El maratón de la vida

Una de mis metas durante los últimos años ha sido el correr aunque sea un maratón en mi vida, pero no fue hasta hace alrededor de un mes que hice algo al respecto y me anoté una carrera de 5K . Pienso que una vez inscrito y de haber pagado la inscripción se me hace más difícil arrepentirme y dar un paso atrás.

Yo no soy ningún experto en esto de las carreras profesionales, la última vez que competí en una fue para la carrera de acción de gracias de mi escuela para cuando tenía unos 13 años y recuerdo perfectamente que comencé muy bien la carrera y estaba entre las primeras3 posiciones, pero hubo un pequeño detalle, adolescente al fin siempre tenía hambre, y pues unos 20 minutos antes de la carrera me comí un sandwich y un jugo, demás esta decir que me golpeó un tremendo dolor de estómago a mitad de carrera y terminé penúltimo en la posición número 15.

Un detalle que he escuchado y leído acerca de los corredores profesionales es que siempre deben de mantenerse concentrados mirando siempre hacia el frente. ¿La razón? porque si se toman el tiempo de mirar atrás pueden perder su concentración de la meta, pueden tropezar y caerse, pueden perder el sentido del rumbo o simplemente alguien que este cercano puede aprovechar su falta de concentración para acelerar el paso y lograr rebasarle.

Si analizamos esto y lo comparamos con nuestra vida podemos darnos cuenta que es bastante similar en algunos sentidos. La vida definitivamente es una carrera a muy larga distancia. Una carrera llena de retos, caminos pedregosos, caminos con arenas movedizas, obstáculos, y por supuesto, nos encontraremos con personas que traten de quitar nuestra mirada de la meta para que no podamos llegar.

Todos nosotros viviremos buenas y malas experiencias, es inevitable, así es la vida. Pero en lugar de permitir que todo esto que se presenta a través de nuestra carrera nos detenga o nos atrase, tratemos de aprender de todas estas experiencias y vivencias, si  debemos aprender de todo lo bueno y lo malo que nos sucede.

Lo bueno siempre traerá una sonrisa a nuestro rostro, traerá esos lindos recuerdos y nos ayudará a poner en práctica en ocasiones futuras lo que vivimos de esas experiencias. De lo malo aprenderemos a no cometer los mismos errores, a evitar repetir la manera en que reaccionamos, nos ayudará a cuando veamos a alguien viviendo una situación similar poder extender nuestra mano y ayudarles para que no caigan en los mismo que nos hizo caer a nosotros.

Sea cual sea el tramo de la carrera en que te encuentras recuerda siempre mirar hacia adelante, y si sientes que te encuentras pasando por un momento difícil en tu carrera por la vida, recuerda levantar tu mirada al cielo y pedir ayuda a aquel que nunca te la negará, Dios.

Proverbios 4: 25-26:  Mira hacia adelante y fija los ojos en lo que está frente a ti. Traza un sendero recto para tus pies; permanece en el camino seguro.

(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios)

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com