hay firmeza de carácter  ser integro es ser de una sola pieza, no hay división. El versículo ocho nos dice que la persona que duda está dividida y es inestable. Si en algún momento le has abierto la puerta de tu corazón a Dios ¿Porque negarlo? En vez de preocuparte por lo que otros piensen de ti, preocúpate por que Dios piensa de ti.

Permite que otros te reconozcan por ser una persona firme y de palabra que bajo ninguna circunstancia rompe su palabra ni su compromiso con lo que es correcto.

¿Eres conocido por ser una persona de palabra? o ¿Eres reconocido por ser una persona insegura?

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com