El Valle de los Huesos Secos

¿Alguna vez has estado en una situación en donde parece que no hay esperanza? Yo lo he estado en más de una ocasión. Cuando estamos así, diferentes pensamientos vienen a nuestras mentes,  ¿Por qué todo me sale mal?, ¿Por qué cosas mala le suceden a gente buena? ¿Por qué a mí? En momentos así nuestras mentes se bloquean.

Quizás las situaciones de la vida te han dejado sin esperanza, realmente no estás viviendo la vida, sino que andas por la vida solo existiendo, como un robot. Has estado en más de una dura batalla y finalmente decidiste rendirte, bajaste la guardia y entregaste tus armas. Algo parecido lo vemos en el capítulo 37 de Ezequiel . El señor llevo al profeta Ezequiel a un valle lleno de huesos secos que estaban regados por todo el valle. En algún momento este montón de huesos pertenecieron a un gran ejercito, eran unos guerreros, estuvieron en una dura batalla y hoy solo eran un montón de huesos secos.

Su estado no era el mejor, habían estado allí por mucho tiempo y no solo había recibido los embates de una dura guerra, sino que también fueron maltratados por el sol y las inclemencias del tiempo. Pero Dios llevo a Ezequiel allí con un propósito, y era que declarara vida sobre todos esos huesos.

Ezequiel 37:3-5: Luego me preguntó: Hijo de hombre, ¿podrán estos huesos volver a convertirse en personas vivas? Oh Soberano SEÑOR  respondí, sólo tú sabes la respuesta. Entonces me dijo: Anuncia un mensaje profético a estos huesos y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del SEÑOR”. Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘¡Atención! ¡Pondré aliento dentro de ustedes y haré que vuelvan a vivir. 

¿Parece ilógico lo que el señor le pide a Ezequiel? Yo diría que ante nuestra perspectiva si parece muy ilógico, ¿Declarar vida sobre unos huesos secos? ¿Quien en su sano juicio haría algo así? Pero lo que parece imposible para el hombre es posible para Dios.  El señor le dio una orden a Ezequiel para que declarara vida sobre estos huesos, y aunque no estaba muy seguro cuando Dios le pregunto si era posible, obedeció y declaro que los uniría, y de repente se escucho un tremendo ruido de los huesos regresando a los cuerpos , y declaro que los músculos regresarían y que piel los cubriría nuevamente, y así mismo sucedió.

Ya no eran solo huesos, sino que sus cuerpos se habían formado nuevamente, pero aun faltaba un ingrediente muy importante, no tenían vida. Así que Dios una vez más le pide a Ezequiel que declare aliento de vida sobre ellos, el profeta declaro aliento de vida sobre los huesos y aquello que una vez estuvo muerto y sin esperanza regreso a la vida.

Esta historia del valle de los huesos secos puede representar la vida de muchas personas. Han enfrentado duras batallas, fueron grandes guerreros espirituales o de la vida, en algún momento estuvieron llenos de deseos u fuerzas para enfrentar lo que fuera, pero fueron golpeados fuertemente luego de muchas batallas hasta que se sintieron derrotados.

Pero hoy yo declaro vida sobre ti, declaro que ese valle de huesos secos que quizás en ti representa una relación, o representa tu salud, inclusive representa tu vida espiritual hoy vuelve a tener vida. Ya no será mas un valle de huesos secos sino que volverá a ser un gran ejercito listo para ir a la batalla.

Ezequiel 37: 12-14: Por lo tanto, profetiza y diles: “Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘Oh pueblo mío, abriré las tumbas del destierro y haré que te levantes. Luego te regresaré a la tierra de Israel.  Cuando eso suceda, pueblo mío, sabrás que yo soy el SEÑOR. Pondré mi Espíritu en ti, volverás a vivir y regresarás a tu propia tierra. Entonces sabrás que yo, el SEÑOR, he hablado y que he cumplido mi palabra. ¡Sí, el SEÑOR ha hablado!

 

You can leave a response, or trackback from your own site.
2 comments
Lennie
Lennie

Para Dios nada es imposible.

Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com