¿Eres un globo o una botella?

Yo les pregunto, ¿Qué es más grande?, ¿Un globo o una botella de agua? En tamaño, la botella es más grande, pero ¿Cuál se llena de más agua?  El globo, ¿Cuál es el problema de la botella de agua? , está restringida, no tiene la capacidad de expandirse por que no es elástica. Así que el crecimiento no tiene nada que ver con el tamaño actual, sino con tu capacidad para expandirte con lo que Dios desea hacer a través de ti.

Y muchas veces el crecimiento duele. Tal y como cuando un niño va creciendo y va llegando a la etapa de la adolescencia y empiezan a estirarse esos huesos y esos músculos y les duele todo muchas veces. Así también puede que haya habido etapas de dolor, etapas duras y difíciles en nuestro crecimiento como persona. Pero todo eso es parte del crecimiento. Bajo ningún concepto debes de detener tu crecimiento como persona.

Si un niño llegara a cierta edad y notas que su crecimiento físico se ha detenido de seguro te preocuparías y reconocerías que existe algún tipo de problema, de esa misma forma alguien que ha dejado de crecer como ser humano y alguien quien su vida espiritual se ha estancado en crecimiento confronta problemas.

Afortunadamente la biblia nos da algunas pistas pasos que podemos tomar para continuar nuestro crecimiento como persona y en nuestra vida espiritual.

2 Pedro 1:5-8: En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento; el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos. Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

Claramente la palabra de Dios nos deja saber que el crecimiento es necesario. Se supone que según vamos madurando y adquirimos conocimiento, y vivimos diferentes experiencias y enfrentamos distintas situaciones e interactuamos con diferentes tipos de personas, crecemos como seres humanos. Pero nuestro mayor crecimiento como seres humanos lo logramos una vez logramos establecer una relación con nuestro creador y padre celestial, Dios.

Cuando establecemos esa relación y comenzamos a conocerlo más, nuestra manera de ver la vida cambia, aprendemos a amar mas y a odiar menos, nos damos cuenta que apartados de El nada podemos hacer, nos da la certeza que no estamos en este mundo por casualidad, sino que tenemos una misión de vida. Vivir la vida no es fácil, pero una vez conocemos a Dios y comenzamos a leer su palabra, nuestro entendimiento se expande y caemos en cuenta de que si hay una manera correcta de vivir la vida.

Mientras más nos acercamos a Él, mas El se acercara a nosotros (Santiago 4:8). Antes de terminar quisiera preguntarte, ¿Eres como el globo o como la botella? Así que mi reto para ti hoy es que nunca dejes de buscar crecer como persona y como hijo/hija de Dios. Mi oración es que te parezcas mas al globo que a la botella, que tengas la capacidad de continuar expandiéndote hacia donde Dios te guié.

(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios)

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com