¿Buque o barco de vela?

Hay un dicho que dice “En el mar la vida es más sabrosa”. Muchas personas son fanáticas de las diferentes tipos de embarcaciones que podemos ver en alta mar, pero hoy quiero hacer una comparación con dos de ellas. Ambas son un medio de transporte marítimo, pero su estructura y propósitos son totalmente opuestos. El primero que te quiero mencionar es el barco de vela o velero.

Esta pequeña embarcación es de tamaño moderado y hoy día mayormente se utilizan de manera recreativa o deportivo, para pasar un buen momento en la playa. Aunque no es su único modo de propulsión, estos veleros dependen en gran medida del viento para poder impulsarse y moverse hacia el lugar en donde se dirigen.

El otro medio de transporte marítimo que te quiero hablar es el buque . En esta embarcación el capitán es la máxima autoridad. El capitán es el responsable de todo el funcionamiento del barco, dirige, coordina y controla todas las actividades que se realizan a bordo, siendo responsable de la seguridad del buque, tripulación, cargamento, navegación y organización del trabajo. Estos buques no dependen de ninguna manera del viento para ser dirigidos, sino que es el capitán quien decide a donde se dirige.

¿Sabes que podemos aplicar esta analogía a nuestra vida cristiana? Si hicieras un análisis hoy de quien dirige tu vida, ¿Te asemejas más al barco de vela o al buque de guerra?

Santiago 1:6: Pero tiene que pedir con fe y sin dudar nada, porque el que duda es como las olas del mar, que el viento agita y lleva de un lado a otro.

Hay ocasiones en que tú y yo permitimos que el temor y la duda sea quien nos dirija. No sabemos con seguridad hacia donde nos dirigimos y estamos en un vaivén que lo que nos produce es más inseguridad. En otras ocasiones, somos guiados por las situaciones de la vida y por las presiones de las personas que nos rodean.

Romanos 8:14: Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

En cambio, si has permitido que sea Dios quien dirija tus pasos, sentirás en ti una seguridad que solo él nos puede dar. Aun cuando sea Dios quien dirija nuestras vidas vendrán situaciones que nos quieran desviar de nuestro camino, pero al igual que el buque, nuestra guía no es el viento, sino que somos dirigido por nuestro capitán, el señor Jesucristo.

¿A cuál te asemejas más? Sabes nunca es tarde para entregar el control de tu vida a Dios, el desea guiar tus pasos hacia el propósito que El determino para tu vida. ¿Estas dispuesto a ser dirigido/ dirigida?

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com