Compasion

Hace varios años atrás tuve la bendición de ser parte de un viaje misionero al Perú. El propósito del viaje del ministerio al que pertenecía era llevar clínica médicas a personas de muy escasos recurso y necesitadas de atenciones medicas. Varios médicos de diferentes ramas de la medicina participaron de las clínicas de manera gratuita. Recuerdo como si fuera hoy mis días allí, la gente nos hizo sentir como en nuestra propia casa, nos dieron todo su amor y muchos de ellos habían viajado de muy lejos para estar allí, quizás esa era su única oportunidad en su vida de ser atendidos por un doctor.

Viendo toda la necesidad que me rodeaba hizo que mi corazón sintiera compasión por cada una de esas personas que estaba allí. Vi una definición de una autora acerca de la compasión que me pareció muy certera “La compasión es una virtud que se deriva del valor del amor. La verdadera compasión consiste en percibir la angustia ajena y hacerla nuestra”.

Si yo siendo imperfecto y sin conocer estos pude sentir compasión, ¿Se imaginan la compasión que siente Jesucristo por el necesitado? La compasión es una de las emociones que mas podemos ver que Jesús demostró en su tiempo aquí en la tierra.

Marcos 8:1-2: En esos días, se reunió otra gran multitud, y de nuevo la gente quedó sin alimentos. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:

Siento compasión por ellos. Han estado aquí conmigo durante tres días y no les queda nada para comer. Si los envío a sus casas con hambre, se desmayarán en el camino porque algunos han venido desde muy lejos.

El amor que nuestro señor sintió por la multitud allí ver que ya no tenían que comer y tenían que partir de regreso a sus casas movieron el corazón de Jesús a la compasión. Pero no solo se compadeció, sino que hizo lo que era necesario para poder suplir esa necesidad.

Marcos 8:8: Todos comieron cuanto quisieron. Después los discípulos recogieron siete canastas grandes con la comida que sobró.

Sea cual sea tu necesidad ya sea de recursos económicos, de amor, de comprensión etc., los ojos de Jesús están sobre ti y tu necesidad. El nunca se ha olvidado de ti, no puede hacerlo, el amor que tiene por ti es tan grande que decidió ir a la cruz del calvario a morir por ti, para hacerte libre del pecado y de sus consecuencias.

Presenta delante de Él tu necesidad, para Jesús no hay nada imposible, si aun no has decidido dedicar tu vida a Él te invito a hacerlo, solo dile “Jesús de hoy en adelante entrego mi vida a ti, creo que eres el hijo de Dios y quiero que seas mi señor y mi salvador”. Si has tomado esa decisión hoy te felicito, si ya lo habías hecho te felicito también, decide confiar en Él y obedecerlo, te aseguro que caminando de la mano de Jesús tu vida jamás será la misma.

(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios e Inside Focus)  https://www.facebook.com/insidefocus

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com