Habla a favor de los que no pueden hablar

Martín Lutero una vez dijo “Usted no es solamente responsable de lo que dice, sino también de lo que no dice”. Aunque no lo creas, nuestras palabras son poderosas. La misma biblia nos dice en Proverbios 18:21:La muerte y la vida están en poder de la lengua; y el que la ama comerá de sus frutos.

Demás esta decir que debemos cuidar lo que hablamos, nuestras palabras pueden edificar o pueden destruir. Se dice que las heridas más profundas no son causadas por golpes, sino por palabras. Controlar lo que decimos no siempre es fácil, yo mismo tengo que admitir que a veces mi boca se mueve mas rápido que mi cerebro, o sea, a veces digo las cosas sin pensarlo y he logrado lastimar a alguien. En ocasiones no hago mas que terminar de decir algo cuando siento la voz del Espíritu Santo diciéndome “Hubiera sido mejor que te hubieras quedado callado ( A veces esa voz también es la de mi esposa).

He tenido que pedir perdón en muchas ocasiones por algo que he dicho que en realidad no quería ni sentía decir. Reconozco que tal y como lo dice la biblia, hay vida o muerte en lo que decimos. Una simple palabra, puede alegrar el corazón mas triste, levantar  la Fe a alguien que había perdido toda esperanza, dar vida a aquel que aunque aun respira, se sentía como muerto en vida.

Pero hoy no solo quiero hablarte de lo que dices, sino también de lo que no dices. Repito nuevamente la frase que menciones al principio que dijo Lutero “Usted no es solamente responsable de lo que dice, sino también de lo que no dice” ¿Alguna vez te había puesto a pensar que muchas veces nuestro silencio hace daño también?

Otro gran hombre de Dios, Martin Luther King dijo “Llega la hora en que el silencio es traición. Ha llegado la hora en que incluso cuando presionados por las demandas de verdad interior, los hombres no asumen la tarea de oponerse la política de su gobierno, sobre todo en tiempos de guerra. Sabía que no podría volver a alzar mi voz de nuevo por los oprimidos en los guettos si no hablaba primero del mayor generador de violencia en el mundo hoy: mi propio gobierno.”

Esta frase de King que utilice, no tiene nada que ver con política, tiene que ver con que en muchas veces el silencio hace daño. Muchos de nosotros vemos y escuchamos muchas injusticias, mas preferimos callar y lavarnos las manos como Pilato diciéndonos ” Eso no me incumbe” o ” Eso en nada me afecta. Pues déjame diferir respetuosamente, creo que si más de nosotros levantáramos nuestra voz en contra de las injusticias, tendríamos una sociedad y un gobierno muy diferente.

Proverbios 31: 8-9: Habla a favor de los que no pueden hablar por sí mismos; garantiza justicia para todos los abatidos. Sí, habla a favor de los pobres e indefensos, y asegúrate de que se les haga justicia.

La primera vez que escuche este proverbio me impacto grandemente y me motivo a tratar de hacer una diferencia, estoy decidido a levantar mi voz por todos aquellos que no lo pueden hacer por sí mismos, pero a la misma vez admito que no será nada fácil y largo camino me resta. ¿Pero sabes qué? esto no lo puedo hacer yo solo, necesito de ti. Mi reto para ti es, que levantes tu voz a favor de todo aquel que lo necesite. Levanta tu voz en contra de la injusticia.

Si todos aportamos nuestro granito de arena en esto, pudiéramos ser un catalizador que impulse un cambio en nuestra sociedad. Cuando algo atente contra nuestro valores debemos decirlo, cuando sabemos que hay corrupción debemos denunciarlo, cuando vemos tanta violencia, en vez de hacernos de la vista larga debemos denunciarlo. Tal vez pensaras que soy muy optimista, pues si lo soy, creo en un Dios todopoderoso capaz de hacer lo imposible, pero tú y yo somos sus instrumentos.

Así que una vez más te motivo a que hables a favor de todos aquellos que no pueden hablar por sí mismos y asegúrate que se les haga justicia, juntos podemos hacer una diferencia en este mundo.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com