La esperanza de un pais

Hace cerca de dos años atrás se celebraron los juegos olímpicos en Londres. Siempre es un orgullo el ver nuestra bandera ondearse en medio de todas las demás. Por esas semanas que duraron los juegos olímpicos nuestra isla se mantuvo pendiente en especial al corredor Javier Culson, tanto así que denominaron la carrera que le participaba como ” La carrera de un país”.

Creo que puedo decir sin temor a equivocarme que prácticamente todo el país vio las 3 carreras en las que Culson participo, contentos, emocionados y con el orgullo de nuestra patria en el corazón nos unimos en un solo propósito, apoyar a quien nos representaba dignamente. A un lado quedaron las diferencias de ideologías políticas, diferencias de pensamiento, diferencias religiosas o clases sociales. Gracias a Dios Culson nos represento dignamente y obtuvo medalla de bronce y pudimos escuchar una vez mas con orgullo el himno de nuestro país.

Analizando luego la situación yo me preguntaba, si pudimos unirnos como un solo pueblo por una carrera olímpica, ¿No podemos unirnos como pueblo por el bien de nuestra isla? Yo pienso que podemos hacerlo, pero la otra pregunta es ¿Tenemos el deseo de hacerlo?

Nuestra isla ha sido impactada fuertemente por el crimen y la droga, por tantos matrimonios que lamentablemente se divorcian, por la caída de la economía global, pero creo que sobre todo porque de una u otra manera muchos se han olvidado de Dios y de que esta isla fue bautizada como la isla del cordero, una isla bendecida por Dios.

Aunque somos un país pequeño en tamaño, esta isla probablemente ha enviado mas misioneros al mundo entero que ningún otro país, tremendos evangelistas y predicadores han salidos de aquí, tenemos iglesias cristianas en cada esquina, pero para nada esto se trata de religión, se trata de tener a Jesucristo como guía en nuestras familias.

Yo si creo que aun tenemos esperanza, no todo esta perdido, solo tenemos que recapacitar como pueblo y tornar nuestra mirada a Dios que es el único que tiene el poder para arreglar aquello que otros llamaron irreparable. Dios es un Dios de oportunidades y lo vemos consistentemente como restauro al pueblo de Israel luego de que le dieran la espalda en tantas ocasiones. Según Dios puede restaurar un país entero, lo mismo puede hacer contigo a nivel personal y en tu familia.

La esperanza del mundo se llama Jesucristo, no hay dinero, ni político ni religión que pueda restaurar como lo hace el rey de reyes y señor de señores. Queda en manos de nosotros el unirnos como un solo pueblo para orar por nuestra nación y nuestras familias, aun hay esperanza.

2 Crónicas 7:14-15: pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra.  Mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a cada oración que se eleve en este lugar.

 

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com