Elección 2012

Hoy en Estados Unidos y Puerto Rico se celebran las elecciones generales para decidir quienes dirigirán nuestras naciones por los próximos 4 años. Al igual que el tema de la religión, el tema de la política suele ser uno controversial y que encienda las pasiones más profundas del ser humano. Nunca me ha gustado meterme en temas de políticas ni identificarme con ningún partido en especifico, siempre me gusta elegir los que creo pueden ser hombre y mujeres interesados en el bienestar de mi país.

¡Pero que difícil se hace elegir! Tristemente el ejemplo que vemos en la mayoría de los políticos es uno negativo, guiados en su mayoría por el bienestar propio o de su partido y marcados por esquemas de fraudes e ilegalidades. Lamentablemente no vemos políticos diciendo como piensan ayudar a su país, sino que su mejor estrategia es ver cómo pueden manchar la reputación y el nombre de su contendor, ya no vemos una competencia limpia y de honra si es que en algún momento de la historia la hubo.

Pero, ¿Como debe ser un líder de una nación de acuerdo a lo que Dios nos dice?

2 Samuel 23:3-4: El Dios de Israel habló, la Roca de Israel me dijo: “El que gobierna con justicia y gobierna en el temor de Dios, es como la luz de la mañana al amanecer, como una mañana sin nubes, como el brillar del sol sobre la hierba nueva después de la lluvia. 

Proverbios 11:14: Sin liderazgo sabio, la nación se hunde; la seguridad está en tener muchos consejeros.

Mi oración hoy es que sea quien sea el que gane esta elección nos gobierne con sabiduría y no por interés propio, que recuerde que un pueblo lo coloco al mando no para que tome decisiones a base de una ideología política sino por lo que sea de beneficio al pueblo que los coloco en ese lugar de autoridad. Que no esperen a que vuelva a ser año de elecciones para querer acercarse al pueblo sino que sus oídos y su corazón este abierto a escuchar.

Pueblo, votemos con conciencia y no por costumbre, votemos con sabiduría y no por colores. Sea quienes sean los elegidos hoy, nuestro deber como pueblo y como creyentes es orar por ellos para que sea Dios quien los dirija y para que los llene de sabiduría. En las manos de Dios dejamos nuestra nación.

1 Timoteo 2:1-2: En primer lugar, te ruego que ores por todos los seres humanos. Pídele a Dios que los ayude; intercede en su favor, y da gracias por ellos. Ora de ese modo por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos tener una vida pacífica y tranquila, caracterizada por la devoción a Dios y la dignidad.

 

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com