La voz de Papá

Este  fin de semana en muchos países alrededor del mundo se celebra el día de los padres. Recuerdo que cuando era niño y salía a jugar con mis amigos en el vecindario mis padres me permitían estar fuera de mi casa hasta cierta hora cuando ya comenzaba a oscurecer. Regularmente me llamaba mi madre y tan pronto me llamaba obedecía y me iba a mi casa, pero en algunas ocasiones cuando estaba muy entretenido jugando comenzaba a negociar con ella para que me diera un tiempo adicional, a veces aceptaba y otras veces me decía hoy no se puede.

Pero había una gran diferencia cuando me llamaba mi papa, a él nunca le negociaba, tan solo llamaba mi nombre una sola vez e inmediatamente le decía adiós a mis amigos hasta el siguiente día, su voz tenia autoridad, al igual que podía distinguir la voz de mi madre de cualquier otra voz, también podía distinguir la voz de mi padre de cualquier otra voz.

Cuando era niño y escuchaba la voz de mi padre llamarme a veces pensaba que no quería que disfrutara, pensaba “ay ya otra vez me está llamando si yo la estoy pasando tan bien aquí”, pero lo que no entendía era que su llamado no era para mortificarme, sino para cuidarme de ciertos peligros que aunque por mi mente de niño no entendía, él como mi padre y como mi guardián estaba pendiente de cuidarme de todos los peligros que la vida nos ofrece.

De la misma manera Dios, nuestro padre celestial, se encarga de llamarnos, de velar por nosotros y de cuidarnos de muchos peligros que quizás nosotros no vemos. Pero no solo nos llama para cuidarnos, sino que también nos llama porque desea mantener una relación y mantenerse en comunicación con nosotros. Sea lo que sea que nosotros necesitemos en esta vida, nuestro padre celestial nos lo ofrece de una manera sin igual.

Lucas 11:11-13: Ustedes, los que son padres, si sus hijos les piden un pescado, ¿les dan una serpiente en su lugar?  O si les piden un huevo, ¿les dan un escorpión? ¡Claro que no! Así que si ustedes, gente pecadora, saben dar buenos regalos a sus hijos, cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes lo pidan».

Quizás no has tenido una buena relación con tu padre terrenal, quizás nunca lo conociste, sea cual sea tu relación con tu padre terrenal, nuestro padre celestial siempre ha estado y estará disponible para nosotros las 24 horas del día.

Nuestro padre celestial solo desea lo mejor para nosotros, el nos ama con un amor eterno y sin condición. Si en algún momento has resentido que Dios que no te ha dado todo lo que le has pedido, te aseguro que El te está cuidando de algo que no puedes ver y que El tiene algo mucho mejor para ti.

Te invito a que si aun no lo conoces, si aun no le has dado la oportunidad de entrar en tu corazón, lo hagas hoy, te aseguro que tu vida cambiara para siempre, nadie te ama como El te ama, hoy puedes decirle “Te invito a entrar en mi corazón y ser mi papá celestial” De hoy en adelante decido caminar agarrado/agarrada de la mano contigo, amen.

You can leave a response, or trackback from your own site.
2 comments
Edu Mejía
Edu Mejía

Muy cierto, eh! el solo desea lo mejor para nosotros. Es un padre perfecto en sus ideas e intenciones.

José Rene
José Rene

amen, asi es Edu, El solo desea lo mejor para nosotros aunque no siempre lo entendemos asi

Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com