Subestimados pero elegidos

Me atrevo a decir que la mayoría de nosotros hemos sido subestimados en algún momento de nuestras vidas. En algún momento alguien nos ha pasado por alto sin considerarnos solo juzgandonos por nuestra apariencia o por nuestra personalidad. Quizás fue el momento en que trataste de entrar a un equipo deportivo de tu escuela, quizás fue cuando trataste de entrar a la banda o el coro de tu escuela o tal vez fue cuando ya de adulto competiste por un mejor puesto en tu trabajo pero fuiste pasado por alto por alguien con una personalidad más llamativa o con un atractivo físico.

Sea cual sea tu situación, siempre duele ser subestimado, tu sabes que hay algo dentro de ti que te impulsa, sientes ese fuego o esa pasión por hacer eso que sientes en tu corazón y tal vez sabes que el mismo Dios puso esa inquietud en ti pero temes seguir siendo rechazado. Yo también he vivido el rechazo y el ser subestimado en carne propia, pero quiero que sepas que no estamos solos en esto, el rey más grande que tuvo el pueblo de Israel y uno de los siervos de Dios más respetados pasó por esa misma situación.

Cuando el profeta Samuel fue enviado por Dios a ungir el próximo rey de Israel se dirigió a casa de Isaí. Todos los hijos de Isaí pasaron frente a Samuel, cuando este vió a Eliab el hermano mayor de David, el profeta estaba seguro de haber encontrado al próximo rey de Israel porque su apariencia física era impresionante, pero en ese momento el mismo Señor le dió una señal de alto a Samuel y le dejó saber que estaba equivocado, ese no era su elegido, sino que era David.

1 Samuel 16: 7: Pero el SEÑOR le dijo a Samuel: No juzgues por su apariencia o por su estatura, porque yo lo he rechazado. El SEÑOR no ve las cosas de la manera en que tú las ves. La gente juzga por las apariencias, pero el SEÑOR mira el corazón. 

Dios no ve las cosas como tú y yo las vemos, más allá de un físico, una apariencia o un evidente talento, Dios lo que mira es nuestro corazón. No hay nada que tú y yo podamos hacer para impresionar a Dios sólo por medio de nuestras cualidades, talentos  o físico, nada de eso impresiona a Dios, pero un corazón sincero, humilde y dispuesto nunca es rechazado por Dios.

Así que si en algún momento has sido herido por el rechazo o por ser subestimado, hoy te motivo a seguir adelante. Si Dios ha puesto en tu corazón hacer una diferencia en este mundo pero temes ser pasado por alto, no temas más porque el mismo Dios te acompañará a través del camino y el pondrá algo especial en ti que te hará brillar en donde quiera que estes. Es posible que la gente empiece a preguntarse el ¿Por qué? tu fuiste escogido si había personas con más habilidades o con un talento que es en apariencia mayor al tuyo, pero lo que ellos no saben es que tu fuiste escogido/escogida por el mismo Dios.

1 Corintios 1: 27-28: En cambio, Dios eligió lo que el mundo considera ridículo para avergonzar a los que se creen sabios. Y escogió cosas que no tienen poder para avergonzar a los poderosos.  Dios escogió lo despreciado por el mundo lo que se considera como nada y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante. 

 

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com