A través de los ojos de Dios

Hay algo acerca de Dios que siempre toca mi corazón y me hace recordar que su amor hacia mi es incondicional. Cuando yo me veo, cuando pienso en que cosas pudo ver Dios en mi para amarme de manera incondicional, sinceramente no encuentro motivos suficientes para decir que yo me gane ese amor. Dios en su infinita misericordia y en su gracia te escogió a ti y me escogió a mi para darnos una vida mas abundante de lo que podemos imaginar.

No solo eso, sino que puso en nosotros propósitos y encomiendas para nosotros llevarlas a cabo.  Siempre me pregunto ¿Por que me ha dado la bendición de llevar su palabra de diferentes maneras? Esto no lo digo por que pienso que soy mejor que nadie, al contrario, lo digo por que hace varios años atrás cuando era un poco mas joven pensaba que no había manera en que Dios pudiera usar mi vida de ninguna manera. Pero cuando leo la biblia y veo quienes son las personas que Dios utilizo para llevar a cabo sus planes, siempre me doy cuenta que muy rara vez escogió a alguien que pudiera decir que tiene los meritos suficientes para hacerlo.

Y es que como dice su palabra; Dios escogió lo despreciado por el mundo —lo que se considera como nada— y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante. Como resultado, nadie puede jamás jactarse en presencia de Dios (1 corintios 1:28). 

Hay muchísimos ejemplos que hoy pudiera citar, pero quiero enfocarme en una mujer llamada Rahab. Esta chica no tenía mucho valor en la sociedad de aquellos días, tenía dos factores que en la cultura de ese tiempo lo único que generaba era rechazo, era mujer y era prostituta. Los religiosos de aquella época cuando iban al templo hacían una oración que decía más o menos así ” Dios, gracias porque ni me hiciste gentil, ni me hiciste mujer”. 

Qué triste y vergonzoso que alguien pudiera orar así, pero en esos días era una realidad. Pero aquí es cuando Dios entre en escena. Cuando Josué fue encomendado conquistar la tierra prometida envió dos espías a explorar la tierra. Estos dos amigos llegaron hasta allí y decidieron pedir ayuda y esconderse en una de las casas que estaba justo a la entrada de esta tierra. Esa casa pertenecía a Rahab y era el lugar donde probablemente ejercía su negocio.

Una vez allí los espías, Rahab no solo los escondió, sino que despisto a los que los buscaban diciendo que ya los espías se habían ido. Una vez se fueron los que los buscaban, los espías salieron de su escondite y agradecieron a Rahab por su ayuda. Rahab en ese momento supo reconocer lo que otros en su tierra no habían visto;¡No es extraño que nuestro corazón esté lleno de temor! A nadie le queda valor para pelear después de oír semejantes cosas. Pues el Señor su Dios es el Dios supremo arriba, en los cielos, y abajo, en la tierra (Josué 2:11).

Rahab supo reconocer que el Dios de Josué era el único verdadero Dios, luego realizo pacto con los espías para que su vida y la de su familia fuera preservada una vez Josué y sus tropas conquistaran la tierra, y así fue, la tierra fue conquistada y Rahab y su familia fueron los únicos que sobrevivieron. Esta mujer que parecía no tener nada especial fue usada por Dios para ser parte importante de la conquista de la tierra prometida. Despreciada por otros, pero amada por Dios, lo que parecía carecer de valor a los hombres, Dios uso para honra y gloria suya.

Así que si tú en algún momento te has considerado una persona que Dios no puede usar, hoy te digo que estas equivocado o equivocada, si confías y entregas tu vida a Él, Dios puede hacer en ti y a través de ti cosas que nunca pensaste. Recuerda que Dios no mira tu apariencia si no que mira tu corazón. Mi oración por ti hoy, es que seas instrumento en las manos de Dios.

 

 

 

You can leave a response, or trackback from your own site.
2 comments
saraaurora
saraaurora

Me encanta trabajar para Jesús...Deje todo lo perteneciente al Mundo...y el me dio el doble de lo que el mundo me daba..cuando decidí trabajar para su Obra..Dios te bendice Jose!

Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com