Se busca …

Salmo 14:2: El SEÑOR mira desde los cielos
a toda la raza humana;
observa para ver si hay alguien realmente sabio,
si alguien busca a Dios.

Tal y como dice este versículo, Dios mira constantemente desde los cielos por alguien que lo esté buscando a Él. Y cuando dice que lo esté buscando a El significa que quiera pasar un tiempo con El en oración, alguien que su más grande deseo sea encontrarse con Él en un tiempo de calidad e intimidad por medio de la oración. Y es que Dios está más interesado en ti de lo que tú te puedes imaginar, su más grande deseo es pasar un tiempo contigo, hablar contigo y por supuesto, escucharte.

Pero como he dicho en otras ocasiones, nuestras agendas están tan cargadas que casi siempre limitamos nuestra conversación con Dios a una simple oración de microondas en la mañana o la oración por los alimentos o la corta oración antes de ir a dormir. Y en esto me incluyo yo mismo, hay veces que he estado tan “ocupado” , tan cargado o quizás tan distraído que he olvidado de sacar un tiempo de calidad para hablar con Dios cuando en realidad esa debería ser mi prioridad del día. Cuando me he dado cuenta, me he sentido triste, porque en muchas ocasiones le he dicho a Dios que El es mi prioridad pero no he sacado un tiempo de calidad para estar con Él.

Dios desea hablar contigo, El no quiere ser parte de solo una corta oración de 30 segundos o la oración por los alimentos, él no desea ser parte solo de una oración de rutina, El desea estar a solas contigo para hablarte muchas cosas.

Jeremías 33:3:Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes”

Necesitamos un profundo compromiso de oración que va también mas allá de orar solo cuando tenemos problemas o un petición muy importante, en esos momentos se nos hace fácil orar y pedir a Dios que nos escuche. Dios desea que nuestro tiempo con El sea constante, el desea tener una cita contigo cada día. Una vez escuche este consejo y cuando lo mantengo en práctica es sumamente efectivo, establece un tiempo y lugar para reunirte con El. El que sea mas cómodo para ti, la mañana, la tarde, la noche, cualquiera que tu sepas que es mejor para ti.

Escoge también un lugar en donde no seas interrumpido, ya sea en tu habitación, una habitación vacía en tu hogar, si te gusta salir a caminar o trotar para hacer ejercicios, en fin, un lugar en donde este Dios y tu sin que sean interrumpidos. El señor espera ansioso por ese tiempo especial entre Él y tú. Háblele a Dios acerca de los deseos de su corazón: El quiere estar con usted, pasar tiempo con usted. Haga el compromiso de hacerlo hasta que se convierta en un hábito permanente en su vida. Si nos rehusamos a dejar a Dios solo, empezaremos a ver milagros en nuestras vidas, pónganlo en práctica y luego me gustaría escuchar sus testimonios acerca de los resultados. Dios les bendiga.

 

 

(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios e Inside Focus)

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com