La importancia del servicio

Comienzo la reflexión de hoy con el siguiente pensamiento “La idea de que el servicio a Dios solo puede ser en el altar de la Iglesia, cantando himnos cristianos, leyendo su Santa Palabra y otras cuestiones por el estilo, es sin lugar a dudas, uno de los peores engaños del diablo. Cuan efectivamente el diablo puede encaminarnos hacia la perdición usando esta idea, cuando en realidad el mundo entero puede estar lleno del servicio a Dios  (Martín Lutero).

En donde quiera que te encuentres y a donde quiera que vayas tu puedes ser de bendición y servir a Dios. Muchas personas nunca llegarían de su propia voluntad a un templo, pero tú puedes llevar la iglesia a donde quiera que tú vayas. El pensar que donde único podemos servir a Dios es un concepto erróneo. Si miramos los milagros y hazañas realizados por Jesús la mayoría de ellos fueron realizados fuera de un templo, y esto no debe utilizarse como excusa para no ir al templo, sino que tú y yo somos la iglesia y llevamos la iglesia con nosotros a donde quiera que vayamos.

Así que cuando tú veas a alguien en necesidad en tu trabajo, Dios te está abriendo la puerta para que seas iglesia allí, cuando sabes que hay algún enfermo o alguien con algún tipo de necesidad en tu vecindario, tú puedes servir allí. En tu lugar de estudios posiblemente ves muchas personas necesitadas aunque sea de un abrazo, de un saludo, de una buena conversación, en esos momentos tu puedes servir a Dios. La gran comisión que Jesús nos dejó no fue “Id por todas las iglesias y predica el evangelio”, la gran comisión que Jesús nos dejó la vemos en Mateo 28: 19-20.

Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos.

Jesús nos dejó la encomienda de ir por todo el mundo, eso incluye tu casa, la escuela, el vecindario, el parque, la iglesia. Así que de ahora en adelante no pienses que solo puedes servir a Dios dentro de la iglesia, recuerda que tu puede servir a Dios y ser iglesia en donde quiera que tu estés.

Nuestro deseo de servir a Cristo se traduce en la realidad de servir a otros. ”   Autor: William Tyndale

(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios)

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com