Factor Miedo

Recuerdo que durante mi niñez siempre fui muy tímido, las razones exactas no las sé, pero lo que menos me gustaba de esa timidez era que generalmente venia acompañada de muchos temores. Temor al fracaso, a que se burlaran de mí, temor a decir algo tonto y así sucesivamente vivía mi vida con muchos miedos y al llegar la adolescencia esa situación empeoro. Durante ese tiempo mi familia y yo tuvimos que enfrentar muchísimas situaciones con la salud de mi hermana y mi madre y una situación económica difícil.

Dentro de mi parecía que existían dos seres, uno sumamente tímido que apenas se atrevía hablar, el otro era un joven lleno de mucha Fe, con muchos deseos de agradar a Dios y llevar su palabra y expresar mi pensar y mis sentimientos. La guerra en contra del temor no fue nada fácil, yo sabía que mis temores era lo único que me detenía de alcanzar el plan de Dios para mi vida, y por supuesto el enemigo bombardeaba mi mente con todos los temores posibles.  Toda esta situación duro hasta que yo decidí que tenía que terminar, la única manera de vencer mis miedos era enfrentándolos, no solo sino con la ayuda de Dios.

Quien vive temeroso, nunca será libre. “Autor: Quinto Horacio Flaco. Esta frase encierra una gran verdad, ya que la persona que vive atemorizada es una esclava de sus temores. La biblia nos dice que Dios nos nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder, amor y dominio propio. Si hoy tu estas también siendo víctima del temor, te invito hoy a que decidas enfrentar tus miedos y pedir a Dios que te de las fuerzas para hacerlo. Te aseguro que si confías en Dios el te dará las fuerzas para ser libre de tus temores, no permitas que el temor te siga deteniendo y cuando pasen los años te arrepientas de todas las cosas que te hubiera gustado alcanzar y hacer y no pudiste a causa del temor.

Finalizo compartiendo contigo unos versículos que nos hablan acerca vencer el temor y con una pregunta, ¿Que te gustaría hacer que el temor te lo impide?

Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. “Salmos 34:4

J es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? ”   Salmos 27:1

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com